MIGUEL MUÑOZ | Publicado: - Actualizado: 11/1/2017 15:20

En_Comu
Imagen de archivo de Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, y  Xavier Domènech, portavoz de En Comú Podem, en un acto electoral. / Efe

A finales de enero, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, anunció la intención de impulsar un proyecto para crear un nuevo espacio político que considera sin representación en Cataluña. Tras varios meses con la actualidad política centrada en el proceso de investidura fallido, la repetición electoral y el paréntesis veraniego, parece llegado el momento idóneo para que las fuerzas agrupadas en En Comú Podem comiencen a trabajar en ello. La candidatura formada por Podem, EuiA, ICV, Equo y el grupo municipalista de Barcelona en Comú fue la fuerza más votada tanto el 20-D como el 16-J. Según fuentes cercanas a este proceso consultadas por cuartopoder.es, el panorama político catalán se ha movido tanto que eso les obliga a estar preparados por si acaso hubiera elecciones en julio. Por ello prevén que esta construcción de la nueva fuerza política finalice y cristalice en su primera fase entre febrero y marzo, como mucho. “El proceso catalán se acelera debido a la aceleración del calendario político”, destacan en relación, sobre todo, a la moción de confianza a la que se somete a final de mes Carles Puigdemont, que podría desembocar en elecciones el próximo año.

Ayer, el portavoz de ECP, Xavier Domènech, lanzó públicamente de alguna manera el proceso en un artículo publicado en La Vanguardia, en el que transmite algunas ideas vertebradoras de la “nueva fuerza política”. Una de las incógnitas es saber cómo se concretará la misma, por qué fórmula jurídica se optará o si habrá cambio o no de siglas. Los asuntos más importantes ya estaban sobre la mesa en el mes de junio. Según estas fuentes, había dudas razonables de cuáles iban a ser los resultados el 16-J y todas las fuerzas aplazaron el inicio del proceso hasta después de la cita electoral. El hecho de ganar por segunda vez en las generales despejó la incógnita sobre la necesidad de construir este futuro nuevo espacio político o formación. Además, influye el contexto político y las estrategias de los partidos que componen Junts Pel Sí, es decir, el PDC (antigua Convergencia) y ERC.

Según explican las fuentes consultadas, la estrategia del PDC es convocar elecciones y que sean plebiscitarias para forzar a ERC a seguir compartiendo candidatura con ellos. Pero eso no coincidiría con los intereses de los republicanos, que mantendrían ser primera fuerza yendo por separado. Paralelamente puede haber sectores de ese partido que apostarían por formar Gobierno con ECP para ampliar la base social en el proceso por el derecho de autodeterminación. Mientras, el PCS también se reconfigurará con un congreso próximo. “Todo esto nos obliga a nosotros a estar preparados. En condiciones normales podríamos haber hecho la fundación más adelante, pero la previsión de que todo se puede mover nos obliga a acelerar el debate”, destacan. Dos factores más podrían influir en este camino: una nuevas elecciones estatales en diciembre, algo perjudicial para esta dinámica, o una hipotética derrota de Puigdemont en la moción de confianza que provocaría una convocatoria inmediata de elecciones.

Entre los puntos a resolver, las mismas fuentes consideran que nadie cuestiona que hay que ir a un nuevo sujeto político ni el liderazgo de Colau como dirigente de ese nuevo espacio más amplio. A partir de ahí se tendrán que debatir las características del proyecto partiendo de conceptos como la pluralidad, la diversidad, los métodos participativos, el rechazo a ser un “partido clásico”, etc. Los aspectos que deberán concretarse más son los métodos organizativos o los procesos de elección, aparte de la correlación de fuerzas. Según varias fuentes consultadas, la idea de diluir las organizaciones está superada, por lo que los partidos mantendrán sus estructuras. Otro tema a discutir será las referencias y protocolos de relación con otra fuerzas a nivel estatal.

Respecto a las posiciones de los partidos, ICV realizó una asamblea en la que dio el visto bueno a este proceso, aunque algunas fuentes apuntan a que tendrán más dificultades internas que otras fuerzas. Por su parte, EuiA, formación de referencia para IU, tiene su asamblea el fin de semana del 29 de octubre y un documento político que se deben ratificar pero en los que se apuesta por este espacio. Barcelona en Comú también ha dado su aprobación y el partido En Comú, que funciona paralelamente, tiene pendiente un encuentro por determinar.

En Podem, tampoco se prevén encontrar grandes resistencias. Fuentes de su secretaría política destacan que lo importante es que están empezando a trabajar ya. “Vimos a Puigdemont que retornaba a la idea del referéndum y que si no lo conseguía iba a convocar elecciones constituyentes de aquí a un año. Nuestra idea principal es construir un modelo de país para Cataluña y que lleguemos a esa hipotética contienda electoral con una propuesta viable”, afirman. El partido morado pone en valor en Cataluña “hacer un gran debate político, construir con todos los actores este modelo de país y que no sea un modelo de despacho”. El objetivo es tener una “propuesta de futuro para Cataluña”. Además, Podem pretende reforzarse en el territorio, con especial atención a zonas fuera de las áreas metropolitanas y, a la vez, generar debates más amplios.

“Nos hace falta dotarnos de contenido para afrontar unas elecciones. Tenemos nuestras propuestas de cambio. La mayoría de la población catalana está esperando una salida. No vamos a hacerlo entre unos pocos, sino entre mucha gente, aprovechando la fuerza que tenemos las organizaciones y sumando a más gente. Sabemos que si damos una solución al país, seremos la fuerza más votada en las próximas autonómicas”, concluyen desde el partido de los círculos.

Artículos Relacionados

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -

- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend