La frágil tregua de Navidad en Podemos

7
errejon-iglesias-efe
Íñigo Errejón, secretario político de Podemos, y Pablo Iglesias, secretario general del partido, en una imagen de archivo. / Efe

Los finales de año sirven para reflexionar y hacer balance. Atendiendo a ello, Pablo Iglesias difundió el miércoles la lectura de una una carta en respuesta a Teresa Torres, la “abuela de Podemos”, en la que reconocía que su partido había avergonzado a los inscritos con una disputa interna que se ha alargado durante meses y que se recrudeció el pasado fin de semana a través de las redes sociales y los medios de comunicación. Como secretario general, entonaba el mea culpa, pedía perdón y prometía parar la “espiral de torpeza”, al tiempo que solicitaba la colaboración de sus compañeros de partido para dejar de lado los ataques ofensivos.

Publicidad

Era su manera de intentar enterrar el hacha de guerra que muchos habían levantado en Nochebuena, cuando las diferentes facciones de Podemos publicaron una oleada de tuits a favor y en contra del hashtag #IñigoAsiNo, que había impulsado la corriente afín a Iglesias para dar un “toque de atención” a Íñigo Errejón –en palabras del secretario de Organización, Pablo Echenique,– por supuestamente fomentar la división interna con sus declaraciones.

La raíz de la disputa (que no la semilla) fue el cese del portavoz de Podemos en la Asamblea de Madrid, José Manuel López, afín al 'errejonismo', y su reemplazo por la ahora presidenta del grupo parlamentario, la 'anticapitalista' Lorena Ruiz-Huerta. Efectuado el relevo esta semana y una vez terminado el cruce de acusaciones o reprimendas, los sectores de ambos políticos desean que la situación se estabilice para poder continuar así con el trabajo dentro del partido en Madrid, donde hasta ahora una Cristina Cifuentes con graves problemas dentro del Partido Popular capitalino ha escuchado tranquilamente desde su refugio el resonar de las balas.

Iglesias tiene la intención de recomponer la situación y que las tensiones no lleguen a un punto donde sea imposible el acuerdo, según aseguran a cuartopoder.es fuentes cercanas al secretario general. Del otro lado, Errejón, con visible intención de apaciguar los ánimos, agradecía al líder de Podemos que pidiera disculpas. “Gracias Pablo Iglesias, a Podemos le toca madurar como org. y a todos nosotros estar a la altura de las esperanzas que hemos despertado”, escribía en su cuenta oficial de Twitter. A su vez, el eurodiputado Miguel Urbán, de la corriente Anticapitalistas, llamaba a la “cordura” y reivindicaba un Podemos unido.

Sin embargo, y aunque muchos ansíen la calma que llega tras la tormenta, todavía está por ver si las buenas intenciones se consuman en hechos de cara a la segunda asamblea estatal de Vistalegre II. De momento, las espadas siguen levantadas. El filósofo Santiago Alba Rico, vinculado a Podemos desde el nacimiento de la organización, publicaba este viernes en cuartopoder.es un contundente artículo con el que contestaba a Manolo Monereo, también colaborador de este diario y diputado de la formación morada. En el escrito apuntaba que “Pablo Iglesias tendría que haberse encerrado con Íñigo Errejón en una habitación tras tirar la llave al mar y no haber salido hasta haber llegado a un acuerdo”, al tiempo que confesaba que Iglesias no le parece “un buen secretario general” y preferiría que se limitara a poner “su verbo y su genio” al servicio del partido.

Podemos busca reformularse después de una intensa etapa electoral y ha visto materializarse su primera gran crisis. El primer encontronazo entre facciones tuvo lugar en las primarias de la Comunidad de Madrid, que se saldaron con la victoria de la lista encabezada por Ramón Espinar, afín a Iglesias. Por ello, el relevo en la portavocía es entendido por el sector mayoritario en Madrid como algo democrático y legítimo tras los cambios en el Consejo Ciudadano y en la hoja de ruta, mientras que la facción afín a López, cercana al 'errejonismo', considera que el cese no responde a la pluralidad y “la integración de la diferencia” –en palabras de Errejón– que debe caracterizar Podemos.

Uno de los asuntos clave de la discordia es que el cese de López no tuvo lugar inmediatamente después de las primarias, el pasado mes de noviembre, sino que se produjo apenas 24 horas después de que en la consulta para decidir el sistema de votación para Vistalegre II se impusiera por un escaso margen la propuesta de Iglesias. A raíz de ello, los 'errejonistas' consideraron que el ajustado resultado demostraba que mucha gente dentro del partido apoyaba su propuesta y que, por ello, el secretario general debía reconocer la pluralidad y ceder a la hora de las negociaciones. Además, Errejón defendía la posibilidad de presentar una proyecto propio si no llegaba a un pacto o se establecía algún cambio reglamentario. Poco después, el 23 de diciembre, se producía la destitución del portavoz de Madrid afín al 'errejonismo', algo que supuso un jarro de agua fría para muchos.

