García Molina: “Algunas políticas del PSOE en CLM son calcadas a las de Cospedal”

1
Entrevista a José García Molina.
El secretario general y portavoz parlamentario de Podemos en Castilla-La Mancha, en una imagen de archivo con la ciudad de Toledo al fondo. / José García Molina (Facebook)

Es el secretario general de Podemos de Castilla-La Mancha, además de portavoz del partido morado en las Cortes de esa comunidad. Este profesor universitario que se inició en la política con el nacimiento de Podemos, ha sido uno de los protagonistas políticos de la semana. El pasado lunes anunció que rompía el acuerdo de investidura por el cual Emiliano García Page fue investido como presidente regional tras las pasadas elecciones autonómicas. José García Molina (Barcelona, 1969), niega rotundamente que esta ruptura guarde relación con la situación a nivel estatal y recuerda que se habían hecho advertencias. El dirigente de Podemos atiende a cuartopoder.es vía telefónica para explicar los motivos de este conflicto y otros asuntos de actualidad.

— ¿Hay algún desencadenante directo que hiciera saltar por los aires este acuerdo?

— Es un cúmulo de circunstancias aunque siempre hay una gota que colma el vaso. El cúmulo de circunstancias se viene dando desde seguramente la Semana Santa o mes de abril, antes del verano. Especialmente en la Comisión de Seguimiento del acuerdo de investidura en mayo, donde la disposición del Gobierno fue bastante poca. Muchas veces en las comisiones habíamos dicho que había que ir con el trabajo hecho, no reunirnos y ver qué hacer. Llevábamos algunos asuntos fundamentales de ese acuerdo con un retraso de incluso un año. Había algunas cuestiones que estaban previstas para noviembre de 2015, otras para enero de 2016 y la mayoría ni siquiera se había comenzado. Pero no es menos cierto que después de muchos avisos tanto en los plenos, como en la prensa o en el propio diálogo, en el último pleno que hicimos el jueves 22 fue especialmente significativo. Propusimos algunas soluciones de recuperación de servicios públicos en consonancia con el acuerdo y el PSOE votó en contra. Preguntamos por la renta garantizada que habíamos aprobado en las Cortes en noviembre de 2015 y el Gobierno se volvió a hacer el loco. Y dijimos: hasta aquí.

— ¿En qué momento empiezan a darse cuenta realmente de que el rumbo que estaba tomando el PSOE no era el que querían?

— Hay un impasse claro. En los primeros meses fue todo buena voluntad, desde la investidura, que fue en el verano de 2015. Funcionaban las cosas bien; sabíamos que había dificultades y fuimos pacientes y responsables. Había una buena disposición del Gobierno. Las cosas empezaron a torcerse después de las navidades, con el comienzo del año. La sensación fue de que cada vez las cosas iban más despacio o no se hacían. Cuando hacíamos las revisiones, el PSOE venía un poco como diciendo que a ver qué había qué hacer. A partir de ahí fue in crescendo. Antes del verano fue todo muy complicado, ya di una rueda de prensa a finales de julio diciendo que Podemos iba a empezar a hacer su hoja de ruta. Salió en prensa pero el Gobierno quiso hacer oídos sordos.

— Hace hincapié en el asunto de la renta garantizada, ¿qué razones les daban desde el PSOE para no implantarla?

"El PSOE no ha hecho nada para implantar la renta garantizada porque no saben ni lo que es ni quieren saberlo"

— No se ha hecho nada porque además no saben ni lo que es y no quieren saberlo. Lo dije en el Pleno, no lo han hecho porque no quieren ni saben. Cuando se lo propusimos dijimos de crear un grupo de trabajo para ver todas las ayudas que hay en la comunidad, que son muchas y están dispersas. La idea era hacer un estudio con la Consejería de Hacienda para ver hasta qué punto nos daba para implementar esta renta para ver cuáles son los plazos. Así se firmó en noviembre y así se aprobó en las Cortes. A partir de ahí no se ha hecho nada. Les insistí varias veces y me decían que iban a subir el ingreso mínimo de solidaridad. No es lo mismo. La renta corresponde a una renta garantista para las personas que no tienen ingresos o están por debajo del umbral de la pobreza. El problema es que nunca han querido y mientras que en Euskadi, Navarra o Baleares ya funciona, aquí están haciéndose los locos.

— ¿Por qué creen que han actuado así?

— Esto habría que preguntárselo a ellos. Pero mi sensación es que este PSOE está especialmente dirigido por su secretario general y presidente de la Comunidad. Él tiene su hoja de ruta y aunque hace anuncios diciendo que siempre está abierto al diálogo y la cooperación, la realidad es que está sólo en su hoja de ruta. No es casual que haga muchos meses que no hablamos. A lo mejor tiene algo que ver que Emiliano tiene un mapa en la cabeza y que piensa que lo puede llevar a cabo sólo. Supongo que son las órdenes que les da a las consejerías. No encuentro otra explicación pero seguro que ellos tienen otra.

