Rajoy, fuera de todos los plazos

rajoy_investidura_efe
Mariano Rajoy, que ha visto su investidura complicarse en las últimas semanas, al término de la sesión constitutiva de las cortes el pasado martes. / Ballesteros (Efe)

Mariano Rajoy se las prometía muy felices cuando, poco después de las elecciones del 26J, desvelaba su calendario y su convicción de que, poco antes finalizar el mes de julio ya podría estar formado el gobierno. Ahora, a punto de finalizar julio, el presidente del gobierno se prepara para pedir de nuevo tiempo y "altura de miras" al resto de líderes políticos, para que permitan agilizar la constitución de un gobierno y "cumplir" con las obligaciones que marca el calendario: la aprobación del techo de déficit y, posteriormente, de los Presupuestos Generales del Estado.

Publicidad

Paralelamente, la UE sigue esperando argumentos del gobierno español para poder eximirnos de la multa que se nos podría imponer. Pero el Ejecutivo de Rajoy tiene poco que ofrecer y mucho menos que comprometer ante la UE, así como también ante los ciudadanos a los que se les anunciaba una bajada de impuestos que, según confirman fuentes gubernamentales, no podrá producirse antes de 2018.

A nivel interno, Rajoy y su gabinete ya han superado ampliamente el plazo que se establece para fijar por Ley el techo de gasto, que es elemento indispensable para la elaboración de los Presupuestos Generales del Estado. Ese plazo concluye al cierre del primer semestre, es decir, a 30 de junio. Según fuentes gubernamentales, "existe una cierta flexibilidad, pero no es el caso que nos ocupa, porque el año pasado fuimos flexibles y aprobamos el techo de gasto el 10 de julio, en esta ocasión nuestro ritmo se acerca más al incumplimiento que a la flexibilidad".

Según estas mismas fuentes, el gobierno en funciones no puede fijar el techo de gasto y si no se fija, no se pueden elaborar los Presupuestos Generales del Estado que, de no ser aprobados como Proyecto de Ley el 30 de septiembre, no podrían tramitarse de forma ordinaria. "Pensar que se pueden prorrogar los Presupuestos de 2016- comenta uno de los consultados por este diario- es una locura, porque no contemplan la obligatoria reducción del déficit a la que estamos obligados, especialmente si queremos evitar la multa de la UE".

Así las cosas, con unos presupuestos "expansivos" y ante  y la imposibilidad de corregirlos mientras no haya gobierno, el Ejecutivo ve difícil contener las "represalias" de la UE, ya sean en forma de multa o de recomendaciones de nuevos recortes. El intento de pedir "calma" y un poco más de "paciencia a la UE" ha llevado, por ejemplo, al ministro de Economía y Finanzas, Luis de Guindos, a realizar un viaje express a Shangai (China) la próxima semana. Allí espera mantener un encuentro discreto y efectivo con Pierre Moscovici e intentará conseguir en un pasillo lo que no puede lograr con calendarios oficiales  y cifras en la mano. De Guindos tratará de impedir que, el próximo miércoles, 27 de julio, la UE anuncie una sanción económica para España, o exija una serie de reformas que pongan todavía más cuesta arriba a Mariano Rajoy la posibilidad de captar votos de otros partidos para ser investido presidente del gobierno. Por si eso fuera poca cosa, el gobierno español teme también sanciones por incumplimientos en la trasposición de normativas comunitarias. Alrededor de 20 directivas comunitarias debieran haber sido ya traspuestas en la legislación española, pero el parón electoral y la imposibilidad de formar gobierno lo han impedido. Una vez más, el gobierno en funciones no puede elaborar esa legislación, que debe ser promovida por un Ejecutivo ya constituido. Y una vez más, de aplicarse estrictamente las normas y sanciones, España podría ser multada hasta con 200 millones de euros por estos incumplimientos.

Por todo ello, Rajoy tiene prisa, pero su intento de acelerar los trámites de su investidura no ha tenido ningún éxito por el momento.  Todo parece indicar que el deseo de Rajoy de celebrar el debate de investidura la semana del 1 al 5 de agosto tampoco va a ser posible y que el presidente del gobierno en funciones seguirá en funciones unas semanas más y no presentará candidatura por ahora. Todos en el gabinete de Rajoy esperan que las reuniones de la semana próxima con el rey Felipe VI ayuden a agilizar los plazos y que en este mes de agosto tengamos un gobierno que pueda tramitar la cifra tope de gasto de las distintas administraciones y que entre el 23 y el 30 de septiembre queden aprobados los presupuestos.