Del Olmo: “El documento de Iglesias es el artefacto sobre el que pivota la unidad”

Juanma_DelOlmo
Juanma Del Olmo, diputado de Podemos y responsable de actividades internas de la secretaría general de Pablo Iglesias, durante la entrevista con cuartopoder.es. / Dani Gago (Podemos)

Como cargo público ejerce sus funciones desde su escaño en el Congreso. Es diputado por Valladolid. Dentro de Podemos, aparte de ser miembro del Consejo Ciudadano Estatal, es una de las personas más cercanas a Pablo Iglesias. De hecho, es el responsable de actividades internas de la secretaría general. Su nombre aparece entre las personas del equipo de Iglesias, “Podemos para todas”, que han aportado ideas para el documento político que se presentó la semana pasada. Un texto sobre el que reitera la idea de que busca “unidad” para incluir a todas las corrientes del partido morado. Juanma del Olmo (Soria, 1982) recibe a cuartopoder.es en una sala de la Cámara Baja para explicar las cuestiones más importantes del proyecto político presentado por Iglesias y otras cuestiones de actualidad de cara a Vistalegre II, de cuyo equipo técnico también forma parte.

Publicidad

— ¿Cómo resumiría las líneas principales del documento de Iglesias, “Plan 2020”?

— El documento hace un esfuerzo por satisfacer y responder a ese reclamo de unidad que están pidiendo los inscritos y que consideramos también nos reclaman los votantes. Lo que hizo Pablo el otro día fue intentar recoger ya de partida las aportaciones de muchos compañeros y compañeras no para lanzar su tesis sino para situar ese documento como artefacto principal sobre el que pueda pivotar la unidad. Es uno de los objetivos, lanzar un documento que plantee una hoja de ruta hasta las próximas elecciones generales donde el foco principal lo ponemos en la tarea que le toca hacer a Podemos. Ésta es ganar las elecciones al PP y gobernar España. Pablo combina las dos cosas, poner en el epicentro ganar las elecciones a Mariano Rajoy, da mucha importancia a las municipales y autonómicas, y sobre todo, lanzar las líneas para la construcción de un movimiento popular.

Además todo eso lo combina habiendo recibido aportaciones de gentes diferentes porque se quiere buscar hasta el final una unidad que nos permita llegar a Vistalegre en una situación en la que los compañeros debatan de documentos y no haya documentos contra compañeros.

Publicidad

— Hay una idea importante que es la construcción de un bloque social y popular. “Ganaremos si las victorias no son de Podemos, sino del bloque social y popular”, señala. ¿En qué consiste ese bloque y cómo se construye?

— Desde los inicios de Podemos hemos tenido una cosa muy clara. La posibilidad de generar un espacio que pueda conseguir ser mayoritario en este país no pasa sólo por incluir a las personas que se organizan en torno a Podemos. En eso hemos sido muy claros con los hechos. Siempre hemos apostado por la generación de espacios de confluencia en los territorios históricos del país e incluso en las generales. Nosotros lo llamamos el espacio del cambio. En él queremos incluir a la gente que está organizada en Podemos pero que también atraiga a otros sectores, como ya lo hemos hecho, que se han sumado a la posibilidad de articular un frente ante las políticas austericidas del PP. Tiene que seguir fortaleciéndose y atrayendo a mucha más gente. Porque con los 5 millones de votos no hacemos frente a las políticas de Rajoy.

Hemos dicho que queríamos hacer una organización con 100.000 militantes y un millón de inscritos, que salga hacia afuera y aspire en un plazo breve, hasta las próximas generales, a crear un espacio mayoritario con otros actores que no son Podemos para disputar las elecciones.

— Pero, ¿Podemos seguirá siendo un partido autónomo?, ¿se convertirá en otra cosa? Hay un cierto temor en que se camine hacia una fusión con IU y que se llegue a un nuevo partido.

“En ningún caso se plantea la fusión con IU (…) Creo que es bueno que mantengamos la independencia organizativa pero avanzando en la construcción de una agenda social”

— En ningún caso se plantea la fusión con IU. Lo que se está planteando es que hemos arrancado un espacio político amplio que tiene la oportunidad de incluir a gente que no se referenciaba en Podemos. Y la relación que debe seguir fortaleciendo ese espacio es la que comparta una agenda social. No necesariamente tiene que haber una relación orgánica entre organizaciones. Es bueno que cada uno mantengamos nuestra independencia organizativa pero avanzando en la construcción de una agenda social. Hay muchas cosas que nos demandan los ciudadanos. Estaríamos desatendiendo los llamamientos a la unidad si en cuestiones como la pobreza energética o la disputa por el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) no nos pusiéramos de acuerdo con esas organizaciones más allá de los proceso electorales.

