Barones y 'vieja guardia' preparan una 'censura política' para liquidar a Sánchez

2
susana_diaz_pedro_sanchez_efe
Susana Díaz y Pedro Sánchez charlan durante una reunión del Comité Federal, en una imagen de archivo. / Efe

Los dirigentes de las federaciones más potentes del PSOE intentarán frenar la fuga hacia adelante del secretario general, Pedro Sánchez, y forzar su dimisión en el Comité Federal del sábado. Para ello barajan varias propuestas: una "censura política" que le obligue a dimitir y una propuesta alternativa a su planteamiento de convocar el congreso a primeros de diciembre con elecciones primarias el 23 de octubre para la elección del secretario general. Los barones regionales opuestos a Sánchez ya temían que apelara a las bases en vez de asumir la “responsabilidad política” por el tercer fracaso electoral consecutivo, pero no esperaban que antepusiera su mando en Ferraz a la gobernación del país.

Publicidad

Aunque Sánchez se mostró seguro de contar con la mayoría del Comité Federal y quiso creer que ningún dirigente se opondrá a que se consulte a los militantes, lo cierto es que la decisión de convocar el congreso ya suscitó el rechazo en la reunión de la Comisión Permanente o dirección operativa de la presidenta del partido, Micaela Navarro, el secretario de política federal, Antonio Pradas (ambos andaluces) y los reparos de otros ejecutivos como la exministra Carme Chacón, el secretario general de Juventudes Socialista, Nino Torre (de gran fidelidad al presidente asturiano Javier Fernández) y de las responsables de empleo, Luz Rodríguez, e inmigración, Eva Matarín.

Según algunos dirigentes críticos consultados, bastaría con formular una enmienda a la propuesta de resolución de Sánchez en el Comité Federal para forzar una votación y eventualmente derrotar al secretario general, lo que unido a la exigencia de responsabilidad por la ruina electoral, debería forzar su dimisión y el nombramiento de una gestora que dirigiría el partido hasta el próximo congreso. Hasta el otrora presidente de la Comunidad de Madrid, Joaquín Leguina, opinó ayer que esa es la fórmula de echar a Sánchez.

El responsable de organización del PSOE de Andalucía, Juan Cornejo, anticipó que la maniobra de Sánchez no es de recibo. “Es una torpeza proponer un congreso en vísperas de unas hipotéticas elecciones generales”, dijo después de acusar a Sánchez de “esconderse detrás de un congreso express para no asumir responsabilidades políticas”. En su opinión, el congreso ha de celebrarse cuando haya gobierno y “tiene que ser de refundación”. Aunque el significado de este concepto, “refundación”, no ha sido aclarado, en la dirección de Ferraz se interpreta como un aviso de que si Sánchez sale derrotado del Comité Federal no pueda optar a la reelección en unas primarias.

La posición de Andalucía se articulará en la reunión del comité director que Susana Díaz ha convocado el jueves, 48 horas antes de la reunión del Comité Federal. La dirigente andaluza encabeza la oposición a los planteamientos del madrileño, y cuenta con el respaldo del extremeño Guillermo Fernández Vara y del castellano-manchego Emiliano García-Page. Las tres federaciones superan el 40% de los miembros del máximo órgano entre congredsos. La suma de Aragón, Valencia y Murcia, los críticos de Madrid, parte de Galicia y la mayoría de Asturias, les permitiría imponer sus tesis y periclitar a Sánchez.

Algunas fuentes consultadas no descartan la asistencia de algunos exsecretarios generales a la reunión del sábado. Tanto Felipe González como Joaquín Almunia, José Luis Rodríguez Zapatero y el propio Alfredo Pérez Rubalcaba han expresado públicamente su preocupación por la política de Sánchez. Todos ellos tienen voz, aunque no voto, en el Comité Federal que, en última instancia, tendrá que decidir entre dos opciones para evitar las terceras elecciones generales: o la abstención para facilitar el gobierno del PP (opción de Vara y otros barones) o la supresión del dogal para que Sánchez pueda gobernar en solitario o en coalición con Unidos Podemos, bien con el apoyo activo o pasivo de C's y de los nacionalistas catalanes y vascos.

Al anunciar su apelación a las bases el 23 de octubre, Sánchez quiso dejar clara su apuesta por la segunda opción porque la primera convertiría al PSOE en la muleta de un PP infectado de casos de corrupción que ha infligido, además, el mayor daño a la clase media laboral de los últimos cuarenta años. Pero, sobre todo, reclamó claridad a sus oponentes y que “en el PSOE haya una sola voz”, es decir, unidad de mando. Personas próximas al dirigente asturiano, Javier Fernández, quien todavía no se ha pronunciado en esta batalla interna, no dudan de que el partido saldrá dividido en dos mitades de un comité de confrontación y confían en que no se llegue a la votación, para lo cual, Sánchez tendría que renunciar a la convocatoria de primarias y los adversarios retirar el veto al pacto con Podemos y a la negociación con los nacionalistas.

Las dificultades para un pacto interno de estas características son evidentes si se tiene en cuenta que Díaz no transige con Podemos, que Vara no ha tenido el apoyo de la formación de Pablo Iglesias ni para aprobar el Presupuesto y que la formación morada anunció ayer la ruptura del pacto en Castilla-La Mancha, con el argumento de que Page está más preocupado por sustituir a Sánchez al frente del PSOE que por los problemas de la comunidad autónoma que preside. Con todo, según un estrecho colaborador del secretario de organización, César Luena, las delegaciones de las federaciones no son homogéneas y la mayoría de Madrid, Castilla y León, Euskadi, Navarra, Baleares, el PSC y un sector de la Comunidad Valenciana y Luis Pizarro y los críticos a Díaz respaldarían a Pedro Sánchez. Las espadas están en alto.

2 Comments
  1. Piedra says

    Parece que a todos les importa un bledo el partido y lo único que les interesa es el poder. Esos van a acabar con un PSOE que tiene 130 años de historia en menos de 130 días. Esperemos que los militantes socialistas no lo permitan y los corran a gorrazos, pero a todos.

  2. Usuario(Nick) says

    Huele a escisión !…

    Propongo humildemente que el panfleto de Cebrián «El País» se convierta directamente en la rama escindida que aglutine a todas las «sultanas, barones de taifas, ex-presidentes y ex-ministros giratorios del régimen de Suresnes y a todXs lXs socio-liberales del establishment»

Leave A Reply

Your email address will not be published.