Rita Maestre: "No es posible hacer política al margen de nombres y caras visibles"

3

Eduardo Ocaña *

Rita Maestre, portavoz del Ayuntamiento de Madrid y una de las promotoras del proceso"Adelante Podemos", durante su presentación pública del proyecto.
Rita Maestre, portavoz del Ayuntamiento de Madrid y una de las promotoras del proceso Adelante Podemos, durante su presentación pública del proyecto. / Proceso Adelante (Flickr)

Rita Maestre (Madrid, 1988) es consejera ciudadana estatal de Podemos y portavoz del Ayuntamiento de Manuela Carmena desde las pasadas elecciones municipales de mayo de 2015. La semana pasada fue la principal portavoz en la presentación del "Proceso Adelante". Junto a Tania Sánchez y varios diputados autonómicos, considerados afines a Iñigo Errejón, dieron a conocer su proyecto de cara a la renovación del Consejo Ciudadano Autonómico (CCA) de Madrid, para el que ya se han postulado otros 4 proyectos. Entre ellos, destacan el vinculado a Ramón Espinar, que recibió el respaldo de Iglesias, y el promovido por Anticapitalistas, en el que participan el eurodiputado Miguel Urbán y la diputada autonómica Isabel Serra. Maestre atiende a cuartpododer.es desde su despacho en el Ayuntamiento para hablar de esta pugna por Madrid, que ha desatado gran revuelo interno en el partido, la situación política estatal y la actualidad del consistorio madrileño.

Publicidad

— La semana pasada lanzó junto a Tania Sánchez y otras personas el “Proceso Adelante”. ¿Qué le pareció la reacción de Pablo Iglesias cuando dijo que habría mejores proyectos y mencionó expresamente a Ramón Espinar?

— Creo que lo que va a haber es un debate muy rico en el que ya se han presentado distintos proyectos públicamente. Lo importante empieza a continuación, que es el debate en el que los  y las militantes de Madrid vamos a discutir y a acordar cuál es la hoja de ruta para desbancar al Partido Popular en Madrid.

— ¿Pero no le parece que la posición de Iglesias debió haber sido más neutral?

 No, creo que es normal que cada uno tenga sus opiniones. Pero en cualquier caso, la voz para la decisión y todo el proceso de debate la tenemos los militantes de Madrid. Y de lo que queremos hablar es de Madrid, de qué tenemos que hacer para mejorar en la organización y  hacerla más fuerte para poder echar al Partido Popular.

— Una de las críticas que ha recibido su proyecto es sobre las formas, por presentarlo solo un día después de la apertura del plazo y “condicionar” así el proceso.  ¿Le parecen fundadas?

“Las ideas las sustentan personas, a través de una rueda de prensa o de un manifiesto firmado con nombres y apellidos”

— Me parece que han quedado desdichas en las semanas posteriores, en las que se ha producido un proceso, que entiendo que es normal, y distintas personas y grupos de personas que quieren participar han salido a explicar un proyecto que van a desarrollar. Me parece legítimo y muy razonable. Las ideas las sustentan personas, a través de una rueda de prensa o un manifiesto firmado con nombres y apellidos. Es un proceso normal del que no deberíamos sorprendernos, forma parte del debate.

— Su movimiento se leyó como un desafío entre las corrientes dentro de Podemos. ¿Estás de acuerdo con la lectura que se hace como una pugna entre errejonistas y pablistas?

 Esas etiquetas y esa definición no las hace Podemos, se hacen desde fuera y, por lo tanto, no me siento partícipe ni me siento interpelada por esas etiquetas. De la misma forma que no se siente interpelada por esas etiquetas ninguna persona que forma parte de Podemos. Cuando vas a un círculo de la ciudad o la Comunidad de Madrid nadie tiene una de esas etiquetas encima de la camiseta, tiene ganas de trabajar y hacer cosas útiles. Creo que hay una diferencia muy grande entre lo que se debate dentro de la organización y lo que se cuenta desde fuera.

— También les han acusado de anteponer “caras y nombres” a la discusión política. ¿Qué opina sobre este debate? ¿Es posible hacer política al margen de nombres y “caras visibles”?

 Empezando por la segunda pregunta, diría que no. Las ideas las defendemos personas, no son setas que crecen en el bosque, sino que las explican personas. Ha sido así siempre y es así en Podemos y no tiene nada malo, como se ha visto posteriormente. Se han presentado otros proyectos y otras caras visibles han mostrado su voluntad de poner proyectos encima de la mesa y creo que todas ellas son extremadamente bienvenidas y que es ahora cuando empieza el proceso debate real, en el que vamos a ver si esas diferencias son tales o si podemos llegar a acuerdo sobre cuál es la forma de organizarnos.