— En una entrevista con este medio, Sergio Pascual identificaba una dicotomía, aunque reconociendo que era simplificada, a elegir entre un “frente de izquierdas” y un “partido-movimiento transversal”. ¿Ese esquema es real ahora mismo en las dos posiciones principales?

— Creo que no. Esas etiquetas ahora mismo son interesantes para quien quiera configurar espacios internos de cara a un proceso asambleario. Pero no son la realidad de Podemos. Si algo compartimos las diferentes personas que estamos intentando trasladar ideas para la asamblea es que queremos generar un espacio colectivo con ánimo de victoria. No creo que nadie porque no defienda un Podemos ganador quiera un Podemos perdedor. Esas etiquetas no facilitan los debates. Lo que sucede ahora mismo en Podemos es que hay que definir ciertos matices. El documento de Pablo es lo suficientemente amplio y nos permite poner como punto de partida cuál es nuestra relación con los actores políticos y respecto a la agenda social y el trabajo parlamentario.

Ha habido un falso debate muchos años en la izquierda en este país que decía que había que separar el trabajo institucional y el de la calle. Comprendemos que uno no tiene sentido sin el otro. Las cosas que hemos hecho en el Congreso ahora mismo gozan de la etiqueta de transversalidad. La pelea por el SMI o la lucha contra la pobreza energética no son grandes ideas que Podemos trabaja en el Parlamento. Eso es lo que quisiera el PP y el PSOE, encerrarnos en los salones del Parlamento a discutir los grandes consensos sociales. Nosotros tenemos que seguir hablando a la sociedad civil porque es la que puede empujar desde la calle para que los políticos puedan llevar sus demandas a cabo.

— El documento de Errejón pide corregir el rumbo de Podemos durante los últimos meses. ¿Ha cambiado la estrategia del partido desde el 20-D, punto donde parece que se marca la diferenciación?

“Gran parte del documento de Errejón se puede compartir. Tiene muchos elementos que podrían formar parte de una  estrategia común”

— Gran parte del documento de Íñigo se puede compartir. Tiene muchos elementos que podrían formar parte de una misma estrategia política. Por eso no hay ninguna duda en que podemos ponernos de acuerdo. No estoy de acuerdo en algunas cosas que dice el texto que se pueden concretar en eso del cambio de rumbo. Plantean que una gran parte de la organización vive en el error. Creo que no. Si algo podemos decir es que toda la base social está muy orgullosa de lo que hemos conseguido en dos años. Hay un reconocimiento de que este trabajo no ha sido fácil. Pero somos una organización que a día de hoy se sitúa en posición de seguir disputando a la Triple Alianza, que ya se ha quitado la careta, quién va a gobernar este país. Cuestiones como esas al final pueden etiquetarse como querer cambiar o no el rumbo. Yo creo que no, la gente está muy orgullosa y lo que hay que hacer es redoblar las apuestas. Eso no significa un cambio de rumbo necesariamente. Y apostar por seguir dando más miedo a los poderosos a pesar de que a ellos no les guste. Eso es una cosa que tiene que ver con el rumbo y las tareas a conseguir.

— Dicen que se han incluido ideas de Errejón o de Urbán. ¿Cuáles se pueden concretar?

— Cuando escribes un documento no haces una enumeración de ideas o un listado de cosas que ha incluido uno u otro. Lo que consideras es generar toda una estrategia política que está alimentada de reflexiones de muchos compañeros. No podría, porque creo que no haría justicia al documento político, decir qué frases concretas aporta cada uno. Creo que en lo que vienen deliberando tanto Íñigo Errejón como Miguel Urbán y más compañeros alimenta la reflexión de Pablo. Al final la política no es coger cosas y hacer un puzzle sino que el ejercicio de la síntesis va un poquito más allá. Es decir, cómo saber dar el paso para que en un documento haya una superación de las ideas y que todo el mundo se pueda ver representado.

Juanma_DelOlmo2
Del Olmo, en otro momento de la entrevista con este medio. / Dani Gago (Podemos)

— Una de las cosas llamativas es el “ensayo del Gobierno”. ¿Significa que se van a empezar elegir ya ministros? ¿Qué significa exactamente?

