SATO DÍAZ | Publicado: - Actualizado: 20/2/2017 12:41

iceta3
El primer secretario del PSC, Miquel Iceta. / PSC

BARCELONA.– El temporal político en Cataluña está agitado. Desde dentro del Parlament se escuchan los petardos que tiran unos manifestantes de la huelga de Educación, convocada por la CGT para exigir que se aumente la partida presupuestaria en este capítulo. Las negociaciones entre JxSi y la CUP para la aprobación de los presupuestos de la Generalitat siguen su curso. Que el Ejecutivo liderado por Carles Puigdemont no consiguiera los apoyos de la formación anticapitalista para sacar adelante las cuentas podría dar lugar a un adelanto electoral y a tener que redifinir el proceso independentista que tiene en este año 2017 una cita crucial: en septiembre está fechado el referéndum de autodeterminación. De todo esto, y de la situación que atraviesa tanto el PSC como el PSOE habla con cuartopoder.es Miquel Iceta (Barcelona, 1960),  primer secretario del PSC.

— Desde ERC, también el vicepresident Oriol Junqueras, no se cansan de repetir que los presupuestos de JxSi “son los más sociales de cualquier administración pública”…

— Tienen una mala conciencia de que siguen apoyando a los mismos que hicieron los recortes más fuertes a partir del año 2010. En algunas partidas hay un incremento significativo, pero no se ha recuperado el gasto social del anterior gobierno catalanista y de izquierdas, en el que participaba también ERC, junto con el PSC. Además, tienen un problema de origen, no han querido entrar a fondo en el tema de la fiscalidad. Hay una argumentación, que en parte es verdad, de que no tienen suficientes recursos, pero tampoco se han preocupado en buscarlos. Hay enmiendas en este momento para gravar más a las rentas más altas, disminuirlo a las más bajas y aun así aumentar los recursos para la Generalitat. El Govern ha dicho que no. Ahora parece que la CUP les está apretando para conseguir algún tipo de modificación de la política fiscal. La verdad es que siendo unos presupuestos un poco mejores de los que hacía Artur Mas, todavía no han sido capaces de revertir los recortes.

— Desde el PSC se quejan de que las negociaciones del Govern sobre los presupuestos sólo se están teniendo con la CUP. Pero, ¿el PSC mantendría una negociación sobre este aspecto con el Govern mientras se incluya una partida para un referéndum de autodeterminación?

“No vamos a negociar los presupuestos mientras el
Govern no
cambie su
posición sobre
el referéndum

— Nosotros no vamos a entrar en una negociación mientras el Govern no cambie su posicionamiento. No tendrán nuestro apoyo en la medida en que mantengan una hoja de ruta que no compartimos y que este año puede llevar a un choque institucional del que creemos que no saldrá nada bueno. No nos han buscado, pero si  nos buscasen con estas condiciones, no nos encontrarían.

— El Parlament trabaja en las llamadas “leyes de desconexión”. El referéndum está fechado para el próximo septiembre. ¿Qué cree Miquel Iceta que ocurrirá este 2017 con respecto al proceso independentista?

— Lo de las “leyes de desconexión” es peculiar. La Ley de Agencia de Protección Social no conlleva desconexión ninguna. Lo que nos tememos es que se haga una mala ley, por eso planteamos una enmienda a la totalidad y un texto alternativo de la mano de CSQP, y el Govern no entra a negociar con nosotros. No hay ninguna desconexión, hay una mala ley. La ley sobre la que ahora están centrando todo el misterio, y por lo tanto todo el interés, es la Ley de Transitoriedad Jurídica. Es vergonzoso, dicen que la tienen pero no la enseñan. Se está ocultando el debate a la opinión pública y a los grupos que no compartimos el proyecto del Govern, y esto nos parece una indecencia democrática. Igual algún día se despiertan, la meten en registro y nos dicen que en 48 horas hay que legislarla. Además, es curioso, porque dicen que es una ley que no podrá ser impugnada pero al mismo tiempo dicen que no la enseñan para que no sea impugnada. Se pueden decir muchas tonterías, pero no en la misma frase… Creemos que todo este proceso es muy endeble y realmente hay un exceso de voluntarismo. Es imposible cambiar de legalidad sin saltarse la ley. Si uno no cumple con los mecanismos que las propias leyes establecen, hay un momento que entramos en un vacío, que es el momento en el cual todos los sueños se vienen abajo. No puedo entrar a criticar una ley cuando ni siquiera la conozco.