 Mirando los ejes que proponen las principales candidaturas presentadas hasta ahora se ven muchas similitudes: mejorar la relación con los procesos municipalistas, un modelo más participativo, atraer “a los que faltan”… ¿Qué diferencia entonces a su proyecto del que participan Ramón Espinar o Anticapitalistas?

 Creo que lo que hemos hecho todos es poner encima de la mesa ejes de debate, me congratulo de que sean tan consensuados. Demuestran que hay un cierto sentido común en la organización, que entiende necesario abrir esos debates. Creo que es un sentido común que existía latente en la organización y que ahora que tenemos un proceso de reorganización interna es el momento de concretarlo. Esa concreción aún no se ha producido, todos queremos hacerla no imponiéndola,  sino debatiéndola y construyéndola con la gente. Es lo que hemos hecho nosotros, hemos lanzado unas ideas y después nos hemos empezado a reunir con cientos de militantes para ver en la práctica cómo se concretan. Cuando eso suceda, veremos si hay diferencias sustanciales o si, por el contrario, estamos de acuerdo en puntos fundamentales.

— Sobre la participación femenina en Podemos, en la propuesta promovida desde Anticapitalistas contraponen vuestro “feminizar la política” por “hacer políticas feministas” que ellos defienden. ¿Cuál es la diferencia?

Maestre, en otra imagen de la presentación de Adelanta Podemos.
Maestre, en otra imagen de la presentación de Adelanta Podemos. Adelante Podemos (Flickr)

 No le veo ninguna contradicción. La feminización de la política tiene muchos ejes, uno de ellos tiene que ver con las políticas feministas públicas y dentro de la organización. Hay otro eje, que viene desde las campañas electorales estatales, y que lo han puesto encima de la mesa las mujeres que son referentes del cambio político en nuestro país. Tiene que ver con si la incorporación de las mujeres puede ser algo más que una mera suma cuantitativa, y si hay algo que aportar desde la cultura de las mujeres. Nosotras creemos que sí, que se puede hacer política de una manera diferente a como la han protagonizado los hombres, que han tenido la principal visibilidad en la política durante mucho tiempo. ¿Qué significa feminizar la política y la organización? Yo entiendo que tiene que ver con una concepción del poder no autoritaria y no jerárquica, en la que caben la delegación, el compartir el ejercicio del poder ente muchos, algo que no ha sido habitual en la política tradicional y que se está demostrando que es posible y muy positivo en las alcaldías del cambio. También tiene que ver con incorporar la capacidad de escucha y asumir que las personas que tienen más visibilidad no son omnipotentes y lo saben todo, sino que a veces se equivocan o que otros pueden tener la razón. En los ayuntamientos del cambio se está demostrando que cierto y posible, y deberíamos incorporarlo a Podemos.

— En clave estatal, ¿cuál es su postura respecto a la situación de bloqueo para formar gobierno y un posible acuerdo entre PSOE y Podemos?

“En Madrid el PSOE no tuvo duda, estaba Carmena o Aguirre y no lo dudó. La opción es aún más sencilla en este caso”

 La misma que tenemos todos en Podemos: el PSOE tiene que elegir. Podía haber elegido hace unos cuantos meses y nos hubiéramos ahorrado una segunda campaña electoral y unos segundos comicios. Ahora sigue teniendo encima de la mesa la misma alternativa: favorecer un gobierno de cambio, que habrá que ver en la práctica cómo se concreta, con qué acuerdo parlamentarios y con qué puntos centrales, o conducirnos a unas terceras elecciones o, peor aún, unirse por acción o por omisión a un siguiente gobierno del PP. Esas son las alternativas que tienen desde hace muchos meses, diría más: un año y medio. El PSOE ya tuvo esa alternativa en las elecciones municipales de 2015, cuando tuvo que elegir entre apoyar a los gobiernos municipales de cambio o apoyar a las fuerzas conservadoras. En Madrid el PSOE no tuvo duda: estaba Carmena o Aguirre y el PSOE no lo dudó. La opción es aún más sencilla en este caso.

— Efectivamente, hay cierto paralelismo esa situación y la del Ayuntamiento, donde Ahora Madrid ostenta la alcaldía gracias al PSOE, que no entró en el equipo de gobierno. Una posibilidad que se está apuntando es que se dé la situación inversa en clave estatal, que Podemos apoye al PSOE sin entrar a gobierno.

