El PP rechaza la posibilidad de que Rajoy se aparte para desbloquear la investidura

rajoy_PP_investidura_efe
Reunión del Comité de Dirección del PP, ayer, en Madrid, con Mariano Rajoy a la cabeza. / Tarek (Efe)

"Será investidura de Mariano Rajoy o no será", responden al unísono desde el PP, tras las últimas exigencias de Ciudadanos, que piden su cabeza como prueba de la "regeneración" del PP, después de que la titular del juzgado de instrucción número 32 de Madrid, Rosa María Freire, haya procesado al PP, a su tesorera, al informático y al abogado del partido, por la destrucción de los discos duros de los ordenadores de Luis Bárcenas. La última palabra la dijo ayer, a través de su perfil de Twitter, el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, quien sentenció: "Mientras el PP no apueste por renovación y regeneración para el gobierno de España, seremos la oposición responsable", y añadía un enlace a la noticia sobre el auto de procesamiento. Un mensaje bien claro: no habrá voto afirmativo a la investidura de Mariano Rajoy y sí hay voluntad de negociar un sí, siempre que el candidato sea otro.

Publicidad

El veto a Rajoy, entre otros dirigentes populares, que ya se venía poniendo sobre la mesa desde la pasada semana, cobraba ayer mayor fuerza, tras el nuevo revés judicial para el partido de Rajoy, mientras que la reacción de la familia popular al unísono se tornaba más virulenta y el rechazo a las pretensiones de C's, más firme.

Aseguran en el PP que los de Rivera se niegan a aceptar el resultado electoral, que su "veto" a Rajoy es "antidemocrático" y que ellos serán los principales perjudicados, electoralmente hablando, en caso de que se repitan las elecciones por tercera vez. La negativa es rotunda. Sólo algunos de los dirigentes populares consultados por cuartopoder.es apuntan, tras negar tres veces la opción de la hipotética renuncia de Mariano Rajoy a ser investido presidente, que, de producirse, sería una decisión personal del líder del PP, "que no tiene por qué hacer y que abriría una etapa de incertidumbre en el partido".

Con todo, el entorno más próximo al presidente del gobierno asegura haberle escuchado de viva voz que no piensa dar ese paso al lado que parece ser, de nuevo, el precio que pone C's a un hipotético cambio del sentido de su voto en una sesión de investidura.

Así las cosas, desde el PP descartan, como ya avanzó cuartopoder.es el pasado 17 de julio, que Rajoy pueda presentarse al debate de investidura la próxima semana, tal como él mismo se había fijado. Y esperan que el "periodo de reflexión" que va a pedir al rey Felipe VI que le conceda y la propia gestión del monarca de la ronda de contactos con todos los partidos políticos puedan ayudar a desbloquear la situación y a abrir un período de negociación que -esperan los populares- permita tener un gobierno ya investido, con Rajoy al frente a partir de septiembre.