López: “No podemos hablar de integración por la mañana y votar ceses por la tarde”

Entrevista José Manuel López
José Manuel López, ayer, a su llegada a la reunión del Grupo Parlamentario de la Asamblea de Madrid donde se decidió su cese como portavoz de Podemos. / Paco Campos (Efe)

La sustitución del portavoz del Grupo Parlamentario de la Asamblea de Madrid, José Manuel López, próximo a la corriente errejonista, por la dirigente de Anticapitalistas Lorena Ruiz-Huerta ha desatado una crisis sin parangón en Podemos que se ha materializado en un crudo enfrentamiento en las redes sociales y los medios de comunicación entre las diferentes facciones del partido. López, un ingeniero agrónomo que fue candidato a presidente de la Comunidad de Madrid por su partido en las elecciones de 2015, califica la decisión de su cese de “vieja política” y, de cara a Vistalegre II, aboga por construir un Podemos más plural en el que la diferencia sea un valor y no un problema.

– ¿Ni Ramón Espinar ni nadie de la dirección le comunicaron antes del viernes pasado que querían debatir su cese?

Publicidad

"Seguramente,
mi cese es una decisión tomada previamente a
las primarias en
un acuerdo entre
dos partes"

– Me llamaron 10 minutos antes de la reunión y me comunicaron que planteaban el cese y que luego iba a haber un debate. Lorena (Ruíz-Huerta) lo explicaba bien ayer en eldiario.es: esta es una decisión que estaba tomada ya hace tiempo y que la ejecutaron este día. No había nada que debatir y tanto es así que ayer en la reunión del grupo parlamentario ni si quiera todo el mundo estuvo. Seguramente, es una decisión tomada previamente a las primarias en un acuerdo entre dos partes. Esto en términos orgánicos es legítimo, pero en términos políticos, en una organización como la nuestra, que ha traído las primarias a la política de este país, es más complicado de entender. Sobre todo cuando el trabajo se está haciendo bien y en Madrid la propia (Cristina) Cifuentes reconoce que somos la oposición.

– ¿Cree que su destitución tiene que ver con la situación de división creada en Podemos en Madrid por las nueve dimisiones de 'errejonistas' en la dirección madrileña que hubo en marzo? ¿Pudo ser el origen del conflicto?

– Yo creo que no. Creo que dimitir es un derecho. Juan Carlos Monedero dimitió el día que presentamos el Banco del Agua en las elecciones y yo le defendí porque me pareció que ejercía un derecho. Tiene que ver con cómo nos estamos planteando lo interno. Aquí hay dos problemas. Solo nos podemos plantear lo interno, si miramos lo externo. Vistalegre II no puede ser un debate sobre cómo somos, sino sobre qué queremos hacia la sociedad, cómo vamos a hacer la descentralización, el cambio constitucional, la reforma fiscal, qué vamos a hacer con la educación y la sanidad, cómo generamos un rescate ciudadano estable por ley... Ahí, nos organizamos. Y ese organizarse interno tiene que ver con la pluralidad. La consulta de la semana pasada lo que nos dice es que somos plurales y, de hecho, lo que cayó derrotado la semana pasada fue la lógica plebiscitaria. Hay dos proyectos muy equilibrados, algo muy positivo, porque el 15M y nosotros hemos traído al país el empoderamiento de la política, no sólo de los nuestros, sino de los demás partidos. Tenemos que generar una cultura interna donde no es más fuerte el que arrasa al otro, sino el que genera una lógica de fortaleza de debate público. Ayer fue un mal día para Podemos porque nosotros teníamos que haber estado hablando de la crisis del Partido Popular en Madrid y estábamos hablando de nuestro ombligo.

"Pedimos hacia fuera democracia, proporcionalidad y un sistema más participativo. No podemos pedir para fuera lo que no nos aplicamos dentro"

¿Cómo se soluciona la situación del partido en Madrid teniendo en cuenta la situación de división que hay?

