El comité del PSOE da un margen a los agraciados para que repartan el 'gordo'

9
Actualización a las 20:00 horas con nueva información

El anuncio de judiciación del gordo de la Lotería de Navidad por parte del comité de empresa del PSOE para obligar a los agraciados con los cinco décimos de regalo del primer premio a abrir una cuenta en el partido y repartir el dinero, quedó ayer pendiente de la decisión que adopten los premiados. El asunto ha envenenado la convivencia interna en Ferraz. Uno de los principales agraciados, el jefe de personal Goyo Martínez, que había denunciado en comisaría la pérdida del décimo, hizo saber a los compañeros que su participación apareció en manos de una persona con la que intercambió lotería. El comité volverá a tratar la cuestión después de las fiestas. Las fuentes consultadas dijeron que mantienen la amenaza de demanda judicial.

El sorteo de la Lotería de Navidad de 2016 pasará a la pequeña historia de las paradojas de cómo la suerte se convirtió en desgracia. Desgracia para el PSOE, el partido en crisis, cuyos trabajadores de la sede federal han sufrido un ERE con bajas voluntarias y jubilaciones anticipadas. También la formación política más castigada por los electores en los 365 días que la Tierra ha tardado en dar una vuelta alrededor del sol entre sorteo y sorteo navideño. Les cuento.

Publicidad

Los trabajadores de la sede de Ferraz compran desde hace décadas el 'número de Ramón Rubial' para el sorteo de la Lotería de Navidad. Es el 91.674. Quien más quien menos llevaba su participación. Los periodistas que cubren la información del partido, también. No es que el número del histórico presidente del PSOE, aquel vasco recio que ejercía la presidencia del partido como mediador entre los guerristas y los renovadores del amanecer, tuviera una magia o una ventura especial. De hecho, ni la pedrea le ha rozado en los últimos años.

En esas estaba el personal de Ferraz a las 13:00 horas de ayer cuando, al acudir a la copa navideña que organiza la sección sindical de la UGT con el nombre de 'Vino Obrero', se enteran de que a algunos compañeros les ha tocado el gordo, es decir el primer premio recién cantado por los niños de San Ildefonso, el 66.513. La noticia era estupenda. Pero el hecho de que no fuera precisamente el número de Rubial decepcionó a muchos y puso sobre aviso a un 'pedrista' con una terminal mediática, una prima, en un periódico digital. “¿Cómo puede ser que a algunos les haya tocado el gordo y a otros no?”, se preguntó un compañero en conversación con su prima periodista y con otros trabajadores.

Surgió de inmediato la petición de aclaraciones. El 'número de Rubial' no había sido agraciado, pero el gordo había tocado a algunos compañeros que llevaban el de la suerte. Lo ocurrido era sencillo de explicar. El encargado de comprar la lotería, Juan Miguel Rojo, conocido como Juanmi, que además de ser empleado del área de administración de Ferraz es secretario de organización de la agrupación de Entrevías (Madrid), adquirió las participaciones del número tradicional, el 'número de Rubial', en el despacho de lotería La Esperanza, que regenta un primo suyo. Como la compra era apreciable (unos 40.000 euros), el primo le regaló cinco participaciones de otro número, el 66.513, en el que fue a caer el primer premio.

Juanmi entregó a sus compañeros de departamento, comenzando por su jefe y responsable de personal de Ferraz, Goyo Martínez, tres participaciones. Los compañeros, al enterarse de que el gordo era de regalo por la compra de la lotería para el conjunto de la casa, pusieron el grito en la atmósfera y les exigieron que repartieran la dádiva, que, en este caso, no era grano de anís (490.000 euros), pero Rojo, Martínez, Restituto Hernández (jefe de administración) y los otros diez administrativos con los que Juanmi había compartido dos décimos replicaron que verdes las han segado.

De la alegría inicial, con mensaje de Twitter incluido, se pasó a la discordia. Si la suerte va por barrios, el comité de empresa entendió que había caído en la misma manzana, en el mismo barco, y exigió a los agraciados que ingresen el dinero en una cuenta del partido para su equitativo reparto. El jefe de personal, Goyo, y el de administración, Resti, dijeron a este medio que no han incumplido la norma interna que les obliga a rechazar regalos de más de 60 euros. En este caso, la participación en el número premiado era de 20 euros. Pero el comité de empresa anuncia una demanda judicial si no reparten la pasta.

Así las cosas, la Gestora se vio obligada a aclarar en un comunicado a última hora de ayer que “el PSOE no administra, distribuye ni gestiona Lotería de Navidad” y que son los propios trabajadores los que se encargan de la administración y distribución del número jugado (91.674), que no ha resultado premiado. Y añade que “algunos trabajadores, a título personal, fueron agraciados con el primer premio”. En resumen, el azar no entiende de igualdad ni equidad, el materialismo dialéctico no corre por sus venas y al que Dios se la dé, san Pedro se la bendiga. Salud.

9 Comments
  1. Atun says

    JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA

  2. Piedra says

    Si, Atun, tu rite, rite, pero la cosa es muy seria.

  3. juas says

    JAJAJA ¡Son todos unos chorizos de mucho cuidado!, ni preparado se puede hacer un ridículo semejante…

  4. Sancho says

    Sancho, con el PSOE hemos topado

  5. clari says

    Claaaaaaaaaaaaro,ahora reclaman los dècimos porque tienen premio,eso antes del sorteo hombre,antes

  6. netpaco says

    ¿Cómo se explica que los trabajadores de Ferraz jugaran durante décadas en Navidad el número 91.674 si éste no se puso a la venta hasta el año 2011?

  7. santaklaus says

    Todo lo s que les ocurra a unos traidores es poco. Primero se vendieron a la banca. Y como eso no fué suficientge regalaron el voto de la gente de izquierdas al PP. Se lo merecen, eso y más.

  8. aristoleches says

    El problema del PSOE es que los socialistas han sido substituidos por los sociolistos.

Leave A Reply

Your email address will not be published.