— Forma parte también de lo más institucional de Podemos. Apelamos muchas veces a la sociedad civil y al trabajo que tenemos que hacer con los movimientos sociales. Pero no olvidamos, porque estamos convencidos de ello, que tenemos que transmitir a los ciudadanos certezas de que podemos gobernar. Una de las tareas es transmitir a muchos ciudadanos que somos una fuerza preparándose para gobernar. No sólo lanzamos un brindis al sol, queremos prepararnos. Para eso tenemos que tener presencia territorial en todo el Estado. Para eso vamos a hacer una apuesta importante en las municipales. Y transmitir que tenemos a los mejores, gente muy preparada, que mañana podríamos gobernar este país y hacerlo mejor que ellos.

— ¿Cómo se combina eso entonces con la movilización social? ¿Hay consenso también en equilibrar ambas patas o hay alguien que ponga más el foco en un sitio u otro?

— No es una cuestión de más o menos en un sitio. Hay algunos ejemplos como el de la pobreza energética que muestran la práxis de las cosas que explicamos. Fuimos capaces de ponerlo en la agenda pública y que a toda la sociedad le llegara que había un problema serio, con personas muriéndose. Eso no había calado tanto en la sociedad hasta que decidimos pedir una comparecencia de Isidro Fainé. A la vez hicimos movilizaciones en las sedes de Gas Natural. Lo que se hizo fue conectar las dos patas, necesarias para cambiar las políticas en el país. Obligar a los políticos desde la presión y movilización social a cumplir con las demandas de los ciudadanos. Si hubiésemos planteado sólo el conflicto en términos parlamentarios ellos se sentirían mucho más cómodos, porque es el espacio donde ellos se sienten también más cómodos haciendo negocios. Para ellos es fácil negociar PNLs porque están acostumbrados. Pero es distinto cuando sienten el grito de la gente en la calle y su presión.

— Se dice también en este sentido que Podemos no puede ser un partido de resistencia. ¿El proyecto de Iglesias va camino de ello?

— Ese tipo de etiquetas no hacen honor a la realidad. Creo que Podemos se diferencia de otros partidos. Puede ser una herramienta para cambiar la vida de la gente cuando no se desprenda de la esencia que nos trajo hasta aquí. Podemos tiene que tener un elemento que no debe olvidar nunca. Es estar al lado de los sectores excluidos de la política de este país. Haríamos un flaco favor a la sociedad española si aprovechando la ventana de oportunidad y colocando 71 diputados nos pusiéramos únicamente a interpelar a los votantes de los partidos tradicionales. Nuestra tarea va a tener que llegar a volver a mostrarnos como somos de verdad para incluir a esos sectores que no participan en política. Con nuestra irrupción se sintieron cómodos. No sólo por cómo hablamos sino por el elemento de verdad, que es una de las cosas que te permiten conseguir los objetivos. Podemos interpelaba a sectores excluidos y fue capaz de incluirlos. Si renunciásemos a seguir incluyéndolos tendríamos mucho más difícil la generación de un espacio amplio que pueda derrotar al PP.

— La relación con el PSOE también es una de las diferencias entre los documentos de Iglesias y Errejón. De hecho éste último impugna directamente el “choque frontal” en la estrategia con ellos. ¿Cómo debe ser esta relación?

“No podemos confundir el deseo con la realidad y tenemos que entender que la relación con el PSOE va a estar condicionada por
el pacto con el PP”

— El PSOE nos ha dejado pocas opciones de que participemos en esa discusión de cómo queremos que sea la relación con Podemos. Porque ellos eligieron. Pedro Sánchez dijo muy claro que no le dejaron ninguna puerta abierta para pactar con nosotros. Creo que el PSOE, en la opción que toma situándose en la Triple Alianza y favoreciendo un Gobierno del PP, hace un Gobierno fuerte. La alianza entre PP, PSOE y C´s lo hace y muestra la debilidad de un régimen haciendo algo que rompe el sistema de partidos que había operado durante gran parte de la democracia. Nosotros no podemos confundir el deseo con la realidad y tenemos que entender que la relación con el PSOE va a estar condicionada por el pacto con el PP. Por tanto tenemos que intentar que se vengan más a posiciones que favorezcan el avance en ciertos consensos sociales. Pero no siendo ingenuos. Ellos nos han mostrado la relación que quieren tener con nosotros. Y eso sí, deseamos que giren el rumbo, dejen de ponerse al lado del PP y se pongan más del lado de Podemos. Eso son deseos. Que eso pueda ser así lo veo a día de hoy un poco difícil por lo que estamos viendo en el Congreso.