— Si tuviera lugar el referéndum, ¿el PSC llamaría al boicot, a votar no, qué haría?

— No vamos a participar en un referéndum, como ya hicimos en el 9N, que no sea legal. No nos vamos a prestar a un ejercicio de movilización independentista. Si no hay una consulta legal, no participaremos en ella.

— ¿Cómo valora que Puigdemont no asistiera a la Conferencia de Presidentes celebrada esta semana?

“La Conferencia
de Presidentes tiene una lógica federal y nosotros queremos un Estado federal

— Se ha equivocado, era un marco en el que podría haber propuesto lo que hubiera querido, probablemente no hubiera encontrado apoyos, pero al menos hubiera hecho sentir su voz y proyecto. Creo que hace un mal servicio a los intereses de los catalanes. Primero, el President es jefe de Govern, pero también de una institución que es de todos. En la medida en la que no quiere representar a los que no somos independentistas está faltando a esa dimensión. Luego, guste o no, en la Conferencia de Presidentes se toman decisiones que también afectan a Cataluña. No ir no implica que desaparezcan los perjuicios o beneficios de las decisiones que allí se tomen. A veces se escudan diciendo que tampoco ha ido el lehendakari, pero es que el sistema de financiación del País Vasco está aparte, por lo que las decisiones sobre financiación que se tomen no les afecta. A nosotros sí nos afecta, por eso fuimos críticos y le emplazamos con mucho tiempo a que participara. Finalmente no lo hizo. Creo que se han encontrado, en primer lugar, con una Conferencia de Presidentes que ha tenido más contenido del que había tenido nunca, probablemente porque el PP tenía que recuperar el tiempo perdido durante los últimos cinco años. Después, la propia Conferencia ha establecido unos mecanismos regulares de funcionamiento, se va a reunir cada año, va a haber una comisión técnica y de seguimiento de las decisiones que allí se toman. Además, la Conferencia de Presidentes tiene una lógica federal, nosotros partimos de un supuesto distinto al de Puigdemont, queremos que España sea un Estado federal. La primera institución que se crea en este sentido es esta. Los propios estudios de la Generalitat dicen que, aun en el caso de la independencia rápida y feliz, hasta el año 2026 las finanzas de Cataluña y el Estado tendrían conexión. Aún en el caso de independencia seguiríamos teniendo dependencia. ¿Cómo no vamos a esta reunión? Creemos que es un gesto de cara a la galería, de cara a seguir animando a los sectores independentistas y esto nada tiene que ver con los intereses de los catalanes.

— Aunque Puigdemont no asistiera a esta Conferencia, se emplaza con Rajoy a una reunión bilateral. En esa reunión también se puede llegar a acuerdos. ¿Podría ser, de esta manera, que los intereses de los catalanes estuvieran mejor defendidos que los del resto de Comunidades Autónomas en esa Conferencia?

— Yo creo que, si hay un acuerdo multilateral, no pueden haber luego acuerdos bilaterales que lo desconozcan. En el año 93, gobernando los socialistas España, hubieron tres comunidades, también gobernadas por los socialistas, que decidieron quedarse fuera del acuerdo de financiación, pero finalmente se les aplicó. Nosotros creemos que es positivo que haya acuerdos bilaterales, hay que activarlos, nos encantaría que la reunión entre Rajoy y Puigdemont fuera lo más rápida y fructífera posible, pero eso no puede contradecir la necesidad de defender tus criterios en los foros multilaterales. El PP llega tarde, quiere dialogar después de una falta de diálogo durante los últimos cinco años, y el Govern llega habiendo lanzado un ultimátum y una cuenta atrás. Ya me gustaría a mí que todos pudieran retroceder, que el PP dijera que se equivocó al revocar el Estatut y a la falta de diálogo, y que el Govern quisiera buscar una solución mejor. Creo que este año se va a producir ese choque institucional y que la única forma de solucionar esto será con unas elecciones anticipadas.

