Carmen Lizárraga: “En Podemos hay gente que nunca creyó en las instituciones”

3
Entrevista a Carmen Lizarraga
Carmen Lizárraga, presidenta del Grupo Parlamentario de Podemos en Andalucía y candidata a la secretaría general autonómica. / Ahora Andalucía

Es doctora en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad de Granada. Desde marzo de 2015 ejerce como diputada de Podemos en el Parlamento Andaluz. Además, es la actual presidenta del grupo parlamentario tras el fallecimiento de José Luis Serrano, a quien consideraba uno de sus padres políticos y mentor intelectual. También forma parte del Consejo Ciudadano Autonómico de Podemos. Ahora aspira a ser la secretaria general del partido morado en Andalucía. Su candidatura se llama Ahora Andalucía y agrupa a la mayor parte de la corriente considerada "errejonista" en aquella región. Una corriente crítica que no ha conseguido la unidad para enfrentarse a Teresa Rodríguez ya que también Begoña Gutiérrez, de Andalucía Plaza a Plaza, concurre al proceso. Carmen Lizárraga (Granada, 1969) atiende telefónicamente a cuartopoder.es para explicar las propuestas de su candidatura.

Publicidad

— ¿Qué le ha motivado a presentarse como candidata a secretaria general de Podemos Andalucía?

— En principio, cuando se convocó la asamblea, y eso es algo que sigo manteniendo, nos parecía que no era el momento. Estamos pasando mucha envidia del proceso de Madrid porque se están votando documentos por una parte y por otra, la lista. En Andalucía nos parecía que el debate no se ajustaba a los tiempos. Ahora bien, habiendo superado esa fase de desencanto, sabiendo que no íbamos a tener un debate con tiempos propios, decidí, colectivamente, dar un paso al frente. En lugar de quedarnos acomodados solamente con la labor parlamentaria, decidimos dar un paso al frente y visibilizar nuestras diferencias políticas. Era cuestión de estar quieto o moverse. Y nos movimos, porque para eso hemos llegado a la política. Mientras esté en política tengo que ser responsable y coherente. La coherencia fue lo que nos llevó a visibilizar otro proyecto.

— ¿Cuáles son esas diferencias políticas que dice hay que visibilizar?

"Podemos tiene que ser un proyecto de empoderamiento social y colectivo"

— La diferencia política más destacada es que yo diría que nuestro proyecto es antipoder y contrapoder desde el punto de vista político y organizativo. En lo político por ejemplo, en lo que se refiere al territorio, cuando decimos federalidad o plurinacionalidad no nos referimos a establecer una confrontación Sevilla-Madrid como lo hace Susana Díaz. Nos referimos a que dentro la misma organización, en Andalucía tiene que haber una descentralización. Esto requiere de un reparto del poder, pasar de una organización jerárquica a una mucho más horizontal. Eso requiere la renuncia a la concentración del poder en algunos órganos, tal y como existe ahora mismo. Por eso proponemos un modelo en el que se pase de los Consejos ciudadanos y secretarías generales a algo que vaya más en la línea de equipos de trabajo. Y que permita la participación de todo el mundo. Podemos tiene que ser un proyecto de empoderamiento social. Es decir, del incremento de las capacidades que tienen las personas de forma individual para mejorar sus condiciones de vida. Para elegir la vida que quieren vivir. Y también un empoderamiento colectivo, posibilitar que la gente esté en comunidad, bien sea en movimientos populares o en la política institucional.

— En cuestiones organizativas proponen un asunto muy novedoso. El llamado “modelo Yagüe” por el cual se eliminaría la secretaría general y la ejecutiva para establecer una portavocía coral. De hecho usted se ha comprometido, si sale elegida, a dimitir en un año para implantar este modelo.

— Se trata de transitar y superar el modelo de organización de Vistalegre. Me parece que la otra candidatura señala que ha habido una soledad de los círculos o de las alcaldías. Que el partido no ha funcionado. Eso lo he podido ver yo también. Aquí lo que ha funcionado como órgano político ha sido el grupo parlamentario. Si esa organización no funciona, porque en el fondo se está utilizando lo mismo que otros partidos, hay que poner en cuestión el modelo organizativo. No las personas que están dentro sino qué método estamos usando. Hay que superar Vistalegre. Las responsabilidades tienen que ir acompañadas de un trabajo de dinamización en áreas concretas y con interrelación con el trabajo institucional, de manera que todo el mundo se pone a funcionar. Se pone en marcha la inteligencia colectiva del territorio. Por eso son mecanismos contrapoder y antipoder. El poder está, pero repartido y descentralizado.