Han dicho muchos dirigentes que la gente está un poco cansada de los debates internos del partido. ¿Cree que la gente está entendiendo bien el debate o el ruido que hay? ¿Pueden interpretar que hay lucha de poder en el partido?

— A la gente no le interesan las discusiones internas. Le cansan y le enfadan. Cuando pienso en esta pregunta, que me la hago a mí mismo, recuerdo un poema de Lorca que me enseñó Paula Ortíz. Decía el poeta que debajo de las multiplicaciones hay una gota de sangre. Esto quiere decir que tenemos que poner el punto final el 12 de febrero, cuando termina Vistalegre II, y dejar de hablar de nosotros mismos. Porque no podemos perder de vista el objetivo esencial. Por muchas tácticas y números de los que se habla estos días, Podemos sólo va a ser útil mientras tenga fijo el rumbo en su norte, que es pelear por los derechos sociales. Es lo que quieren los ciudadanos. Por eso nos están pidiendo unidad, porque quieren que dejemos de hablar de lo interno.

— ¿Cómo se va intentar llegar a un acuerdo entre los equipos? Es decir, ¿va a haber negociación directa entre personas, debates públicos? ¿Cómo se va a concretar la intención?

“Pablo ha hecho un gesto importante para que nos planteemos si va
a haber pasos que demuestren una voluntad real de llegar a acuerdos
o si nos vamos a seguir extendiendo en los matices”

— Pablo, cuando presentó el documento, intentó poner lo político como el centro de la discusión en este período. Y ese documento, con las aportaciones de los compañeros, de repente se convierte en el artefacto principal sobre el que pivota la unidad. Pablo ha hecho un gesto muy importante para que todos los demás nos planteemos si va a haber gestos que demuestren una voluntad real de llegar a acuerdos o si nos vamos a seguir extendiendo en los matices.

— Con los antecedentes de Madrid hay mucha gente que daba por hecho un acuerdo con Anticapitalistas. Urbán, en una reciente entrevista, reconocía la sintonía política con Iglesias. ¿Está más cercanos a ellos?

— Con Anticapitalistas y también con la corriente de Íñigo y Tania (Sánchez). El esfuerzo que se hace no solamente es escuchar ni tratarlos a todos como elementos diferentes en una negociación. Al contrario, Pablo se está esforzando mucho en buscar los elementos que puedan cohesionarnos y aglutinarnos a todos dentro de la pluralidad y las diferencias que son legítimas y sanas. Ha habido acuerdos territoriales de gente de Anticapitalistas con gente que se ha referenciado con Podemos Para Todas. Pero son procesos diferentes. No se hacen acuerdos por tradiciones políticas sino en base a discusiones. En esta discusión hay caldo de cultivo y elementos que nos permiten una mejor sintonía con Anticapitalistas y con la gente de Íñigo y Tania. Compartimos las líneas fundamentales y en lo que podemos discrepar es en cuestiones más de matiz. Son superables por todas las partes.

Del Olmo escucha una pregunta durante la entrevista.
Del Olmo escucha una pregunta durante la entrevista. / D. G. (Podemos)

— En este sentido, ¿qué le parece la iniciativa presentada por Carolina Bescansa y Nacho Álvarez que pretende tender puentes?

— Son bienvenidos todos los espacios que propicien discusión, generación de ideas y debate. Este espacio va a fortalecer que muchas personas manden aportaciones para luego incluir en diferentes documentos. Hay una parte muy buena, que el mensaje que lanzan es una forma de llamar a la unidad. Todas las iniciativas que vengan tocando esa puerta son bienvenidas.

— Si no se llega a esa unidad, ¿es un peligro para Podemos que haya que elegir entre dos o tres proyectos y candidaturas principales?

— Creo que no. Tenemos que hacer un ejercicio de pedagogía hacia nuestros inscritos y la sociedad que nos ve para decirles que vamos a intentar ponernos de acuerdo. Pero en el caso de que las corrientes no quieran llegar a un pacto en un mismo documento o equipo no pasa nada. Porque tenemos que mostrar todos que aunque haya tesis diferentes tienen que ser entre compañeros y no contra compañeros. Para que se establezca un clima fraternal. No hay miedo a presentar cosas diferentes. Eso tiene un elemento de normalidad en Podemos. Es bueno que haya diferentes opciones y que todas ellas se quieran someter al refrendo de los inscritos en el caso de que no haya acuerdos. Y que puedan decidir, que es lo importante, quién lidera Podemos.