— ¿Cree que hay alguna posibilidad de que en una reunión entre Rajoy y Puigdemont se llegue a algún acuerdo para evitar ese choque institucional al que se refiere?

— No lo creo. No veo a Rajoy desdiciéndose de lo que ha dicho tantas veces. Creo que no es posible. Tampoco sé si Puigdemont, con un acuerdo estupendo de financiación, puede llegar a convencer y a renunciar a lo que es el único objetivo de su mandato. Además, ya ha dicho que no se va a volver a presentar. La sustitución in extremis de Artur Mas fue para hacer la independencia. Creo que por desgracia no hay mimbres para llegar a un acuerdo por ninguna de las dos partes. Quien se ha situado en un lugar más difícil para negociar es el Govern, ha establecido como condición previa una cuestión no aceptada por la otra parte. Cuando en el debate de investidura se dijo lo de “referéndum o referéndum”, creo que eso lleva al no referéndum y a unas elecciones anticipadas.

iceta1
Miquel Iceta en su despacho. / PSC

— Los sectores del PSOE críticos con la gestora, así como el propio Patxi López, apuestan claramente porque la militancia del PSC vote en las primarias para elegir al futuro líder socialista. ¿Echa de menos que Fernández y la gestora no se hayan manifestado en este sentido?

— No se han manifestado ni en un sentido ni en otro. Acordamos la creación de una comisión para abordar el problema que hubo, una discrepancia política muy seria, y para revisar nuestra relación, pero hoy no hay una propuesta concreta. La verdad es que a mí nadie me ha dicho que los militantes del PSC no voten.

— ¿Por qué deben votar los militantes del PSC en las primarias del PSOE si los del PSOE no pueden votar en las del PSC?

— En primer lugar, porque ya votaron la otra vez. En segundo lugar, porque mi balance de los casi 40 años de relaciones entre el PSC y el PSOE es positivo. Ha habido uno o dos problemas, el último es el más serio, pero no se pueden cambiar las reglas por una excepción, porque el riesgo será que haya más excepciones. Y luego, yo creo que el PSOE es quien tiene más madura una propuesta federal para España. Si las relaciones entre el PSOE y el PSC se debilitan, el PSOE mal podría proponer a los catalanes una solución. No me imagino que de esto salgamos con una relación más distante. Habrá que revisar cosas, pero la imagen que hay que conseguir cuanto antes es que el PSOE y el PSC han superado una discrepancia política profunda, han revisado su funcionamiento, pero siguen comprometidos en una opción federal que implica una participación normal en los órganos del PSOE.

— ¿Está hoy en día en condiciones el primer secretario del PSC de garantizar a su militancia que podrán votar en las primarias del PSOE?

– Yo no lo puedo garantizar. Esto es una cosa de dos. A mí nadie me ha dicho que no vaya a votar. No creo que el PSOE, que tiene unos problemas muy serios, pueda añadir a esos una ruptura con los militantes del PSC. Yo llevo mucho tiempo, me gusta usar el lenguaje con precisión y no dejar lugar a engaños. La garantía no puedo darla, pero estoy tranquilo con este tema.

— ¿Siente que las bases del PSC le están pidiendo poder participar en la elección del secretario general del PSOE?

“El PSOE pasa por un momento difícil, tiene que preparar un Congreso que garantice el consenso

— Sí. La gente quiere votar en general. Pero, además, es distinto no acceder a una posibilidad que perder una posibilidad que ya has ejercido. La militancia del PSC ya votó en unas primarias para elegir secretario general del PSOE en las que, por cierto, ganó Edu Madina. No ganó el mismo candidato que en el resto de España. Aquí tenemos una tradición amplia de primarias, y, por cierto, hemos sabido no dividirnos. Las primarias que me volvieron a elegir como primer secretario fueron competidas, yo quería ganar y Núria Parlón también, hubo debate y una cierta confrontación, pero al día siguiente todos volvíamos a ser uno. Es posible conciliar competición y cohesión interna. Para eso tiene que haber voluntad de los que participan en el proceso y unos mecanismos democráticos, transparentes y garantistas para que todo el mundo pueda hacer suyo el resultado. El PSOE pasa por un momento difícil. La crisis que hemos atravesado es muy gorda, pero tiene que preparar un Congreso que garantice el contraste de proyectos y el consenso. A mí me molesta que parezca que el debate sea malo. Yo prefiero un partido en el que haya diferentes opciones y haya que votar para decidir a un partido en el que el único papel que se tiene es el de obedecer.

