LUIS DÍEZ | Publicado: - Actualizado: 18/2/2017 17:40

Javier-Fernández y Miquel Iceta. Primarias socialistas
Javier Fernández, presidente de la Gestora del PSOE, y Miquel Iceta, del PSC, durante el encuentro que mantuvieron el 15 de noviembre último. / Efe

La crisis de las relaciones entre el PSOE y el PSC impedirá al Comité Federal socialista fijar la fecha concreta de las elecciones primarias en su reunión del próximo sábado, aunque fuentes de Ferraz dan por hecho que el congreso será en junio, lo que obligaría a convocar antes la votación interna para elegir secretario general. De momento, el ajuste de cuentas con el PSC, emprendido por la Comisión Gestora que preside el asturiano Javier Fernández, se ha convertido una baza política para los partidarios de Susana Díaz que exigen un compromiso de neutralidad a Miquel Iceta y su equipo en el caso de que Pedro Sánchez opte a la reelección.

Ya se recordará que la crisis de relaciones estalló como un huevo podrido después de que el PSC, que apoyó la política de Sánchez hasta el último minuto, desobedeciera el mandato del Comité Federal socialista de votar abstención en la investidura del candidato del PP, Mariano Rajoy, a la presidencia del Gobierno. Sus siete diputados (más 8 de las listas del PSOE) votaron “no” a Rajoy. Las explicaciones de Iceta sobre la especial situación política en Cataluña sirvieron de poco. Todos los diputados del PSC fueron multados con 600 euros y apartados de la dirección del grupo y de las portavocías en las comisiones parlamentarias.

Pero lo más importante fue que Fernández llamó a capítulo a Iceta para abordar la revisión del protocolo de relaciones entre ambos partidos, algo con lo que había amagado Alfredo Pérez Rubalcaba en su etapa de secretario general y a lo que no se había atrevido. El documento de relaciones entre ambos partidos autónomos y con personalidad jurídica propia data de 1979 y, según coinciden dirigentes de las dos formaciones, “había funcionado razonablemente bien” a pesar del desequilibrio evidente a favor del PSC, que elige delegados a los congresos del PSOE y cuenta con sus representantes en su Comité Federal, algo que no ocurre a la inversa.

La comisión bilateral encargada de revisar el protocolo ha avanzado rápidamente en la coordinación política, según reconoce la eurodiputada Elena Valenciano, que forma parte de la misma, sobre todo después de que los representantes del PSC reiteraran la vigencia y validez de la declaración de Granada sobre el Estado Federal y asumieran que el término “nación” posee un contenido histórico, cultural e identitario, pero no jurídico, es decir que no debe emplearse como elemento separatista.

En cambio, el ajuste de las relaciones orgánicas entre ambos partidos está siendo mucho más complicado y, según Valenciano, no se espera que cristalice en una propuesta hasta la reunión prevista para el viernes, 27 de enero. Las partes dan por supuesto que el PSC podrá seguir teniendo delegados en el próximo congreso del PSOE y seguirá contando con representación en el Comité Federal. Sin embargo, no está definido un aspecto esencial, en el que la reciprocidad resulta difícil, como es la participación de los militantes del PSC en las primarias del PSOE para elegir al secretario general. La cuestión de si podrán avalar y después votar para elegir al futuro líder del PSOE, como ocurrió en 2014, sigue sin respuesta. Lo que algunos dirigentes tienen claro es que la mayoría de los afiliados catalanes no respaldarán a Díaz.

Aunque de antemano es sabido que quien manda (en este caso, los barones que desalojaron a Sánchez) decide el calendario, el argumento técnico del protocolo pendiente con el PSC contribuye a dilatar el proceso de interinidad de la dirección provisional del partido, más allá de las previsiones estatutarias. Según personas cercanas a la presidenta andaluza, Díaz, el congreso se celebraría en el mes de junio. Las plataformas de militantes, los críticos y los “pedristas” siguen reclamando las primarias y el congreso antes de Semana Santa (del 10 al 16 de abril). Denuncian que el tiempo corre a favor de los “aparatos oligárquicos”, “los de las poltronas”, y debilita al partido.

El portavoz de la Gestora, Mario Jiménez, reiteró ayer que el Comité Federal del próximo sábado aprobará el calendario político del partido. Sobre la fecha del Congreso Federal, el presidente Fernández está realizando consultas privadas con los secretarios generales de las federaciones. En todo caso, Jiménez dijo que espera que la decisión que adopte el Federal “sea acatada por toda la organización y que todos las energías del partido se centren en la conformación del nuevo proyecto político para dar respuesta al nuevo tiempo y convertir al socialismo en la alternativa de gobierno”.

Artículos Relacionados

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -

- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend