SATO DÍAZ | Publicado: - Actualizado: 5/1/2017 19:18

Raquel Tenías, con una pegatina de su campaña, en una manifestación. / Twitter
Raquel Tenías, con una pegatina de su campaña @RaqlAbsolucion , en una manifestación. / Twitter

La activista de las Marchas de la Dignidad de Aragón, Raquel Tenías, se enfrenta mañana, viernes 25 de noviembre, a un juicio en el Juzgado de lo Penal número 13 de Madrid en el que el fiscal pide cuatro años de prisión para ella por atentado contra la autoridad, desórdenes y daños al mobiliario urbano. La activista, que también es militante de IU y de Zaragoza En Común y miembro del movimiento vecinal de la Federación de Barrios de Zaragoza, niega rotundamente los cargos de los que se le acusa. Todo sucedió el 22 de marzo de 2014, tras la multitudinaria manifestación organizada por las Marchas de la Dignidad que colapsó el centro de Madrid con gente de todo el Estado exigiendo “pan, trabajo, techo y dignidad”. Aunque la protesta fue pacífica, la Policía cargó contra los que protestaban antes de que terminara el acto de cierre de la jornada. Por este motivo, las Marchas pusieron una querella criminal contra la entonces delegada del Gobierno en la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, y mandos policiales responsables en aquel momento, entre los que se encontraban Ignacio Cosidó, como director general de la Policía, y Arsenio Fernández de Mesa, como director general de la Guardia Civil.

Pero el caso de Tenías sucedió después, cuando se disolvió la manifestación y ella, junto a un grupo de compañeros, se dirigía hacia la Plaza de Toros de Las Ventas, donde estaban aparcados los autobuses que les transportarían hasta la capital aragonesa. Eran sobre las 21.00 y la activista lo recuerda así: “Ya íbamos por la Puerta de Alcalá, hacia los autobuses y, de pronto, oímos jaleo, venía gente corriendo, nos apartamos y unos segundos después me dieron un golpe en la pierna y me empujaron contra la pared”. Entonces fue cuando vio que “estaba rodeada de antidisturbios”, los cuales, según relata la activista, le “tiraron al suelo, esposaron y presionaron muchísimo en el pecho”. “No podía casi ni respirar, estaba muy asustada, apretada contra el suelo, yo les dije que no entendía nada, que eso era un error, que me dejaran llamar a mis compañeros y me dijeron que me callase, que estaba detenida”, describe Tenías. “Me metieron en una furgoneta y me llevaron a la Comisaría de Moratalaz, donde estuve desde el sábado por la noche hasta el lunes a las 17.00, cuando me llevaron a Plaza de Castilla a ver al juez”.

22m_batalla_campal_recoletos_1
Cargas policiales y disturbios en el Paseo R ecoletos tras la manifestación del 22M en 2014. / Alejandro Torrús

Durante el tiempo que estuvo en la Comisaría, el comportamiento de los agentes “no fue el adecuado”, según califica esta militante aragonesa de IU. “Estábamos unas 20 personas detenidas en una sala grande donde estaban los policías nacionales. Nos obligaron a permanecer con la vista al frente, sin hablar con nadie, un montón de horas, hasta las cinco de la mañana no me bajaron al calabozo”, recuerda Tenías. “Yo me pude sentar, pero los chicos detenidos tuvieron que estar de pie y con las manos en alto todo el tiempo, luego me llevaron a otra sala y me pidieron la documentación, los datos, un teléfono de contacto de algún familiar…. No entendía nada, me dijeron que me habían detenido por desórdenes”. Después de registrar sus datos, la bajaron al calabozo. “Allí estuvimos sin luz, sin hacernos ningún caso durante mucho tiempo, nos tiraron un envase con paella congelada y una lata de judías para comer”, cuenta, recordando cómo se sentía en aquel momento: “El domingo quería pasarlo con mi hijo tranquilamente y de repente estaba en una celda a oscuras. Te sientes muy mal, muy desvalida y desprotegida. Sufrí trato vejatorio policial y me quieren meter en prisión cuatro años por manifestarme”, comenta.

El lunes, 24 de marzo del 2014, la llevaron por la tarde, en torno a las 17.00, a los Juzgados de Plaza de Castilla, donde tenía que declarar ante el juez que le leyó los motivos por los que estaba detenida: “Desórdenes y daños en la Embajada de Francia”. “Yo no tengo ni idea de dónde está la Embajada francesa en Madrid, pensaba que todo ese tema quedaría en nada”, asegura Tenías. Pero no fue así, en enero de 2015 recibió la acusación y el llamamiento para el juicio con un añadido sorprendente: “Además ponía atentado contra la autoridad, me pedían cuatro años de cárcel, no me lo creía”. Entonces llegó la movilización por redes sociales y concentraciones y muestras de apoyo en Zaragoza, el resto de Aragón y otros lugares del Estado. “Todo lo que se movilizó en Zaragoza fue increíble, también en todo Aragón y Madrid, el movimiento vecinal, organizaciones políticas aragonesas que me dieron mucho apoyo, me han hecho perfiles de apoyo en redes sociales, un blog… Lanzamos una campaña con más de 25.000 firmas y adhesiones que me mostraban su apoyo”, relata. “La campaña ha sido muy emocionante, tener a tanta gente detrás hace que se viva de otra manera, da mucha fuerza, porque llevo dos años y medio con este tema en la cabeza, lo he sufrido mucho y mi hijo y mi entorno también”, asegura esta activista.

Este mes le llegó la notificación con la fecha del juicio: viernes, 25 de noviembre, en Madrid. Su abogado le recomienda que esté tranquila, que no hay pruebas, que el caso no tiene por qué ir a más. “Niego rotundamente todas las acusaciones. Además, el policía en ningún caso me identificó a mí, el fiscal se tomó muy a pecho esto para lanzar una acusación tan exagerada”, se queja Tenías. “Tengo muchas ganas de que el viernes se celebre el juicio, se aclare todo y se haga justicia, yo no hice nada y no hay ninguna prueba de lo que se me acusa”, reitera. “De todas formas, estoy preocupada porque pidan cuatro años de cárcel por ir a una manifestación pacífica. No es delito ir a una manifestación y hacerla de forma pacífica para pedir pan, trabajo, techo y dignidad. Es muy preocupante que esto pase en una sociedad democrática”, añade. “Es una forma de reprimir la movilización. Esto le podría haber pasado a cualquier persona que salga a la calle a manifestarse y a reclamar derechos básicos”, prosigue Raquel Tenías. Todavía, en el 2014, no se había aprobado la conocida como “Ley Mordaza“.

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -

- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend