El fantasma de una ruptura irreversible en dos mitades amenaza al PSOE

El secretario general del PSOE, ayer, abandonando la sede federal en Madrid. / Ballesteros (Efe)
El secretario general del PSOE, ayer, abandonando la sede federal en Madrid. / Ballesteros (Efe)

Un fantasma recorre el PSOE. Es la división del partido en dos mitades. Ha empezado en la Ejecutiva, seguirá en el Comité Federal y proseguirá en la militancia, a la que acabará rompiendo el corazón. La batalla interna estalló ayer con todo su esplendor y sin ahorrar epítetos ni descalificaciones entre los partidarios y los detractores del secretario general, Pedro Sánchez. La crisis amenaza con hacer añicos al PSOE o, como dice un histórico militante socialista, con destruir en 130 días un partido de 130 años.

La fractura obedece a la lucha por el poder y a la confrontación de dos estrategias: dejar pasar a la derecha para evitar las terceras elecciones en un año, como quieren muchos barones, la vieja guardia y los críticos al secretario general o seguir intentando la coalición de izquierdas con Unidos Podemos con el apoyo (dudoso) de Ciudadanos y la abstención (más dudosa todavía) de los nacionalistas catalanes, como sigue propugnando Sánchez sin ningún resultado.

Publicidad

La jornada del miércoles 28 de septiembre pasará a la miserable historia de la lucha por el poder como aquella en la que Sánchez, enrocado en la cuarta planta de Ferraz, ordenó a su responsable de Organización, César Luena, que bajara a despedir a los empleados de pompas fúnebres que venían a amortajarle y, de paso, que proclamara urbi et orbe que el muerto goza de buena salud. Luena cumplió la orden con tal rigor que ni siquiera permitió al comisionado de los críticos y miembro de la Ejecutiva, Antonio Pradas, recoger las fotos y los documentos personales de su despacho.

Pradas, que era el secretario de Política Federal y es diputado por Sevilla, se quejó amargamente porque en sus 36 años de militancia en el partido “nunca me habían cerrado la Casa del Pueblo”. De hecho, no sólo le impidieron entrar en su despacho para recoger las fotos de su hijo, sino que a las 20:00 horas, cuando se disponía a hablar con los periodistas, cerraron la persiana de la entrada de Ferraz, dejando a unos informadores dentro (salieron por el garaje) y a otros fuera. Para que vean cómo las gastan.

Se comprende la irritación y las cajas destempladas ante el representante de la funeraria, que llegó con la lista de 17 dimisiones, empezando por la suya, de otros tantos miembros de la Ejecutiva. Con esas renuncias y las tres vacantes, incluida la del fallecido Pedro Zerolo, eran suficientes para forzar la renuncia del secretario general, que de eso se trataba. Entre los que no entraron en «el golpe», como lo calificó el secretario de Organización, César Luena, está Patxi López, que muy bien se podía haber prestado a presidir la comisión gestora.

Entre los dimisionarios figuran todos los andaluces menos la onubense María Luisa Faneca; el presidente valenciano, Ximo Puig, quien afirmó que “si la mayoría de mi Ejecutiva no estuviera conmigo, yo me iría”, y el de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, un hombre afín a José Bono, con ambición suficiente para optar al liderazgo del partido. También figura la exministra, Carmen Chacón, que era responsable de relaciones internacionales del PSOE y pasa por ser la política que más veces ha dimitido en nuestro país. La lista es reveladora de las posiciones de las distintas federaciones y permite pronosticar una fractura sin precedentes.

De hecho, para encontrar una ruptura similar habría que remontarse 42 años atrás, a la renovación del partido en Suresnes. Entonces el secretario general, Rodolfo Llopis, se enrocó  y rechazó de plano su relevo y la formación de una nueva Ejecutiva que actuara en el interior de España. El resultado fue la división y un largo litigio que finalmente obligó a los históricos a añadir la “h” al PSOE para diferenciarlo del renovado por Felipe González y el grupo de Sevilla, junto con Nicolás Redondo, Enrique MúgicaPablo Castellano, Manuel Garnacho y Carmen García Bloise, entre otros.

Ayer, antes de intentar amortajar a Sánchez, el propio González, protagonista de la ruptura de Suresnes, procuró administrarle el viático proclamando a través de la Cadena Ser que se sentía “engañado” porque tras la segunda derrota en las elecciones de junio le había dicho que se se abstendría en la segunda votación y no ha cumplido su palabra. Pero Sánchez no se dejó amomiar (esa costumbre ancestral de colocar en la cabecera del ilustre moribundo el hueso de algún santo para que le guíe al otro mundo) y lanzó un comunicado aclarando que él habla con muchos compañeros y sus decisiones las aprueban los órganos del partido.

Por si no quedaba claro, Sánchez colocó a González en “el bando de la abstención”, es decir, entre los que optan por dejar pasar al PP de Rajoy, algo que, en su opinión, convierte al partido en la muleta de la derecha. Sin desmentir en ningún caso las palabras del exjefe de Gobierno y exdirigente socialista, Sánchez reconoció abiertamente la fractura interna en el PSOE y dijo que le gustaría saber en qué bando está Susana Díaz, su principal contrincante oficiosa a la Secretaría General.

Las declaraciones de González, recién llegado de Colombia, fueron la señal para dinamitar al secretario general sin esperar al Comité Federal del sábado. Pero Sánchez ni se enteró de la explosión. Sacó a Luena a decir que ni el jefe dimitía, ni la Ejecutiva se disolvía. Por el contrario, convocó para hoy a todos sus miembros para que confirmen la dimisión y convoquen un Comité Federal que a su vez convoque un congreso extraordinario. Esa es, dijo, la previsión contemplada en los Estatutos del PSOE (Artículo 36-O y 7-O del Reglamento del Comité Federal).

Pradas le respondió que la Ejecutiva está disuelta y cualquier decisión que adopte no tendrá validez. Se entra así en una batalla de argumentos jurídicos, como paso previo a un litigio judicial. La lucha no sólo consiste en forzar la dimisión del líder, que cree contar con la mayoría de los militantes, sino en ver quién dirige el partido y controla la organización del congreso. Los críticos apelan a la Comisión de Garantías para que forme una comisión gestora y aportan el nombre del dirigente asturiano Javier Fernández, una persona respetada por todos, para que la presida. Si aceptase, saldría chamuscado del lance, habida cuenta de que es presidente de Asturias con el apoyo de Unidos Podemos y su primera decisión sería la abstención de los 84 diputados para desbloquear la investidura de Rajoy y facilitar el gobierno del PP.

Sánchez rechaza ese plan. Si lo aceptara no estaría utilizando el super glue (cianocrilato de metilo) para pegarse al sillón, sino para cerrar heridas y unir tejidos, que fue como se empleó en la guerra de Vietnam, donde la casa Kodak se forró con el producto. Y tampoco algunas terminales de Ferraz habrían empezado a movilizar ya a la militancia en las redes sociales para “salvar al soldado Sánchez” del ruido y la furia del «golpe de mano» de los barones. La refriega no ha hecho más que empezar.