— En la primera asamblea ciudadana de Podemos Andalucía todas las sensibilidades formaron una candidatura conjunta. Ahora no, ¿por qué? ¿Ha influido el trabajo y las relaciones creadas durante este tiempo para ello?

"Andalucía parece una sucursal del PP después de darle el Gobierno a Rajoy"

— El grupo parlamentario ha funcionado a todos los efectos como órgano político en Andalucía. No ha sido el Consejo Ciudadano andaluz. Es un grupo donde había mucha diversidad, muchas sensibilidades diferentes. Pero se ha actuado siempre con mucha responsabilidad y coherencia. La gente ha hecho su trabajo porque teníamos enfrente al PSOE, PP y C's. No hay más remedio que unirse para hacer un trabajo serio. ¿Cómo lo hemos llevado? Hablando. En muchos casos con consensos en el grupo. En otros casos no lo ha habido y se ha tenido que votar posicionamientos. Han sido siempre temas políticos, nunca jamás se ha llevado al plano personal. Igual que este proceso, que es algo político. Se ha funcionado bien. En el Consejo Ciudadano en cambio el funcionamiento no ha sido bueno. Y no es una cosa que diga yo, se reconoce en el documento de la otra candidatura también. Lo que me preocupa es que en año y medio no se haya puesto solución y ahora se quiera resolver a través de una asamblea exprés. Ha generado ciertas molestias. Si la cosa no funciona y queremos una construcción colectiva, nada mejor que una asamblea con unos tiempos propios. Y desde mi punto de vista, en otro momento en el que lo fundamental es el debate a la externa. Una de las cosas fundamentales de nuestra candidatura es generar un partido que sirva como alternativa de Gobierno en Andalucía. Andalucía parece una sucursal del PP después de darle el Gobierno a Rajoy. Las políticas de recortes, a quien más perjudican en toda España es a Andalucía.

— Durante el proceso, hubo un acercamiento entre ustedes y el proyecto de Plaza a Plaza, que cuenta con Begoña Gutiérrez y Sergio Pascual. Al final decidieron no unirse. ¿Qué ha pasado? ¿Se ha vetado expresamente a esas personas como han publicado algunos medios?

— Conforme íbamos negociando nos hemos dado cuenta de que somos proyectos diferentes. Eso es lo que ha pasado al final. En lo político y en lo organizativo somos distintos. Por ejemplo, en Plaza a Plaza hay provincias andaluzas que no tendrían representación en el CCA. Almería, por ejemplo. No lo podemos entender de ninguna manera. Después, respecto a la metodología de la construcción de la lista, cada candidatura ha optado por un método. Respetables son todos. Está el de todo por primarias o el designar a la mayor parte y 8 por las provincias. El nuestro me parece el más equilibrado de todos porque tenemos una parte de operatividad, con una lista de personas que han demostrado sobradamente su trabajo, y muy útil. Por ejemplo, el consejero ha anunciado que se paraliza la fusión hospitalaria en Granada. Ahí tenemos a nuestro parlamentario Juan Antonio Gil, que está en la comisión de Salud defendiendo esta paralización. Y luego hay un equilibrio territorial con 16 personas que han sido elegidas por primarias en los territorios. Luego, nuestro proyecto político me parece más completo, simplemente ya por las páginas que tiene. Es muy breve el documento político de Plaza a Plaza.

Entrevista a Carmen Lizarraga
Lizárraga, en otra imagen. / Ahora Andalucía

— Cuando salió el proyecto de Ahora Andalucía, salió un texto con una crítica muy directa a Teresa Rodríguez, de la que decía no tener altura política. Luego se retiró esa mención. ¿Cómo valora su papel en la secretaría general?

