Podemos aplaza su debate interno para no dar una imagen de debilidad como la del PSOE

0
Pablo Iglesias, Xavié Domènech y Carolina Bescansa, ayer, en le mesa que presidió el Consejo Ciudadano de Podemos. / Ballesteros (Efe)
Pablo Iglesias, Xavié Domènech y Carolina Bescansa, ayer, en le mesa que presidió el Consejo Ciudadano de Podemos. / Ballesteros (Efe)

Podemos celebró ayer en Madrid su Consejo Ciudadano Estatal. Por primera vez lo hizo con la presencia de sus diputados y senadores. El único punto del orden del día de la reunión era un análisis de la situación política y social que se vive en nuestro país. Ésta no tenía como objetivo tomar ninguna decisión, sólo debatir. Tampoco se esperaba una visualización de las diferencias políticas existentes entre los sectores más cercanos a Pablo Iglesias e Íñigo Errejón. Y eso fue lo que pasó, según todas las fuentes consultadas por cuartopoder.es. Los dirigentes del partido decidieron ayer cerrar filas y mostrar una imagen de unidad, sobre todo en un momento condicionado por la crisis del PSOE. El debate transcurrió con normalidad. Una “balsa de aceite”, según una de las personas asistentes.

“Lo del PSOE sí es una crisis y un partido dividido”, resume un dirigente. “Está claro que cuando nos juntamos vemos que las discrepancias son menos que lo que algunos medios puedan amplificar”, señala otra de las personas consultadas. Uno de los dirigentes destaca una “cierta unanimidad de criterio en el diagnóstico de la situación”, aunque cada uno con sus “matices”. “Creo que el escenario es muy claro y todos entendemos el momento histórico de la descomposición del régimen y del PSOE. Eso nos da una responsabilidad muy grande”, señala. Para una de las personas asistentes, en este cierre de filas “ha ayudado mucho el diario El País”, que ha intentado tensionar, algo a lo que los dirigentes han respondido en contra. Para los dirigentes más próximos a Iglesias ambos actos -el Consejo y el acto realizado el viernes en Madrid- han reafirmado al secretario general. Según las fuentes consultadas, nadie del sector más cercano a Errejón ha sembrado dudas al respecto. “Ha sido un debate creativo, sin sangre y evitando la sangre concienzudamente”, señala uno de los interlocutores de este diario. “Lo importante es que compartimos el proyecto común”, resumía otro.

De diferencias de matices hablan varios dirigentes. “Diferencias de segundo nivel”, según palabras de uno de ellos. Éstas se refieren sobre todo a cómo ejercer la oposición, dando por hecho que Podemos es la única alternativa al PP tras la situación del PSOE. Una idea que transmitió Iglesias el viernes en un acto con los círculos. Todos en Podemos reconocen que hay un debate falso entre estar en la calle y las instituciones y que ambas posiciones son complementarias. Pero los matices surgen en cuestiones estratégicas de qué pata reforzar. “El debate en torno a los que faltan es el debate sobre si debemos resistir cavando trincheras o pasamos a la ofensiva construyendo una máquina de asedio y cerco al poder”, explica un dirigente. “Esas dos patas son importantísimas, otra cosa es cómo debemos habitar ahí”, apunta otro. “Hay matices sobre cómo seguir avanzando”, señala un tercero.

En las intervenciones ha surgido el asunto de cómo tratar los pactos autonómicos con el PSOE. “Lo que tenemos claro es que no tiene autoridad moral ni ética para hacer oposición al PP. En los territorios donde hay acuerdos con nosotros veremos cuál es la línea, dependerá de las políticas que lleven a cabo”, explican fuentes de la dirección. No obstante este tema no fue el eje central de la jornada, según varios asistentes. Y sí hay unanimidad en reconocer la soberanía de los territorios para tomar decisiones. Cada caso es diferente y no es igual Extremadura o Aragón que Valencia o Baleares. Así también lo reconoció públicamente Iglesias al acabar el encuentro. “De alguna manera se ha transmitido la enorme preocupación de que la llegada definitiva de Rajoy pueda comprometer los programas autonómicos. Nosotros vamos a seguir trabajando”, dijo a los periodistas. En este sentido, algunos líderes regionales han reclamado un próximo encuentro conjunto con la dirección para abordar más específicamente estas cuestiones.

En cuanto a la estructura del Consejo, en primer lugar se realizó una “radiografía” de la coyuntura actual y luego se debatió sobre las distintas razones que han conducido a esta situación. Así mismo se trataron los siguientes pasos a seguir por Podemos. El objetivo del partido es trabajar en una hoja de ruta que permita al mismo tiempo revalidar la confianza de quienes ya están y ganar a “los que faltan” con el horizonte de crear una mayoría nueva. Todos los dirigentes consultados coinciden en destacar el orgullo que supone para Podemos debatir con honestidad en los órganos y sobre todo de cuestiones profundas y con contenido político importante.

Iglesias, al término de la reunión destacó que el encuentro había servido “para llegar a conclusión” de que tomaron la decisión correcta respecto al PSOE tras las anteriores elecciones. Errejón, por su parte, comentó que la discusión en Podemos será de “carril largo” y “sosegada” y que se irá dilucidando en los próximos meses. Y “matizó”, eso sí, que Podemos se vaya a convertir en la fuerza de oposición sólo por los errores de otros. La clave será cómo trabajen. “Depende de nuestra virtud por representar los dolores pero también las esperanzas existentes”, destacó el secretario político. En el horizonte sigue estando la convocatoria de una asamblea ciudadana estatal para la cual se barajan los primeros meses de 2017. Ambos dirigentes han bromeado en Twitter sobre la “guerra” dentro del Consejo Ciudadano. “Envíen cascos azules. Stop. Muchas bajas. Stop. No se puede. Stop”, escribió Errejón. “Queremos a Errejón aunque sea un cabrón" gritan los pablistas-peronistas. No perdonamos a Ferreras que no haya hecho ARV por nosotros”, escribió Iglesias.

Leave A Reply

Your email address will not be published.