– Nosotros estamos reflexionando sobre qué hemos hecho mal. Yo no hablaría de división, sino de pluralidad. Lo que tenemos que generar es una lógica donde haya diferentes grupos con diferentes formas de entender la pluralidad. Hay que dar espacio a todos porque no puede ser que un grupo, por un solo voto, diga: “Todo es para mí”... Eso no genera pluralidad y no es lo que la sociedad nos pide. Nosotros estamos pidiendo hacia fuera democracia, proporcionalidad y un sistema mucho más participativo. No podemos pedir para fuera lo que no nos aplicamos dentro.

– ¿Qué piensa sobre que ayer Iglesias pidiera perdón y prometiera parar la “espiral de torpeza”?

– Comparto lo que dice Pablo en el vídeo. Esto hay que pararlo. La gente que confió en nosotros no entiende lo que estamos haciendo. Ahora, tenemos que decir las cosas y hacerlas. No podemos hablar de integración por la mañana y votar ceses por la tarde. Tiene que haber tranquilidad, por la mañana y por la tarde. Esa es la política que se nos está pidiendo. Lo otro ya lo conocíamos: decir una cosa y hacer otra. Lo que tenemos que aprender de estas situaciones de crisis es que hay que hacer debates más amables.

– ¿Qué cree que debe hacer la corriente 'errejonista' en Vistalegre II?

– Yo creo que nosotros somos plurales. Tengo una edad para incluirme en una etiqueta. Yo tengo mi criterio y lo expongo. Vine a un espacio donde entendí que la diversidad era un valor, no un problema. Parece 'La metamorfosis': yo me acuesto siendo una cosa y al final me levanto siendo otra. Lo primero que tenemos que hacer para gobernar es tener la conciencia de que vamos a gobernar. Los partidos de la izquierda tradicional siempre se han pensando en la oposición y, con eso, marcas una pauta. El régimen del 78 ha caído, hay que generar un sistema nuevo y nosotros tenemos en la mano las herramientas para hacerlo.

"Lo que nos dicen los resultados de
la consulta de la semana pasada
es que somos
plurales y que esa pluralidad tiene que estar dentro"

El otro tema clave es que la pluralidad se plantea para pensarse como gobierno y no como oposición. Nosotros no hemos venido a refundar la izquierda. Necesitamos un proyecto mucho más ancho porque lo estrecho tiene cabida en lo ancho sin problema, pero lo ancho no cabe en lo estrecho. A la interna, nosotros necesitamos gestionar la pluralidad. Lo que nos dicen los resultados de la consulta de la semana pasada es que somos plurales y que esa pluralidad tiene que estar dentro. Tenemos que ir con un sistema interno que garantice que todo el mundo esté representado y pueda debatir y que no haya ninguno que por su fortaleza someta al otro. Esto tiene que ver con la proporcionalidad y la rotación. La clave es que la sociedad civil se active y estemos en pleno contacto con la realidad. En Vistalegre II necesitamos debatir una política orgánica que nos permita ganar en el país. Yo creo que en Vistalegre el 90 por ciento debe ser para decidir qué país queremos en términos de política real y el 10 por ciento debe ser para decidir cómo trabajamos internamente.

-- Ramón Espinar anunció que le propondrían seguir formando parte de la dirección de su grupo en la Asamblea. ¿Ha sido así? ¿A qué va a dedicarse ahora?

– Me lo propusieron. Yo dije que no, que no he venido a trabajar sobre los sillones, sino sobre los problemas de la gente. Ya dejé mi trabajo en el que pagaban más, así que no he venido a eso. Voy a seguir trabajando en la Asamblea y en la región como consejero y diputado. A mí me votó la gente para ser portavoz y el Consejo ha decidido que sea diputado raso y me parece bien, de acuerdo a la legalidad orgánica, y yo voy a seguir haciendo mi trabajo, ahora más que nunca. Se está produciendo un proceso de abatimiento por las situaciones de la semana pasada, pero no es el momento de abatirse, es el momento de decidir cómo queremos ser. Hemos estado dos años pegando carteles en una dinámica electoral, hemos tenido que parar a pensarnos y, en el momento de pensarse, es cuando hay que estar presente.

(*) María F. Sánchez es periodista.