El PSOE valora el 'precio' que debe exigir al PP por abstenerse en la elección de Rajoy

9
Pedro Sánchez junto a César Luena y Patxi López el pasado día 9 de julio en la reunión del Comité Federal del PSOE / Juan Carlos Hidalgo (Efe)
Pedro Sánchez junto a César Luena y Patxi López el pasado día 9 de julio en la reunión del Comité Federal del PSOE / Juan Carlos Hidalgo (Efe)

Los socialistas van un paso más allá del "no"al PP y a Mariano Rajoy y se plantean un escenario final en el que, si el PP no ha logrado los apoyos necesarios para superar el trámite de la investidura de Rajoy, sea el PSOE quien tenga que abstenerse para no llegar a la tercera convocatoria electoral. Oficialmente, no contemplan esa opción, pero extraoficialmente, la contemplan, la manejan, la estudian y tratan de perfeccionarla.

Según fuentes de la dirección socialista, consultadas por cuartopoder.es, para el PSOE, ahora mismo, "es imposible apoyar a Rajoy o permitir que sea investido presidente". Miden los tiempos en el PSOE para tratar de "evidenciar -según estas mismas fuentes- el fracaso del PP a la hora de buscar apoyos en el Parlamento, o bien, si los consigue, que se vea a cambio de qué y con quiénes, con los nacionalistas vascos y canarios, porque parece que los únicos que hemos negociado y hecho concesiones al nacionalismo hemos sido los socialistas".

Publicidad

La estrategia del PSOE pasa, en segundo lugar, por defenderse del ataque por la izquierda de la formación que lidera Pablo Iglesias. Son conscientes, tanto en el entorno de Pedro Sánchez como desde los territorios, que, hagan lo que hagan, debe quedar bien claro que son la fuerza mayoritaria de la izquierda, "una izquierda real y realista", alejada de ese populismo que atribuyen a Podemos. Los socialistas necesitan defenderse del discurso que ayer mismo ponía en circulación Iglesias, tras su reunión con Rajoy, de que si el PSOE se abstiene para facilitar la investidura de Rajoy, la oposición será la que ejerza Podemos, porque el PSOE no estará ya moralmente ni políticamente legitimado.

Para contrarrestar los ataques de Podemos y sus mensajes contra los socialistas, en el PSOE tratan de construir su "propio relato", que no suene a sus votantes a cesión intolerable , ni permita acusaciones como las que ha lanzado Podemos sobre el PSOE. "Tiene que ser- asegura otro de los miembros de la cúpula socialista- y además parecer, que el PSOE desbloquea una situación que conduciría inevitablemente a unas terceras elecciones, que en la familia del puño y la rosa no desea nadie, como quedó patente en la reciente reunión del Comité Federal.

Llegados a esta situación y tras haber dejado claro que el PSOE hace un movimiento "por responsabilidad de Estado", llegaría la fase de decidir cómo se vehicula esa abstención. La mayoría de los dirigentes socialistas suspiran por que, si el PP lograse (algo que dudan seriamente) los votos de C´s, PNV y CC y quedase a un voto de lograr la investidura, fuese el diputado de Nueva Canaria, Pedro Quevedo,  el que él con su voto decantara esa mayoría para investir presidente a Rajoy. Quevedo, quien ha dicho públicamente que se niega y que su voto es no, se presentó como miembros de Nueva Canaria, pero dentro de una lista del PSOE. Eso le sitúa en el Grupo Mixto y, por tanto, fuera de la disciplina de voto del Grupo Socialista.

En caso de que la negativa de Quevedo a permitir con su voto la investidura de Rajoy persista, serán las abstenciones del propio PSOE las que tengan que tenerse en cuenta. Con respecto al formato, uno de los líderes territoriales del PSOE, consultado por este diario, asegura que "si el PSOE tiene que acabar absteniéndose porque el PP no logra sumar los apoyos necesarios, no podemos permitirnos sacar del hemiciclo a tres diputados, ni hacer ninguna triquiñuela parlamentaria, sino que tendremos que tomar una decisión colegiada, que la asumimos en bloque y que lo hacemos por responsabilidad.

El siguiente paso tiene que ver con la explicación o la argumentación, el relato, en definitiva, que justifique ante sus votantes y otros potenciales votantes de centro izquierda. Es en este punto donde se pondrían sobre la mesa puntos programáticos, que los socialistas consideran imprescindibles abordar a la mayor brevedad. Se trata de temas sociolaborales, como la modificación de la Reforma Laboral, la consecución de un pacto por la Justicia o la Reforma constitucional. Aseguran en el PSOE que la "generosidad" tiene un límite y que en el PP lo saben y, extraoficialmente, hasta lo entienden, pero cada cual tiene que jugar su papel. Y el PSOE y sus dirigentes están dispuestos a llevar su estrategia hasta el final de los plazos.