— Creo que no hay que hacer valoraciones individuales. Por eso retiramos la frase. Además nos referíamos a la premura con la que se había llevado a cabo la asamblea y a que había sido de manera unilateral. Eso no lo compartíamos, se expresó así, estuvo mal expresado y se rectificó. Para eso también estamos aquí, para rectificar cosas y creo que lo deberíamos hacer más a menudo. Precisamente porque no estoy a favor de los hiperliderazgos, decir que este proyecto, el de su candidatura, es exclusivo de Teresa Rodríguez, haría un flaco favor al proyecto de Podemos en Andalucía. No es un proyecto de ella, es colectivo. Es mi compañera, una persona que está a mi lado en el Parlamento y está haciendo una buena labor como portavoz parlamentaria. Es ella quien ha reconocido en la carta que mandó a los inscritos que la organización no está funcionando. Tal vez, si hubiéramos hablado en la Ejecutiva antes de mandar esa carta, se podría haber hecho de otra manera. Pero ya no se puede volver atrás.

— En cualquier caso, las diferencias políticas existentes, ¿cómo de grandes son? ¿Cómo se construye una organización desde las diferencias?

— Se construye con una gestión sana de las diferencias. Y sobre todo con un sistema de convivencia que funcione y que ahora no existe. Esa es otra de nuestras aportaciones. Proponemos un comité de garantías independiente. Este sistema, que también incluye unos órganos de mediación provinciales, nos va a garantizar a la militancia unas condiciones de tranquilidad. Además se debe garantizar que todo el mundo puede participar en Podemos en igualdad de condiciones. Aquí aparece otro elemento clave: la despatriarcalización del partido. No es una opción eso de que participen las mujeres, sino obligatorio para poder conseguir el empoderamiento de toda la ciudadanía andaluza. No podemos pasar a nadie por alto.

— ¿Qué relación guarda el proceso andaluz con los debates en Podemos a nivel estatal? La suya se considera una candidatura errejonista. ¿Existen en Andalucía el errejonismo y el pablismo?

"El errejonismo y el pablismo existen pero en Andalucía encerrarnos en ese debate no nos hace ningún favor"

— El errejonismo y el pablismo existen. Eso, ¿quién lo puede negar? Sería negar lo evidente. Pero en Andalucía, encerrarnos exclusivamente en un debate errejonismo-pablismo no nos hace ningún favor. La simplificación en Andalucía, un territorio tan extenso, tan diverso, no nos hace ningún favor. A mí me preguntaron que si yo era errejonista o pablista. Yo dije que era serranista, de José Luis Serrano. Él estableció que necesitamos un debate andaluz propio, y tener un pensamiento político andaluz propio. Porque Andalucía tiene un hecho socioeconómico diferencial. Es lo que hay que poner encima de la mesa. Lo que nos mueve es, por ejemplo, que una parte muy importante de Andalucía haya tenido que irse fuera de su comunidad. Ya sea en los años 60-70 a alimentar procesos de industrialización en el Norte de España o Europa. O ya sea hoy en día, gente muy preparada que se está yendo por fuerza. Este hecho se está dando aquí más. La tasa de desempleo es la mayor de España. Son cosas que hay que poner encima de la mesa.

— ¿Qué relación debe mantener Podemos con IU? ¿Se puede trasladar la confluencia estatal a Andalucía?

— Por una parte, el trabajo que se está llevando ya a cabo con IU en el Congreso está siendo excelente. Se está demostrando la coherencia de la coalición. Por otro lado, a mí Antonio Maíllo me parece una persona con la que da gusto trabajar. Estamos logrando acuerdos a nivel de institución y en el Parlamento andaluz. Tenemos coincidencias con IU. Podemos nació en Andalucía como un proyecto propio, destinado a superar dicotomías que nos parecen antiguas. Hay realidades sociales que no responden a esas dicotomías. Por ejemplo, sujetos desmercantilizadas, sin ingresos. A esas no las recogen las antiguas dicotomías izquierda-derecha. Los recortes tampoco los recogen. Nos parece importante poner eso en valor. Debemos ser un partido autónomo y federado pero debemos ser capaces de alcanzar alianzas en base a objetivos propios. Y ser capaces de articular un sujeto político andaluz para ser alternativa de Gobierno a Susana Díaz. Si en eso está la voluntad de IU en Andalucía, mano tendida.

