IU aprueba su plan estratégico con el rechazo de los sectores críticos

Ernesto Alba, IU
Ernesto Alba, secretario de Relaciones Políticas de IU, en un momento de la asamblea político y social celebrada ayer. / @iunida

La asamblea político y social de IU aprobó ayer el Plan de Acción presentado por la nueva dirección federal liderada por Alberto Garzón desde la XI Asamblea. Este plan tiene el objetivo de “contribuir a la construcción de un nuevo movimiento político y social que vaya más allá de la actual IU”. El documento se aprobó por unanimidad, con 52 votos a favor y ninguna abstención o voto en contra. Eso sí, los dirigentes de los dos sectores críticos, Izquierda Abierta (IzAb) e IU Sí con Más Fuerza, no participaron en la votación. Los primeros ni siquiera acudieron al encuentro en protesta por algunas partes del documento en cuestión. Los segundos se ausentaron antes de que se produjera la votación para refrendar esta estrategia.

Publicidad

IU Sí con Más Fuerza representa a la candidatura que encabezó la eurodiputada Paloma López en el proceso asambleario y que logró cerca del 22% de votos. Rechazan principalmente el plan estratégico y el calendario fijado para la construcción político y social. Consideran, tal como transmitió la propia López en el órgano de dirección, que no refleja la hoja de ruta aprobada en la XI Asamblea. “Hemos planteado no tanto discrepancias con el Plan de Acción que nos puede gustar más o menos, sino en el plan estratégico”, señala López a cuartopoder.es.

Concretamente, critican la referencia de que el nuevo movimiento pretendido “vaya más allá de la actual IU”. “Eso no está aprobado en la XI Asamblea, la parte de superar a IU. Estamos de acuerdo en crear el bloque social con independencia de que tengamos matices sobre cómo construirlo. Pero no en la superación de IU. No estamos tampoco de acuerdo con el calendario en cuya última fase dice que hay que superar IU”, afirma. Para López, este matiz no fue aprobado en la Asamblea. Además considera que la votación ha sido muy escasa al haber votado sólo 52 personas ese documento cuando el órgano se compone de cerca de 200 y por la mañana había más de 90 personas presentes.

Ernesto Alba, secretario de Relaciones Políticas y encargado de presentar ayer el documento, respondió a la propia López en el órgano. “No voy a entrar en una guerra de posiciones. Hay un documento de la XI Asamblea que dice: En este sentido, la IU resultante de la XI Asamblea debe ser una organización en transición hacia un nuevo movimiento anticapitalista, ecologista y feminista que esté volcado en los conflictos sociales y que sea, ante todo, un verdadero movimiento político y social”, afirmó. “No voy a discutir lo que está aprobado en la XI Asamblea, está todo claro”, añadió el dirigente.

Por su parte, desde IzAb, partido de, entre otros, el excoordinador general Gaspar Llamazares, anunciaron horas antes que no asistirían al encuentro. El motivo de su protesta son las referencias incluidas en el texto elaborado por Garzón a las cuotas o familias. El líder de IU destaca en su texto que en IU, hasta ahora, se ha “interiorizado y practicado las peores formas del parlamentarismo en el propio seno de la organización, con la existencia de cupos, familias o corrientes pactando en virtud de su posición de fuerza cuantitativa y no a partir de debates ideológicos”. “Mientras IU se difumina fuera y desaparece como actor político autónomo, se hace más intolerante con la pluralidad interna”, critica el partido de Llamazares en un comunicado.

Según explica Tasio Oliver, integrante de la dirección de IzAb, a este medio: “El texto habla del peor parlamentarismo de IU, pero ¿de cuándo? ¿2010, 2008, 2003? Nuestros socios preferentes, hoy (Podemos), tienen graves carencias en ese aspecto y son legítimos sus debates, pero ¿seguimos reprochando a Cayo Lara o Paco Frutos y soportando prácticas, cuales sean, de Pablo Iglesias o Íñigo Errejón? IU renovada debe ser o más amable o más ecuánime. Las alusiones al pasado están fuera de lugar, muestran poco respeto a la tradición plural y federalista de IU”.

El encuentro, que no contó con la presencia de Garzón por motivos de salud, tenía como punto principal el debate y ratificación de este documento. Para ello, como ya sucedió en la anterior convocatoria de este nuevo órgano, se utilizó una nueva metodología más participativa. Si antes, en el antiguo Consejo Político Federal, se realizaban sucesivas intervenciones con todos los dirigentes presentes, ahora los integrantes del órgano se dividen en comisiones de trabajo. Las conclusiones de cada equipo se llevan posteriormente al auditorio con todos presentes. Al principio de la reunión se ha sometido a votación este nuevo método con el resultado de 71 votos a favor, 15 en contra y 6 abstenciones. El sector de López se ha vuelto a mostrar contrario a esta nueva metodología.

Por otra parte, se aprobó por unanimidad, con 4 abstenciones, el expediente de expulsión de Rosendo Quero, coordinador de IU Melilla. En las pasadas elecciones del 16J pidió el voto para la candidatura del PSOE, negándose a la confluencia con Podemos en la ciudad autónoma. Además, se leyó y aprobó una resolución mostrando el rechazo al bloqueo a Cuba por parte de EEUU y otra contra la instalación de un almacén temporal en la central nuclear de Almaraz.