— Hay quien dice desde el PSOE que es una operación dirigida desde la dirección estatal de Madrid. ¿Por qué se elige justo este momento para romper?

— Te contaba antes que viene de muy lejos pero que el Pleno del jueves 22 fue especialmente doloroso porque no salió nada de las cuatro cuestiones que llevamos. En cambio, sí apoyamos un asunto del PSOE que nos parecía razonable. Ellos tumbaron todas las nuestras y ningunearon por enésima vez el tema de la renta. Hay una segunda cuestión. Yo puedo llegar a entender las críticas al momento porque las cosas siempre coinciden con algo. Y entonces hay quién se pregunta si tiene que ver. Si lo hubiéramos hecho durante las elecciones en junio nos dirían que era para reventar la campaña. Si fuera a principios de septiembre, que era para alterar el debate de la investidura. Coincide con algo siempre. Pero parece que nos toman como si Castilla-La Mancha no importase nada y que todo esto es un peón que se tiene que sacrificar en una partida que ni nos va ni nos viene o que nos queda lejos. Sinceramente eso no lo voy a consentir. Ni para esta comunidad ni para la política que queremos hacer aquí.

Entrevista a José García Molina
José García Molina, en otra imagen. / J. G. M (Facebook)

— Ha dicho que Iglesias no le había ordenado nada pero, ¿estaban al tanto de la situación?

— Se lo comenté a Pablo, de secretario general a secretario general, con tiempo para que tuviera conocimiento de lo que íbamos a hacer.

— Este medio publicó hace unos días las intenciones de García-Page respecto a postularse como alternativa a Pedro Sánchez. ¿Puede haber una relación entre eso y la actitud tomada por el Gobierno de la Junta respecto a Podemos?

— No sé de los intereses de García Page. No los conozco. Creo que es una evidencia que ha estado mucho tiempo dedicado a lo que pasa en Ferraz. A veces incluso demasiado, olvidándose de lo que estaba pasando en las Cortes y en su Gobierno. Pero de Emiliano te diré una cosa que es explosiva y que no sé cómo calificar porque estoy consternado. Fue en un desayuno informativo en Toledo en el que casi atentó contra la democracia. Dijo que la ruptura del pacto con Podemos provocaba que él suspendiera todos los acuerdos con los colectivos y la sociedad civil hasta que hubiera presupuestos. Es una cosa inaudita. No recuerdo a ningún presidente hacerlo. Me parece de una irresponsabilidad política mayúscula porque genera incertidumbre y miedo en la gente. El segundo golpe de gracia fue por la tarde con el golpe de establishment a su secretario general. No sé qué tiene en la cabeza y no puedo responder por él.

"García Page ha estado mucho tiempo dedicado
a lo que pasa en Ferraz, a veces, demasiado"

— ¿Qué consecuencias tiene esta situación? Hemos escuchado incluso a María Dolores de Cospedal decir que le tiende la mano a García Page.

— A mí no me extraña que le tienda la mano. Es un intento de recomponer el bipartidismo y a lo mejor a Emiliano no le viene mal. Algunas de las políticas que está haciendo, especialmente en educación, bienestar social o dependencia, son calcadas de las que hizo María Dolores de Cospedal. Hasta el punto de que hemos bromeado algunas veces en los plenos, una broma amarga, diciendo que ella sigue gobernando en diferido en algunas consejerías. No me extrañaría que lo aceptase, sería él quien se tendría que pronunciar. Por nuestra parte, seguiremos nuestra hoja de ruta. Sí vamos a intentar que el acuerdo se cumpla. Esas medidas y otras de nuestro programa las vamos a seguir proponiendo y será el PSOE el que vote a favor o en contra.

— ¿Confían en que se pueda reconducir esta situación? ¿Han hablado esta semana con el PSOE?

— No hemos hablado con nadie. Pero quiero dejar una cosa clara. El acuerdo lo firmamos García Page y yo. Él es secretario general de su partido y yo lo soy del mío. Creo que lo suyo sería que él me llame y podamos hablar. Y sobre todo, como personas que firmaron ese pacto, analizar lo que ha pasado. Una vez hagamos eso ya veremos cuáles serán las posibilidades de futuro.

— Esta relación con el PSOE, que en su caso ha sido complicada, es uno de los puntos de debate interno en Podemos a nivel estatal. Desde su experiencia, ¿qué defiende en este asunto?