Tras la votación en el Consejo Ciudadano de Madrid, que se inclinó por el cese de López con más de una veintena de votos a favor, una abstención y tres en contra, Errejón escribió en Twitter: “Este no es el camino”. Tras el comentario, el núcleo duro de Iglesias impulsó el hashtag #ÍñigoAsíNo y dirigentes como Irene Montero, Ramón Espinar o Pablo Echenique reprendieron al secretario político acusándole de dividir Podemos. La refriega estaba servida.

Al mismo tiempo, caminaba en paralelo el manifiesto de #ElAbrazo, un escrito apoyado hasta la fecha por más de 2.000 personas en todo el territorio español y que muestra el hartazgo de las bases de Podemos por la disputa interna entre las diferentes corrientes. Uno de los impulsores de la propuesta, el secretario de Análisis Político y Social de Podemos en Castilla y León, Javier Mestre, ponía de manifiesto que la mayoría de los inscritos se sienten poco identificados con una diferenciación entre las facciones del partido que se impone desde el centro y señalaba la urgencia de cambiar la dinámica actual que ha convertido el proceso preasambleario “en un circo de gladiadores”. El tiempo dirá si es posible el cambio de rumbo y las semanas que quedan hasta la celebración de Vistalegre II serán cruciales para que la tregua, de momento frágil, consiga consolidarse.

(*) María F. Sánchez es periodista.
7 Comments
  1. zen says

    El debate es siempre bueno, pero siguiendo un código ético. Ganar no es todo. Así que viva la diversidad, la pluralidad, la transversalidad, etc. Pero ateniéndose a unas reglas éticas de conducta. Se trata de cambiar la sociedad para bien. Así que no hay que dejarse seducir por las trampas electoralistas y mediáticas, hay que consensuar la reglas de la libre competición de ideas en base a una deontología argumentativa. Pluralidad y participación son más necesarias que el fanatismo competitivo en base a caras. Y no hay que caer en la excesiva profesionalización de la política y de los políticos. Salud.

  2. pepito says

    Muy buen articulo

  3. ificrates says

    En Podemos no hay tregua, hay silencio, roto, por cierto, por Alba Rico.
    Mientras no tengan otra estrúctura y lider menos broncas y con menos mala leche, porque Iglesias es un broncas, un macho alfa que solo es feliz con el ordeno y mando….o actuen de manera inteligente y no visceral, seguirá el jaleo, que por cierto, no es nuevo es constante desde su nacimiento, cuando echaron a codazos a la mayoría de los del 15M para poner a traidores a IU o a oportunistas de todo pelaje.
    Como Podemos no deje la estrúctura aristocrática, seguirá la guerra civil entre los distintos aristócratas.

  4. Demócrata. says

    Juan C. Monedero se me ha dirigido diciéndome que sin Podemos me jodo. Primer error, en mi caso habría que decir seguirás jodido. El que se va a joder (volver a joder) es el que dejó de estar jodido con Podemos.
    Segundo error: Si desaparece Podemos, dejará de estar jodido aquel que haya utilizado esta plataforma como palanca para relanzarse personalmente, es decir, todos aquellos que contribuyen de forma consciente a la destrucción de Podemos.
    Tercer error: a mí no vas a conseguir meterme el miedo con que me la estoy jugando a vida o muerte, se lo metes a quien sin vivir la angustia de una jodienda inminente, no ve la necesidad de buscársela.

  5. R says

    Si cae Podemos, al PP se le acaba la estrategia del miedo («que vienen los rojos», «que os quitan la pensión», «Venezuela» etc etc)

    Al PP le interesa que exista Podemos, por eso Podemos sale todos los días en radio, prensa y TV, por noticias ridículas como ésta (vídeos, cartas, entrevistas, treguas, piques artificiales)… No tienen nada ya que ofrecer

    Lo que está creciendo es la abstención, la gente está harta y cansada de tantas mentiras, del PPSOE y de Ciudadanos, y también de Podemos. No hay pluralidad en Podemos, ni gaitas

    Los sondeos de opinión, de La Razón o de Sigma 2, están falseando los datos sobre abstención. Cuidado pues

  6. Antono says

    En cualquier caso: la unidad de acción tenia que ser la premisa principal de Podemos, salvo que en los manuales de «Politologia» no figure este principio de un partido con propuestas de cambio. La derecha, es más de «izquierdas» en eso de la unidad, que ningún otro, tal vez porque la derecha se reparte la tarta, y la izquierda los problemas sociales. Unidad o fracaso. Ese el el dilema.

  7. Paco Cherp says

    Podemos nunca debió convertirse en un partido. Convertir en partido lo que siempre debió ser una apuesta metodológica pluripartidista le cerró la puerta automáticamente para ser la alternativa de los de abajo (una categoría demasiado plural para identificarse con un solo partido). Ahora tienen la oportunidad de corregir ese error: disolviendo Podemos en dos o tres partidos distintos pero dispuestos a entenderse entre ellos y con el resto de las izquierdas del estado español (desde lo que quede de izquierda en el PSOE hasta Bildu y ERC, pasando por Compromis o Equo). Un “frente amplio” PLURAL es la única fórmula capaz de derribar al régimen del 78.
    Tendrán los señoritos de la Complutense la humildad y la altura de miras suficiente o se empecinaran en su (fracasado) engendro?

Leave A Reply

Your email address will not be published.