— El PSOE andaluz y Susana Díaz ha tenido un papel clave en la abstención para dejar gobernar a Rajoy. ¿Cómo puede afectar en Andalucía?

— Susana Díaz lo que está haciendo ahora mismo es darle al PP las tijeras para que siga continuando con los recortes. Y además perjudique a Andalucía. Parece que hubiera un pacto detrás de esto. Que fuera un pacto diciendo: para ti la Moncloa y para mí San Telmo. Hay algo que me gustaría señalar de lo que yo he visto en el trabajo del PSOE andaluz. Me llama la atención la incapacidad de Gobierno y de generar un modelo de desarrollo que saque a Andalucía de la situación socioeconómica en la que se encuentra. Hablo del PSOE de ahora. Y la incapacidad de diálogo con Podemos. Ahora se van a presentar los presupuestos, este lunes 31. Estamos muy preocupados con ellos. La dirección del grupo parlamentario de Podemos mandamos una carta a la consejera de Hacienda para decirle que queríamos una reunión para que nos contara cómo se estaban elaborando los presupuestos. No nos han respondido. No lo puedo entender. Ese diálogo, ¿dónde está? Lo de la incapacidad de Gobierno lo digo también por muchas promesas que son incumplidas. Las traen una y otra vez a los plenos o los medios de comunicación pero nunca llegan.

— En Podemos hay un debate abierto sobre cómo articular la relación entre calle e instituciones, sobre dónde poner más el foco. ¿Cómo ve esta dicotomía o falsa dicotomía?

"Es más urgente que nunca tener un partido fuerte que sea alternativa
de Gobierno
en Andalucía"

— Creemos que deber haber un equilibrio entre la política institucional y la no institucional. Al final, las instituciones son las normas que rigen nuestro comportamiento, según las teorías institucionalistas. Esas normas, bien se construyen en las instituciones o a través de la costumbre o comportamiento social. Eso se puede cambiar en las instituciones. A través de la política institucional se puede mejorar la vida de la gente. Estamos convencidos de que es una herramienta poderosa para ello. No estamos de acuerdo con que las instituciones sean un cloroformo. Me parece que detrás de eso lo que hay es gente que nunca creyó en las instituciones y entró en ellas con una coraza antinstitucional. La tenían antes de entrar en la política institucional, no se la han quitado y no sé por qué. Cuando entras a un sitio hay que quitarse los escudos y ponerse a trabajar duro porque estás en la institución y te pagan por eso. Yo tengo que estar dentro y demostrar que la institución es válida, y si no lo es cambiarla desde dentro. Eso no está reñido con que el movimiento popular tenga que ser muy importante y la política no institucional pueda cambiar las cosas. Pero al final, donde se ha decidido la paralización de la fusión hospitalaria ha sido en la institución. Por eso, es más urgente que nunca tener un partido fuerte que sea alternativa de Gobierno en Andalucía.

3 Comments
  1. Eli says

    Apañao está Podemos Andalucía con gente como esta al frente.
    Señora Lizárraga, ustedes en Andalucía, sois menos oposición al Psoe que los Riveritas. Lo de la división entre las dos listas errejonistas es un cuento. Sigue habiendo una lista, la de Pascual. Lo del proceso electoral, tratando de criticar a la otra lista lo explica Echenique con claridad: lo que se está haciendo es cumplir con la legalidad. Más que os pese. No busque culpables, Podemos Andalucía nació herida desde que se impuso la lista plancha Claro que Podemos, la de Pascual y sus novias.
    No va a ser facil la salida, pero Andalucía se merece otros políticos.

  2. Eduardo Richart García says

    Si esta lista sale adelante me doy de baja de Podemos….no quiero saber nada que huela al nefasto Sergio Pascual….VOTO TERESA RODRIGUEZ SECRETARIA GENERAL PODEMOS ANDALUCIA.

  3. Eduardo Richart García says

    Mi voto TERESA RODRIGUEZ SECRETARIA GENERAL PODEMOS ANDALUCIA, lo demás cuentos.

Leave A Reply

Your email address will not be published.