 Lo que sucede en Madrid es que el partido socialista no ha entrado en el gobierno, como ha hecho posteriormente en Barcelona en la alcaldía de Ada Colau. Pero sí hicimos un pacto de gobierno en el que se pudieron encima de la mesa cuestiones fundamentales que tenían que ver con qué tipo de presupuestos y qué medidas de regeneración democráticas aprobar, y se puso encima de la mesa antes de la investidura. El PSOE no nos dio un cheque en blanco, tampoco podemos hacer nosotros lo mismo con el PSOE en el estado.

— ¿Cree que la relación entre el Ahora Madrid y el PSOE en el ayuntamiento se resentiría si Podemos y los socialistas no logran ponerse de acuerdo para un gobierno alternativo?

 No, creo que hemos logrado a nivel municipal desde las distintas alcaldías del cambio, hemos defendido mucho nuestra autonomía municipal. Nosotros, como alcaldías y representantes institucionales, no podemos ser cartas de cambio políticas. Las decisiones políticas municipales competen al ámbito municipal, que en el caso de la ciudad de Madrid, se trata de una candidatura de unidad popular de la que Podemos es una parte, pero hay otras partes que deben ser tenidas en cuenta y que son la esencia del proyecto. Por tanto, no creo que lo que suceda en otros ámbitos debe afectar a lo que sucede en los municipios. Los municipios nos hemos organizado como redes de ciudades para trabajar de forma junta en cuestiones de políticas públicas, eso muy distinto de convertirnos en cartas de cambio.

— El jueves, cuatro sindicatos policiales pidieron su dimisión por unas declaraciones suyas sobre el incidente entre unos manteros y agentes de policía en Madrid. ¿Se plantea dimitir?

 No, he hecho una ronda de llamadas con los distintos representantes de los sindicatos policiales para explicarles que el corte del vídeo está fuera de contexto. Si ven el vídeo completo es evidente que yo no estoy diciendo que ellos hayan mentido. Lo que yo especificaba es que en este asunto en concreto se trataba de un forcejeo y que hay que ser cautelosos con este tipo de cuestiones que pueden generar alarma social. Lo han entendido y han agradecido la llamada. Creo que podemos dar por cerrada la cuestión.

— Recientemente se archivó la causa de los titiriteros que fueron detenidos por un presunto delito de enaltecimiento del terrorismo durante una actuación programada por el Ayuntamiento de Madrid. En declaraciones a este medio criticaron la actuación de su consistorio. ¿Considera que fue adecuada o se dejó llevar por la polémica?

 Me alegra mucho que se haya hecho justicia y que se haya desestimado una causa que era, a todas luces, desproporcionada y una utilización espuria de la ley antiterrorista. Lo dijimos cuando les encarcelaron, cuando salieron de cárcel y lo hemos defendido igual Manuela Carmena, Celia Mayer, todo el equipo de gobierno y yo a lo largo de todo este tiempo. Aquello fue una reacción completamente desproporcionada de la Fiscalía, me alegro de que haya salido bien. Nosotros no tuvimos ningún papel en eso, más que en criticarlo y mostrar nuestro rechazo más profundo. Creo que el Ayuntamiento tenía que asumir una posición de responsabilidad institucional que es ofrecer un servicio que no dimos bien y esa es responsabilidad compartida nuestra. No lo hicimos bien, no era una función para niños. Recordemos que el momento de la polémica comenzó cuando algunos padres llamaron a la policía desde la función. No tuvo que ver con la actuación del Ayuntamiento, sino con una situación con la que se encontró y a la que tenía que dar respuesta. Y no tenía nada que ver con cercenar la libertad de nadie ni con entrar en la histeria del antiterrorismo.

(*) Eduardo Ocaña es periodista.
3 Comments
  1. Etxea says

    Dentro de los 6 millones de votantes potenciales de UP existen personas con unas cualidades a años luz de toda esta pléyade de trepas. Desde altos funcionarios pasando por investigadores científicos hasta militares de alto rango. Rita Maestre y su corte de trepas simplemente no está al nivel requerido por el momento histórico. Sigue pensando en una organización que tiene prácticamente los mismo militantes que cargos orgánicos…como la mayoría de personas que han impulsado todas estas plataformas. Les queda muy grande todo.

  2. Eli says

    «“No es posible hacer política al margen de nombres y caras visibles” Lo suelta y se queda tan tranquila ¿Pero de que vas? Esa respuesta y la de los tirititeros no la supera ni Esperanza Aguirre ¡Pero si dejasteis a la altura un zapato al mismo juez! Si la gente no reacciona os personais como acusación. Dejate de posicionarte y trabaja en tu nuevo cargo, que os llegan críticas por la derecha y por la izquierda.

  3. jotahs says

    pues nada lo que tudigas tronco estamos viviendo unos momenyos muy duris para todo a

Leave A Reply

Your email address will not be published.