Sectores del PSOE acusan a Sánchez de aferrarse al 'no' para salvar su liderazgo

3
Susana Díaz y Pedro Sánchez, en una imagen de archivo. / Efe
Susana Díaz y Pedro Sánchez, en una imagen de archivo. / Efe

La coherencia, que algunos llaman pertinacia de Pedro Sánchez al mantener su voto contrario a la investidura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno, se atribuye en fuentes internas a su propia supervivencia como secretario general del PSOE. “Sabe que en cuanto se desbloquee la situación termina su tiempo político”, comenta un diputado socialista andaluz, partidario de Susana Díaz. La presidenta andaluza guarda silencio. Otros, como el asturiano Javier Fernández y el castellano-manchego Emiliano García-Page, mantienen la misma actitud silente a pesar de que algunos diputados de su confianza son partidarios del desbloqueo gubernamental e institucional.

Publicidad

De momento, por cada voz de los partidarios del desbloqueo, es decir, de dejar pasar a Rajoy con una abstención total o parcial de los diputados socialistas, han salido a la palestra los que mantienen la postura oficial, el “no es no” a Rajoy y al PP. Si el aragonés Javier Lambán pedía el miércoles “sentido de Estado”, la vasca Idoia Mendía reafirmaba el sábado la posición de Sánchez. En las filas socialistas no hay unidad de criterio. Es evidente. El catalán Miquel Iceta, al que le queda un mes de mandato al frente del PSC-PSOE, ha contemplado la posibilidad de que si Rajoy fracasa, el PP pueda proponer a otro candidato o el Rey apelar a un independiente, algo que resultaría excepcional pero, según Sánchez, destruye "la falacia" de que estamos abocados a las terceras elecciones el 25 de diciembre, según los plazos legales tras la primera votación del Congreso, el 31 de agosto.

Más allá de las presiones públicas de los gerifaltes de antaño, que diría Valle Inclán (léase González, Solana, Bono, Salgado, Sebastián y otros corifeos de la gobernabilidad que no andan al business como Alfonso Guerra), los partidarios del desbloqueo dejando pasar a Rajoy creen que el “no” de Sánchez se fundamenta en gran medida en su ambición de seguir dirigiendo el partido tras el 29º congreso, pendiente desde el mes de febrero.

La modificación del voto parlamentario, pasando del "no" a la abstención, es, de hecho, el “último servicio” que estos sectores piden a Sánchez antes de que el Comité Federal fije la fecha del cónclave y el calendario de las elecciones primarias. En esta ocasión, Sánchez no tendría el apoyo del susanismo andaluz como ocurrió hace dos años frente a Eduardo Madina y al candidato de Izquierda Socialista, José Antonio Pérez Tapias. De hecho, los cuadros dirigentes del PSOE de Andalucía y algunos barones siguen apostando por Díaz para dirigir el partido. Estiman que el congreso será su último tren y no le quedará más remedio que relevar al maquinista, sobre todo si el partido no recupera votos en Euskadi y Galicia el 25 de septiembre próximo.

Sin embargo, Sánchez ya está acostumbrado a que le acusen, como hizo Rajoy en su fallida investidura, de ganar tiempo y de “anteponer sus planes particulares a los intereses de los españoles”, de modo que no parece dispuesto a moverse, máxime cuando el tránsito hacia la abstención supondría la decepción de la militancia, con la que espera contar en las primarias. Si no dimitió tras los peores resultados de la historia del PSOE, el 20D y el 26J, sucesivamente, será difícil que preste un último servicio y se retire ahora, reconocen los partidarios del desbloqueo.

Durante el fin de semana, el jefe del Gabinete de Rajoy, Jorge Moragas, ha llamado a Sánchez para concertar una entrevista, pero ante su respuesta, "ya sabe cuál es mi respuesta", el de Pontevedra anunció el domingo, al salir de caminata con su amigo, el marido de Ana Pastor, que no vale la pena reunirse con él, "¿para qué?"

Las dotes persuasivas de Rajoy, en el supuesto de que existan, tampoco han sido superadas por las llamadas y declaraciones de los dirigentes de Ciudadanos, solicitando el cambio de posición al líder del PSOE. Las presiones le llegan también del PNV, cuyo número dos en el Gobierno Vasco y exportavoz parlamentario, Josu Erkoreka, le ha pedido abiertamente que facilite la investidura. Se da la circunstancia de que los cinco diputados del PNV tienen en su mano, junto con la diputada de Coalición Canaria Ana María Oramás, la posibilidad de desbloquear la situación votando a favor de Rajoy. Si lo hicieren, el PSOE ha previsto incluso la posibilidad de que salga elegido en la primera vuelta.

3 Comments
  1. Piedra says

    Si Rajoy no fuera un inepto, más malo que el gas, ya habría reunido a los dirigentes de todos los partidos (nacionalistas incluidos) para añadir las enmiendas constitucionales y promover el pacto por el empleo digno y la economía sostenible. Pero ese tío campanudo es el ‘no’ personificado y solo vale para hacer daño y despreciar e insultar a los demás.

  2. Eli says

    ¿Pero alguien con un mínimo de valores socialistas puede votar a Rajoy?
    Bueno si. ahí los nombrais: González, Solana, Bono, Salgado, El Sebas, Corcuera ¡Madre de deu, pero si son los trileros del Ibex!

  3. Pardinesa says

    El PSOE es ya un barco sin Capitan
    con un torpedo que les ayuda hacer aguas por todas partes
    Cada uno hablando de lo que les interesa una apoyando Otegui otro con los independentistas y la Diez queriendo derogar todas las leyes

Leave A Reply

Your email address will not be published.