Los errejonistas cuestionan la imparcialidad de la Comisión de Garantías

Espinar_senador
Ramón Espinar, secretario general de Podemos en la Comunidad de Madrid y diputado autonómico, en una intervención en el Senado. / Efe

Una nueva resolución de la Comisión de Garantías Estatal de Podemos ha vuelto a avivar la brecha existente, sobre todo en la Comunidad de Madrid, entre los sectores afines a Pablo Iglesias e Íñigo Errejón. Este órgano ya impidió que se aplicara el sistema de primarias Borda, proporcional, en el proceso autonómico en el que concurrieron Ramón Espinar y Rita Maestre. Algo que defendían las dos candidaturas pero que fue protestado con más fuerza desde el proyecto de la portavoz en el Ayuntamiento de Madrid. Ahora, la polémica se ha creado en torno al número de cargos que ostenta Espinar. Los documentos aprobados en Madrid determinan que cualquier persona de Podemos sólo puede tener un máximo de dos cargos, sean internos o públicos. Espinar tiene tres: secretario general, diputado autonómico y senador. Una resolución de la Comisión de Garantías, realizada a petición de Espinar, lo exonera de obligarlo a cumplir esta premisa. Mientras tanto, desde el sector “errejonista” se ha criticado duramente desde varios foros la decisión y cuestionan la imparcialidad y el funcionamiento de este órgano.

Publicidad

La resolución completa, a la que ha tenido acceso cuartopoder.es, está fechada el 21 de noviembre. En ella se incluyen los antecedentes del caso, señalando que durante el mes de octubre se les solicitó desde la Secretaría de Organización Estatal la revisión de todos los documentos de los diferentes territorios con un proceso asambleario abierto y, posteriormente, recibieron los textos aprobados por los inscritos. Entre ellos, el documento “Órganos Autonómicos: función y Coordinación” de Madrid, que establece un “Régimen de Incompatibilidades”. En él se afirma que se apuesta por no hacer distinción entre cargo interno y cargo público sino limitando a “Una persona, dos cargos” con independencia de si éstos son internos o externos. El 11 de noviembre se emitió un escrito a la dirección madrileña que señalaba lo siguiente: “De acuerdo con el mandato de la Disposición transitoria octava de los Estatutos y el Art. XII del Código Ético, el Régimen de Incompatibilidades, en tanto que limitación del derecho de sufragio pasivo, será reglamentado por el Consejo Ciudadano Estatal, por lo que lo aquí dispuesto debe entenderse como una recomendación”.

El día 12 fue elegido Espinar y no fue hasta el día 19 cuando la Comisión de Garantías recibió la consulta de Espinar en los siguientes términos: “Antes de tomar una decisión en clave personal, quiero solicitar a la Comisión de Garantías Democráticas un informe al respecto de qué debo hacer, dado que, además de Secretario General, soy senador y diputado autonómico en virtud del doble mandato que establece el Estatuto de Autonomía de la Comunidad de Madrid”. La contestación, dos días después, reitera el concepto de “recomendación” en el régimen de incompatibilidades. Y argumenta la justificación dada por el propio Espinar hace días. Es decir, que no puede dejar de ser senador o diputado porque ambos cargos van unidos en su caso.

“Algunos cargos exigen para ser desempeñados la pertenencia a un cuerpo determinado, por lo que -en caso de entenderse como cargos diferenciados- necesariamente agotarían la posibilidad de ejercerlos, desposeyendo a quiénes los ostentaren de la posibilidad de optar a cargos de representación interna dentro del Partido, cosa que podría contravenir lo dispuesto en el Artículo 8 de la Ley Orgánica 6/2002 de Partidos Políticos. Este tipo de limitación en el concepto de cargo público impediría -por ejemplo- que la persona que ostentare la Secretaría General fuera elegido/a Presidente/a del Gobierno si fuera miembro -como es habitual- del Congreso o Asamblea que lo nombra”, señala el texto.

Por tanto, la conclusión de este órgano de arbitraje es la siguiente: “El Secretario General de Podemos en la Comunidad de Madrid no tiene estatutariamente más limitaciones en su derecho fundamental a la participación política que las previstas en el Código Ético que ha suscrito de forma voluntaria, expresa y personalmente”.

Aunque los consejeros ciudadanos autonómicos de Podemos del sector “errejonista” se han mantenido generalmente al margen de esta cuestión hasta el momento, numerosas voces criticaron ayer esta resolución. Algunos de forma más explícita que otros. Varias fuentes consultadas por este medio señalan que el órgano de arbitraje, presidido por Gloria Elizo, tiene una clara mayoría afín a Iglesias y por consiguiente a Espinar. En público, algunos dirigentes o cargos reforzaron esa idea. “Todo mi rechazo ante los dictámenes partidarios que acaban con las decisiones democráticas de las bases de Podemos”, destacó en Twitter Miguel Ardanuy, diputado autonómico y consejero estatal. “Resolución extraordinaria de Garantías de espaldas a parte de sus miembros, tumba lo votado por la gente. Días en los que no reconoces Podemos”, señaló Eva Muñoz, consejera estatal. En este sentido, hay que destacar que la resolución la firmaron sólo tres de los integrantes de la Comisión, Clara Tomás, Denis Maguire y Pablo Fernández, que forman la llamada Comisión de Deliberación. También Rita Maestre mostró su disconformidad: "Respetar la democracia es respetar los documentos. Que la burocracia no rompa el espíritu de lo votado por la mayoría".

Otros dos dirigentes estatales como Jorge Lago o Jorge Moruno realizaron textos al respecto en sus canales de Telegram. “Si el conjunto de los y las madrileñas no respaldaron que los cargos de Podemos puedan acumular más de dos cargos, no creo que sea necesaria una decisión técnica (siempre interpretable y discutible) que contravenga este deseo para que la cumplamos todos los representantes de Podemos”, señala una parte del escrito de Lago. “Es tarea urgente buscar soluciones; normas colectivas que garanticen la independencia y el buen funcionamiento de la Comisión de Garantías. Ahora mismo la legitimidad democrática choca con una Comisión de Garantías que desoye y aplica "recomendaciones" de manera arbitraria”, opina Moruno.

Desde el sector de Espinar, según las fuentes consultadas, reiteran que el caso del diputado y senador es especial por las argumentaciones técnicas esgrimidas. Además muestran su malestar por la protesta del sector “errejonista” y critican que estén instalados continuamente a la interna generando inquietud con supuestas faltas de democracia y deslegitimando órganos internos. “Es tiempo de trabajar juntos y no de poner palos en las ruedas: el voto de los inscritos y la resolución de garantías son claros”, añaden. El propio Espinar también se refirió al tema en las redes sociales: "Trabajar por la gente, respetar la democracia también cuando no has ganado. Que Podemos hable más de propuestas y menos de sí mismo".

Paralelamente, según fuentes de la dirección autonómica, sí que ha habido al menos dos consejeros autonómicos que voluntariamente dimitieron de alguno de sus cargos para no llegar a tres. Es el caso de José Manuel López, portavoz en la Asamblea de Madrid y cuestionado desde la nueva mayoría creada tras las primarias. Era ya diputado y consejero municipal en Madrid. Al acceder al nuevo puesto regional dimitió del municipal. Una situación parecida a la de Pablo G. Perpinya, que era concejal en Pozuelo y secretario general en dicha localidad. Al pasar a ser consejero autonómico, ha abandonado el otro cargo orgánico local. Misma situación se ha producido con Luis Andrés Pérez en Torrejón de Ardoz.