El entorno de Sánchez asegura tener el control sobre el Comité Federal

sanchez_comite_federal_PSOE_efe
Pedro Sánchez, flanqueado por la presidenta del partido, Micaela Navarro, y el secretario de Organización, César Luena, en el Comité Federal del pasado 9 de julio. / Efe

Siguen las aguas revueltas en el PSOE, mientras su secretario general, Pedro Sánchez, continúa con sus encuentros y prospecciones con el resto de formaciones políticas. Sin embargo, según asegura el entorno de Sánchez «no va a llegar la sangre al río, porque, simplemente, la mayoría del Comité Federal está con el secretario general y no con las tesis que han lanzado algunos barones sobre la posibilidad de abstenernos en una nueva investidura de Mariano Rajoy«.

Publicidad

Estas mismas fuentes dicen haber echado cuentas  y tener la seguridad de que, ante el hipotético caso de llegar a votar el cambio de esa negativa a investir a Rajoy presidente, que defiende Sánchez de acuerdo con el mandato del Comité Federal del PSOE, por una abstención técnica que permitiese situar al gallego en la Presidencia del Gobierno, ganaría con holgura la posición de Sánchez.

El Comité Federal del PSOE, compuesto por alrededor de 300 miembros, es el máximo órgano entre congresos y debería ser quien decidiese, llegado el caso, cualquier cambio sobre la posición del voto del PSOE en la investidura. Es a él a quien corresponde la decisión de mantener el ‘no’ a Rajoy y/o al PP o cambiarla por una abstención. En todo caso, todavía es una incógnita si ese órgano decisorio va a ser convocado en fechas próximas, aunque los más cercanos al secretario general tienen la certeza de que se convocará poco después de la celebración de las elecciones gallegas y vascas el próximo 25 de septiembre.

En todo caso, echan mano de las cifras y las comparaciones, que siempre son odiosas, para subrayar que no se puede acusar a Pedro Sánchez de no haber convocado al Comité Federal. Contabilizan 13 convocatorias desde que Sánchez lidera el PSOE y, «a título informativo», explican que algunos barones, en ese mismo periodo, no han celebrado ni una cuarta parte de reuniones de sus respectivos comités regionales. Entre los ejemplos que se manejan en el entorno de Sánchez está el caso del presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, cuya federación ha convocado sólo 4 veces a su máximo órgano entre congresos (dos de ellas para ratificar listas electorales), o el de el valenciano, Ximo Puig, quien en este mismo período sólo habría convocado a su comité regional 3 veces.

Desde la cúpula del PSOE también informan sobre otros barones que se han topado con unas bases muy críticas con sus posiciones. Señalan claramente en este punto al extremeño Guillermo Fernández Vara y relatan un reciente y tormentoso Comité Regional, en el que hubo muchas palabras contrarias a las tesis defendidas por el presidente de la Junta de Extremadura.

Con todo, convencidos como están de que habrá reunión del Comité Federal, «aunque sólo fuese para analizar los resultados de las elecciones gallegas y vascas», como apunta uno de los miembros del núcleo más próximo a Pedro Sánchez, no creen que «ninguno de los barones que son tan mediáticos y que insisten tanto en abrir el debate para forzar la abstención ante un nuevo intento de investidura de Rajoy, defiendan abiertamente esas tesis en los órganos del partido (en clara alusión al Comité Federal) «porque la mayoría no les sigue, no está con ellos».

Se refiere esta fuente del entorno más próximo a Sánchez a la mayoría de los integrantes del máximo órgano entre congresos, pero otro de los miembros de los círculos más próximos al secretario general, consultado por cuartopoder.es, afirma que «también las bases están con Sánchez: no quieren oír hablar de pactos con Rajoy, ni de dejarle gobernar». En este sentido, admite que en la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE no se manejan estudios demoscópicos sobre la opinión de la militancia socialista ante la hipótesis de que el PSOE permita, con una abstención, gobernar a Rajoy. Pero, a renglón seguido, asegura que «basta con patearse las agrupaciones para ver claramente que los militantes socialistas celebran el ‘no’ al PP y ‘no’ a Rajoy y no quieren, de ninguna manera, que esa postura cambie, aunque eso suponga ir a unas terceras elecciones».