— Ya se conocen medidas organizativas concretas de Anticapitalistas y Errejón, muy similares. ¿Qué le parecen medidas como la limitación de cargos o la reducción de competencias a la secretaría general?

— Todas las propuestas que vayan en la línea de descentralizar, aportar más democracia y apertura a la organización son buenas. Porque al final nos deshacemos de un modelo que es una maquinaria de guerra electoral. Eso no nos vale para la nueva etapa, es un consenso. Todo lo que tenga que ver con la salud democrática va a ser compartido. Hay que buscar una organización que cada vez avance más en la participación y no en la representación. Es uno de los problemas del modelo actual que tenemos. No es coherente lo que tenemos ahora mismo porque cuando adoptas nuevos contenidos políticos no es lógico que sigas con viejas formas organizativas. Ese tipo de medidas van a ser comunes a todas las propuestas. Y van a ayudar a que vayamos viendo que no son tantas las diferencias. Nuestro documento lo presentaremos en breve. Está recibiendo muchísimas aportaciones, lo está coordinando Pablo Echenique y no podemos hacer una comparación todavía pero mucho va a ser parecido.

Echenique dijo que no existía el “pablismo”. ¿Comparte esa afirmación?

“El pablismo no existe. Pablo es capaz de interpelar a mucha más gente que la que se organiza en Podemos”

— Si en algo nos hemos dado cuenta en este tiempo es que la construcción del espacio de Podemos ha sido muy anormal. La forma en la que se construye no es la típica de un partido. Pablo ha sido durante mucho tiempo la única figura visible de un proyecto que irrumpía en la política española. Ha representado para muchos sectores una esperanza. La construcción de la etiqueta “pablismo” vista en términos internos es reduccionista. El “pablismo” no existe. Lo que existe es una realidad, hay una figura ahora mismo en Podemos que es el secretario general. Pero no es el papel que tiene ahora mismo. Porque él es capaz de interpelar a mucha más gente que la que se organiza en Podemos. Si lo redujésemos a secretario general estaríamos cayendo en un error. Porque es capaz de hablar a muchos sectores sociales que no tienen por qué ir a los círculos o actos y que no se han identificado nunca con un partido. Se identifican con una organización que aspira a que no sólo su secretario general hable a los militantes. Aspira a recoger a sectores sociales excluidos de la política y que lo han hecho cuando han visto a una persona en la televisión que les hablaba de verdad. Sobre todo ha demostrado que no se va a doblegar ante las presiones y que va a mantener firme la coherencia y los principios.

— ¿Cómo cree que se deben organizar las corrientes dentro del partido?

— Es un debate que vamos a tener en Vistalegre II. Las diferentes ponencias en algún momento deberán tratarlo. Las corrientes de opinión en los procesos asamblearios son necesarias. La colectividad de las ideas se representa de diferentes formas y tiene que forjar pensamientos en los procesos. Pero sería un error que extendiésemos esa idea mucho más allá de los procesos asamblearios. No en lo político, porque la gente se identifica con ideas. Pero cometeríamos en un error si nos convirtiéramos en estructuras organizativas dentro de otras. En un partido de partidos. Estaríamos rompiendo algo esencial del Podemos que queremos que salga de Vistalegre, que no seamos un partido sino un movimiento popular.

— De forma cada vez más clara Iglesias ha transmitido la idea de que no seguirá como secretario general si hay un proyecto o una candidatura ganadores que él no ha defendido. ¿Por qué no debería seguir aunque sea el único aspirante a liderar el partido?

— Las personas representan ideas. Y las ideas van pegadas a personas. Veo lógico que alguien que somete al refrendo de los inscritos sus ideas, proyecto y equipos y no es lo mayoritario no se puede permitir agarrarse al sillón. O que vaya a ser un secretario general florero. Hay un ejemplo que ponía Echenique. Decía que seguramente Garci no se sentiría cómodo dirigiendo una película escrita por Tarantino. Es llevar el ejemplo al extremo, pero así se entiende mejor. Pablo representa unas ideas y hoja de ruta. Si al final el resto de compañeros no tienen la voluntad o no conseguimos un mismo proyecto los inscritos tendrán que decidir quién es la persona que va a liderar Podemos. Ante eso, ningún miedo. Podemos lo único que no se puede permitir es que los dirigentes se equivoquen por los inscritos.