Trillo asegura que su regreso es voluntario y que reingresará en el Consejo de Estado

Europa Press (YouTube)

Federico Trillo, actual embajador de España en Londres, ha asegurado que no hay ninguna responsabilidad pendiente de depurar en el caso del accidente del Yak 42, que él regresa a España a petición propia, que probablemente se incorporará al Consejo de Estado, cuyo dictamen ha devuelto a la actualidad el asunto la muerte de los 62 militares españoles, y que, además, no descarta llegar a presidir esta institución. Todo esto ha dicho el exministro de Defensa durante su participación en el programa de Carlos Herrera, en la Cadena Cope.

Durante la conversación, el político del PP ha asegurado que fue él mismo quien, el verano pasado, solicitó su relevo al entonces titular de Exteriores, José Manuel García-Margallo. «Ya lo tenía decidido, estaba con las maletas prácticamente hechas» ha dicho antes de agregar que,  además, ya había trasladado a Alfonso Dastís, actual ministro de Asuntos Exteriores, que su intención era la de «regresar a España».

Publicidad

Ha añadido Trillo que, en cualquier caso, no se le podía reclamar que asumiera ninguna responsabilidad política porque, en primer lugar, ya habían quedado depuradas al concurrir a las elecciones de 2004, 2008 y 2011, a las que compareció como cabeza de lista del Partido Popular por Alicante. Pero, además, tampoco lo puede hacer ahora, señaló, ya que no está ejerciendo un cargo político.

Aprovechó también la ocasión para arremeter contra el dictamen del Consejo de Estado, en el que se le acusa de no haber velado por la seguridad de sus subalternos, como exige la ley, y dijo del laudo que no es más que «una opinión» y que «no aporta nada» al caso.

De hecho, destacó que es falso que él tuviese cualquier tipo de responsabilidad en aquel accidente, ocurrido el 26 de mayo de 2003 en las inmediaciones de la localidad turca de Trebisonda, y recordó que la comisión internacional que estudió el luctuoso suceso concluyó que la catástrofe fue fruto de un error de los pilotos, o del personal del aeropuerto de destino. Añadió que los tribunales españoles que examinaron el caso, entre ellos la Audiencia Nacional, habían llegado a la misma conclusión.

De esta manera, el exministro de Defensa respondía al dictamen, en el que se señala que hizo oídos sordos a las quejas de los militares, que habían señalado que el avión, de fabricación rusa y operado por una compañía alemana, estaba mal mantenido y no era seguro. El Consejo de Estado concluye que Defensa nunca hizo caso de aquellas advertencias y que, por tanto, es responsable de lo sucedido con aquel vuelo.

Respecto a su futuro, Trillo dijo que probablemente se reincorporará a su puesto en el Consejo de Estado. «Hace ya más de un año fui al Consejo de Estado a decirles que volvía y que iba a ocupar la plaza de letrado mayor decano del Consejo que es lo soy en este momento, por antigüedad. Esa es mi intención, si luego me derivo a mi despacho pues ya se verá», declaró el aún embajador en declaraciones que recoge el diario El País.

Añadió que no descarta que en un momento no demasiado lejano, pudiera incluso llegar a presidir este organismo consultivo. Y puesto que a esta especie de consejo de sabios se refería, aprovechó para arremeter contra él y señalar que le parecía grave que alguno de sus miembros hubiese dado a conocer a terceros las conclusiones del dictamen. Se quejó de que el documento había sido filtrado «por los mismos de siempre, al mismo grupo de siempre».