9 Comments
  1. Rosa says

    ¡Vaya forma de jugar a las casitas con sus votantes, que se supone han votado a un partido de izquierdas!

  2. juanjo says

    ¿´Qué precio precio debe pedir el PSOE al PP por abstenerse
    en la investidura?

    Está claro, otra finca como la de Andalucía, Extremadura o Castilla la Nueva,
    ………

  3. Volare says

    La pinza!

  4. matusalen says

    como es posible que las mentes podemitas se traguen somera basura?, igual que los adalides del nuevo periodismo libre, en baile con ferreras, que se han quedado con una frase de sanchez que no dice nada, y que en esencia esta relacionada con rajoy, y sus apoyos actuales. de pena. y luego son los medios y seguidores del pp los zoquetes, manipuladores y demas….tal para cual una vez mas.

  5. javielito says

    Pedro Sánchez
    «A día de hoy, el PP no cuenta con ningún apoyo, y a día de hoy el PSOE se reafirma en su voto en contra -ha expresado Sánchez al inicio de su intervención en público-. Si tiene 137 diputados, el PSOE hará lo mismo que el PP hizo: votar en contra. De 137 a 176 hay un camino que recorrer, tiene que contar con sus aliados potenciales, no con el PSOE para esa investidura».
    A día de hoy… no hay boda pero la habrá, así podemos resumir lo que va a pasar y lo que ha dicho Sánchez evidentemente Rajoy tiene que sudar la camiseta, arrastrarse un poquito con los nacionalistas ofrecerles algo, visualizar que el PP también se arrastra para pedirle apoyos a los «peligrosos nacionalistas» al PNV porque a los catalanes no hay nada que pedirle ni darle según Rajoy, así que primero el PSOE quiere que Rajoy sude un poquito, así que cuando Rajoy sude algo en la cancha después pasamos a que el novio se vuelva a arrastrar un poquito más e implore a la novia que lo acepte en matrimonio y como la novia sabe que los papis ( Troika e IBEX 35) LA HAN PROMETIDO EN MATRIMONIO pero serán ellos los que tendrán que negociar la dote.
    En ese siguiente escenario ya pasamos a el A DÍA DE MAÑANA… y en ese día de mañana la novia cuando haya visto como le implora el novio de rodillas que se case con él, la novia mirara el pedrusco que le ofrece el novio si es de talla fina o es una baratija, viendo lo agarrado que es el novio no va a haber pedrusco de muchos quilates lo mínimo para que la novia se lo venda a las amistades y allegados como que no se casa por una baratija pero poco más ( derogación Ley Mordaza, derogación ley educación Wert, mínima Reforma Constitucional con poco contenido para no dar apariencia de inmovilismo, alguna reforma judicial para amaestrarlos más que la justicia independiente en estos tiempos que corren es muy peligrosa que termina cualquiera en el talego por vaciar las instituciones y poco más que no está la cosa para despilfarrar, nada de derogación de artículos de Reforma Laboral, nada de reforma electoral, etc .
    Las bodas concertadas por los padres no tienen mucho jolgorio es un trámite que hay que cumplir y poco más habrá que ver los familiares y amigos de la novia como se toman el bodorrio, pero poco importa porque la boda ya está concertada y tampoco la novia está para exigir mucho es la única novia disponible que hay pero el novio en un ataque de orgullo le puede dar por no casarse y la liamos porque la novia corre serio peligro de quedarse sin novio para el altar porque el caché que tiene este novio no lo tiene ninguno de los pretendientes que pueden aparecer que no es de «familia bien» y la novia eso lo tiene muy claro una cosa es casarse sin amor, pero con un novio pudiente, porque casarse sin amor con un tieso no entra en sus planes de ninguna de las maneras.

  6. Juan Ignacio says

    En definitiva lo que ya sabíamos: El PSOE traiciona una vez mas los ideales de la izquierda que dice defender, permitiendo el gobierno del Pp. Un gobierno del PSOE, con el voto a favor de Unidos Podemos es posible.

  7. drone says

    Si el PSOE quiere gobernar, será con la izquierda, más que nada porque decir que sí a Rajoy significa anularse como oposición y como partido. Bajo el mando del PP, el PSOE ni pincha ni corta. Sólo ganaría un batacazo total en las próximas elecciones, por haberse doblegado a la derecha más rancia.

  8. neike says

    No me creo que el PSOE esté pensando en abstenerse, sería destrozar el partido, no levantarían cabeza nunca más.

Leave A Reply

Your email address will not be published.