Más de 800 inscritos firman un manifiesto para evitar que Podemos sea “un circo de gladiadores”

iglesias-errejon-abrazo-efe
Iglesias y Errejón se abrazan durante un acto de Podemos en 2014. / Efe

La disputa interna entre las diferentes corrientes de Podemos disgusta profundamente a las bases del partido, que han dado un toque de atención a través del manifiesto El abrazo para llamar a la cordura y al consenso de cara a la próxima asamblea de Vistalegre II. La iniciativa, que fue impulsada por el grupo provincial de Ávila hace más de una semana, ya ha logrado el apoyo de más de 800 personas y sigue sumando firmas. Uno de los impulsores de la propuesta, el secretario de Análisis Político y Social de Podemos en Castilla y León, Javier Mestre, ha indicado que es urgente cambiar la dinámica actual que ha convertido el proceso preasambleario “en un circo de gladiadores”.

Publicidad

Los filósofos Carlos Fernández Liria y Santiago Alba Rico, además del catedrático de la Universidad Complutense de Madrid José Luis Villacañas, se han sumado a un manifiesto impulsado en su mayoría por personas que no cuentan con cargos orgánicos dentro de Podemos y que creen urgente realizar un verdadero diálogo, ya que consideran que la formación está perdiendo fuerza en una lucha interna entre las diferentes corrientes.

El documento ha logrado el apoyo de las bases en diferentes puntos de España como Asturias, Andalucía, Cataluña, Galicia o Extremadura. “Nosotros no nos identificamos con esta situación de las facciones. Es una cosa muy madrileña y una división que se impone desde el centro y no nos gusta nada”, ha indicado Mestre en declaraciones a cuartopoder.es.

El hartazgo se vierte en un manifiesto que llama a utilizar “toda la inteligencia política, toda la astucia” para combatir a “los poderosos que están saqueando nuestra patria” y que busca una asamblea ciudadana de “reencuentro y reconstitución” para consolidar un proyecto político que creen en peligro si se continúa con una dinámica contraria a la integración. “No es el momento de entablar combate y que unos ganen y otros pierdan. Hay que esforzarse en una dinámica constituyente, que consiste, como no puede ser de otra forma, en ganar todos perdiendo también todos un poco”, reza el documento.

En sentido contrario a la lógica de los plebiscitos, el manifiesto apareció poco antes de que se conocieran los resultados en el referéndum sobre el sistema de votación para Vistalegre II en el que se impuso, por un escaso margen, la propuesta defendida por el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, a la respaldada por Íñigo Errejón. Para Mestre, el proceso previo a la asamblea ciudadana “ya ha empezado mal”, desde el momento en el que los sistemas de votación se plantearon como “una cuestión de elegir y no de acordar”.

La escasez de acuerdos internos en este sentido y la pelea mediática que han sostenido los líderes de Podemos ha empujado a muchos miembros de la formación a respaldar un documento donde, según Mestre, “la gente encuentra el discurso” que estaba esperando. “Lo que es una verdadera lástima es que el discurso que deberían haber dado nuestros dirigentes, lo estemos dando compañeros y compañeras que hasta ahora hemos sido simples soldados”, ha lamentado el miembro de la formación morada.

Depende de los apoyos que consigan reunir, los impulsores del manifiesto barajan presentar un documento en la asamblea o exponer el mismo ante los dirigentes de Podemos en un acto público. “Tenemos muchas opciones abiertas y nos pondremos en contacto con todo el mundo que ha firmado. Desde luego, nuestra idea no es crear una facción, sino todo lo contrario”, ha subrayado Mestre.

El manifiesto ha continuado la suma de apoyos en paralelo al cruce de acusaciones en Podemos que se ha recrudecido por la destitución del portavoz en la Asamblea de Madrid, José Manuel López. “Si unos ganan y otros pierden y no se abre la posibilidad del acuerdo constituyente, Podemos vivirá, como ha sucedido hasta el momento, en permanente crisis interna, en un entorno competitivo devastador para la ilusión que necesitamos las buenas gentes de este país para poder intervenir en la Historia”, señala el documento.

(*) María F. Sánchez es periodista.