Más del 30% de los afiliados andaluces rechaza a Susana Díaz para liderar el PSOE

Susana Díaz y Felipe González, ayer durante un acto en Sevilla. / José Manuel Vidal (Efe)
Susana Díaz y Felipe González, a la derecha de la imagen, el pasado jueves, durante un acto celebrado en Sevilla. / José Manuel Vidal (Efe)

Más del 30% de los afiliados socialistas andaluces rechaza la política de Susana Díaz. La estimación no es oficial ni se refleja en ninguna encuesta, pero los «susanistas» admiten un porcentaje de contestación interna que podría llegar al 30% de la militancia. Esta contestación interna es clave ante la posibilidad de que la presidenta de la Junta de Andalucía presente su candidatura a la Secretaría General del PSOE.

En Sevilla se ha creado una plataforma que agrupa a más de doscientos afiliados críticos con Díaz. Se trata de un grupo encabezado por Nieves Hernández que, aunque no apuesta abiertamente por Pedro Sánchez, exige que se convoquen elecciones primarias para la elección del secretario general del PSOE y advierte del peligro de que Díaz y la gestora cambien las normas.

Publicidad

En Granada, el profesor José Antonio Pérez Tapias, otrora candidato de Izquierda Socialista a la Secretaría General, ha impulsado una plataforma con la misma orientación: elecciones primarias y congreso extraordinario. No son partidarios de Díaz, quien, por otra parte, nunca se sometió a un proceso de elección directa, pero tampoco está claro que apoyen a Sánchez.

La oposición a Díaz cobra mucha fuerza en Cádiz, con el exdiputado Rafael Román, una personalidad de prestigio que ha apoyado a Pedro Sánchez y se muestra convencido de que hiciera lo que hiciese, los barones le tenían sentenciado. Tanto los críticos gaditanos como el círculo creado en Málaga, con más de trescientos afiliados, así como en Córdoba y Almería por militantes de base, estarían dispuestos a apoyar una opción como la que podría representar Patxi López para el liderazgo del PSOE.

Las personas consultadas en el PSOE de Andalucía, entre las que se encuentra el exsecretario de Organización, Luis Pizarro, no tienen ninguna duda de que Díaz es quien maneja de hecho la dirección provisional del PSOE y no descartan que, llegado el caso, proponga la supresión del procedimiento de primarias para elegir al secretario general del partido, aunque lo mantenga para la elección del candidato a la presidencia del Gobierno.

Los críticos a Díaz reconocen que se mantienen ocultos por temor a las represalias internas, pero siguen sumando firmas con Izquierda Socialista y con el alcalde de Jun (Granada), José Antonio Rodríguez Salas, para exigir el congreso extraordinario y las primarias. Tienen claro que la presidenta andaluza no sería la mejor candidata al liderazgo del PSOE y, mientras algunos mantienen su apuesta por Sánchez, otros están a la expectativa de que surja una tercera vía.