La gira de Sánchez por las agrupaciones deberá esperar a su regreso de EEUU

 

Imagen de la página web de Pedro Sánchez, desde donde recaba apoyos. / sanchezcastejon.es
Imagen de la página web de Pedro Sánchez, desde donde recaba apoyos para presentar su candidatura a secretario general del PSOE. / sanchezcastejon.es

Sigue la trifulca interna en el PSOE. Amplios sectores del partido reclaman a la Comisión Gestora que ponga fecha cuanto antes al congreso extraordinario. Mientras el exsecretario general, Pedro Sánchez, que hoy viaja a Washimgton para apoyar a Hillary Clinton y seguir el resultado de las presidenciales, continúa recogiendo adhesiones de cara a las primarias, la gestora que preside Javier Fernández sopesa la conveniencia de posponer el congreso hasta el mes de septiembre de 2017. Por su parte, el dirigente vasco Patxi López dio ayer el primer paso para optar a la Secretaría General del partido con un artículo en El País en el que esboza su proyecto.

Publicidad

El "a partir del lunes cojo mi coche para recorrer de nuevo todos los rincones de España y escuchar a quienes no han sido escuchados" que prometió Sánchez tras renunciar a su escaño deberá esperar al menos hasta el jueves tras el anuncio del exsecretario general, a través de Twitter, de que se desplazará a Estados Unidos para seguir de primera mano el desenlace de las elecciones presidenciales en aquel país.

En cualquier caso, la web sánchezcastejón, que el defenestrado abrió hace una semana, llevaba registradas un millón de visitas hasta ayer, sábado, según confirmaron sus colaboradores. Más de 60.000 afiliados y simpatizantes se han inscrito para prestarle su apoyo explícito. Sánchez y su equipo examinarán los lugares de donde proceden las adhesiones, que además del nombre, los apellidos y el correo electrónico, han de consignar el distrito postal, para dibujar la ruta de campaña con asambleas abiertas por las distintas agrupaciones.

Sánchez cuenta a priori con la simpatía de casi la mitad de los afiliados que firmaron por la celebración de un congreso extraordinario. Tanto las firmas como las actas de las asambleas de base que se pronunciaron por el 'no' a Rajoy y al PP serán elevadas a la dirección provisional del PSOE para que cumpla estrictamente la previsión estatutaria de convocar el congreso extraordinario. En esa exigencia se situaron ayer la secretaria general de Madrid y alcaldesa de Getafe, Sara Hernández y la mayoría del comité regional del partido.

Hernández pidió que se inicien “cuanto antes y de manera urgente” los trámites para la celebración del congreso y las elecciones a secretario general con el fin de “debatir en profundidad” el futuro proyecto político del partido. Más de 40 agrupaciones de las 140 con que cuenta el PSOE-M presentaron un escrito en el que se insta a la gestora a “poner fecha” a las primarias y al congreso. “Es el denominador común en las asambleas locales”, dijo el vicesecretario general y alcalde de Alcalá de Henares, Javier Rodríguez. Sin embargo, el concejal madrileño Antonio Miguel Carmona, en la oposición a Hernández y en su día a Sánchez, estimó que el escrito sólo tiene el apoyo del 20% de la organización. Para no acentuar la división, no se votó. No obstante, se instará a la Gestora a poner fecha al congreso antes de fin de año.

Igualmente, el dirigente del PSC, Miquel Iceta, apremió a la Gestora a convocar el congreso, diciendo que “las gestoras son para tiempos breves”. En el marco del XIII congreso, el reelegido primer secretario apostó por mantener la unidad política con el PSOE y señaló que “no quiere separarse ni un milímetro de sus hermanos”. Tras la decisión del PSC de votar 'no' a Rajoy y al PP en el Comité Federal del PSOE y mantener su posición sin respetar el resultado del máximo órgano socialista en el que participan, está pendiente la revisión del protocolo de relaciones anunciada por Fernández.

Por su parte, los barones o dirigentes regionales, que encabezados por la presidenta andaluza Susana Díaz dominan la dirección provisional del partido, hablan ya de “la refundación” y no ocultan la intención de alargar el proceso. Su previsión consiste en ampliar los plazos de lo que sería un congreso extraordinario que se limitase a elegir nueva dirección. Con el fin de que toda la organización pudiese participar en los debates sobre el modelo organizativo y las propuestas políticas y sociales, como si se tratase de un congreso ordinario, quieren diferir el congreso a septiembre de 2017. Un objetivo no confesado por lo evidente es que Sánchez se desfonde y la militancia le olvide.

En esta tesitura y ante las posiciones tan firmes como irreconciliables entre Sánchez y Díaz, el exlehendakari y expresidente del Congreso de los Diputados, Patxi López, lanzó ayer su opción con un artículo de fondo en el que plantea cuatro ejes básicos: a quién defienden los socialistas, cuál ha de ser la reforma de la administración (incluida la autonómica, que destina menos del 50% del presupuesto a servicios sociales), cuál debe ser la participación en la economía (“Es la hora de que la política recupere la primacía sobre los poderes especulativos”, dice) y definir un modelo de Estado moderno. López era el candidato preferido de Alfredo Pérez Rubalcaba como sucesor cuando el también dirigente vasco, Eduardo Madina, forzó las elecciones primarias a la secretaría general que después ganó Sánchez frente a él y al candidato de Izquierda Socialista, José Antonio Pérez Tapias.