— Yo antes no estaba en política. Entré porque me parecía que veníamos a impugnar una forma de hacer política. Eso no atañe sólo a un partido sino en general. Me parece que no es tanto un debate de si tenemos que relacionarnos o no con el PSOE sino con qué políticas podemos acordar o no. No tengo problemas con el PSOE o García Page, los tengo con las políticas que quieren implementar y que he querido impugnar. Es verdad que a priori nos tendremos que entender mejor con el PSOE que con el PP, parece casi de lógica excepto que hagan las mismas políticas.

"El debate no es sobre si tenemos que relacionarnos
o no con el PSOE sino con qué políticas podemos acordar o no"

— ¿Cree que el debate visible y las diferencias en Podemos pueden afectar de alguna manera a la estabilidad del partido?

— Todas las acciones tienen consecuencias aunque son impredecibles. No es una cuestión de nombres, de caras, de dar miedo o de no ser tan aguerridos. En Podemos siempre ha habido una especie de liderazgo más o menos coral, con distintas caras y perfiles. Eso nos ha hecho bien. No soporto la uniformidad, me parece muy aburrida. Pero sinceramente sí creo en la lealtad porque en la política uno debe tener diferencias de criterio para tener relaciones más ricas. Pero hay que hacerlo desde la lealtad, y cuando las cosas no funcionen, si se creen que no funcionan, tenemos mecanismos de sobra para intentar cambiarlas. Sea por la vía discursiva o asamblearia. Eso, la gente lo que más acaba percibiendo, no que haya debates calurosos sino que se hagan con lealtad. Yo no contemplo lo que ha pasado en el PSOE con el golpe a Pedro Sánchez. Me parece que hace daño a la democracia.

— Varias personas de relevancia en el partido a nivel regional firmaron un manifiesto pidiéndole que convocara una asamblea ciudadana ahora, aprovechando los procesos en Madrid o Andalucía. ¿Por qué no lo considera oportuno?

— Ese manifiesto lo firma el 1% de los inscritos en Podemos. Si el 1% tiene que marcar lo que haga el 99% restante, sería una mala noticia para la democracia. ¿Que hay gente relevante? Relevantes somos todos, no los hay unos más que otros. No quiero entrar en quién firma ni quién deja de firmar pero sí quiero decir dos cosas. Una, que creo que tenemos canales más que suficientes en el partido y hay medios suficientes para reclamar cambios. No me parece leal sacar un manifiesto a la luz pública, darle bombo en la prensa sin que esto haya pasado por las vías que el propio partido tiene. En segundo lugar, la situación de cada comunidad es distinta. Aquí podemos tener dificultades o gente que se cayó del proyecto en algún momento pero no creo que estemos en el momento, cuando además la cuerda con el PSOE estaba tan tensa, como para empezar en un proceso interno. Se va a dar pero no era el momento ni fueron las formas.

— ¿Cuáles creen que son los principales problemas a resolver para la ciudadanía de Castilla-La Mancha?

— Hay varios, pero señalaría tres que creo que son acuciantes porque son además estructurales. Estamos en los peores puestos de los peores ránkings. Un tercio de la población está en riesgo de pobreza o exclusión social. Es un dato estremecedor. Insistimos en que tiene que haber un plan integral de lucha contra la pobreza que no pasa sólo por la Consejería de Bienestar Social sino por una reunión entre varias. El desempleo, como en todos sitios. Hay ciudades, como Talavera, de dónde yo vengo, que tiene un 40% de paro. Somos la cuarta ciudad de España con mayor porcentaje. Y más del 50% de nuestros jóvenes están desempleados. El tercer punto es la despoblación. La gente se marcha de los pueblos, los jóvenes se van a estudiar o buscarse la vida a otros sitios. Estamos perdiendo población, sobre todo la joven. No se está invirtiendo en desarrollo para que los talentos se queden. Con las políticas que se han ido haciendo, estamos echándolos.

— Desde hace unos meses es usted responsable estatal de políticas autonómica en Podemos. ¿Qué destacaría en el trabajo realizado por su partido?

— Se nos nota la juventud y lo que hemos corrido. A veces hemos querido hacer muchas cosas y demostrar que somos gente que ha venido a hacerlas. Uno cuando es joven pretende más de lo que puede abarcar. Hemos tenido aciertos, claro, y otras cosas que no tuvieron el impacto deseado. El reto es, aparte de cada autonomía entienda cuáles son sus núcleos centrales, coordinar mejor las iniciativas y hacerlas más visibles. Sería muy bueno que trabajásemos más en conjunto. Luego habrá cuestiones más territoriales pero otras que nos atañen a todos.

1 Comment
  1. Raul says

    En relación a la respuesta de José García Molina referente a la convocatoria de una asamblea regional, es vidente que miente a sabiendas: ni el descotento representa, unicamente, un 1% de los participantes reales (no ficticios) de Podemos Castilla-La Mancha ni existen cauces de expresión democrática en nuestra organización.

Leave A Reply

Your email address will not be published.