— El único candidato, hasta el momento, es Patxi López y ya ha dicho que quiere que la militancia del PSC vote. ¿En qué medida marca esto el camino a seguir en este asunto al resto de candidatos que se presenten?

— A mí nadie me ha planteado que no quiere que la militancia del PSC vote. Creo que todos los candidatos que vayan saliendo van a decir eso. Si alguien dice lo contrario, que no quiere que los del PSC voten, sería tremendo, no les iban a apoyar. No me imagino que pueda suceder que la militancia del PSC no vote. En el PSOE hay una tradición grande de que la persona que es secretario general acabe siendo el candidato a la Presidencia del Gobierno. ¿Cómo vamos a tener un candidato a presidente al que una parte del socialismo no haya tenido la oportunidad de votarle? No podemos hablar de una ciudadanía con igualdad de derechos y que en el PSOE los militantes del PSC no voten, es una contradicción muy grande.

— ¿En la reunión que mantuvo con Susana Díaz, que previsiblemente también será candidata, no le dijo si ella prefiere que la militancia del PSC vote o no? 

— Era un momento muy reciente a la creación de la comisión de negociación. Ella dijo que no quería hablar, que prefería que la comisión empezara a trabajar, y no hablamos de eso. Sí que hablamos de la relación de Cataluña con el resto de España. Y, como con todas las personas con las que he hablado del partido, me mostró preocupación por la situación en general y me mostró el apoyo en este sentido al PSC, lo que me da cierta tranquilidad.

— El apoyo a un modelo de Estado federal…

— El apoyo a un modelo federal y en las ganas de reafirmar el orgullo de Granada. Hay un regreso al orgullo de Granada, hicimos un esfuerzo muy grande y no fue para salir del paso, y está bien que eso se ponga en valor.

— Teresa Cunillera es la propuesta del PSC para que forme parte de la comisión gestora. ¿Qué calendario se prevé para su incorporación?

“Algunas veces
he comparado la relacionón entre
el PSOE y el PSC
con la Santísima Trinidad

— Quien ha de elegir al representante del PSC en la Gestora son los representantes del PSC en el Comité Federal. En unas semanas lo decidirán, pero alguien tenía que hacer una propuesta y la Ejecutiva del PSC ha hecho esta y creo que la aceptarán. Me gusta ser muy cuidadoso con estas cosas, lo han de aprobar ellos y por lo tanto no se puede dar por hecho. Creo que será pronto, porque la vigencia de la gestora ya tiene fecha de caducidad, pues ya tiene fecha el Congreso. Es poco tiempo, pero también es mucho para lo que está pasando en Cataluña. Queremos evidenciar nuestra voluntad de participar y necesitamos esa conexión con el conjunto del socialismo español. Creo que merece la pena que eso se produzca pronto. Es la primera vez que se elige un órgano y que se deja una plaza para que el PSC la cubra. La única restricción es que para que se mantenga la paridad ha de ser una mujer. Creo que eso fue una muestra de confianza y de reconocimiento a una relación que a veces es difícil de definir. Yo a veces comparo la relación del PSC y el PSOE como la Santísima Trinidad. Por un lado es soberanía del PSC en Cataluña y, por otro, relación federal en el resto de España, y eso a veces tiene zonas grises y cierto roce. Hay muchas ganas de mucha gente del PSOE de sectores muy diversos de que el PSC mantenga la relación con el resto de España.

— Donde también hay una silla vacía es en la dirección del Grupo Socialista en el Congreso de los Diputados. ¿Se sentará Meritxel Batet en esa silla? ¿Cuándo?

— Eso sí que no lo sé. Eso sí que es la propia Gestora, o la futura Ejecutiva, quien lo tiene que decidir. Puede no haber nadie del PSC en la dirección del grupo parlamentario, pero lo que no puede ser es que no haya una coordinación muy estrecha, dada la situación política que vivimos. Lo importante no es tener una persona en un sitio o no tenerla, lo importante es nuestro objetivo político, y nadie duda de que Cataluña es uno de los problemas más importantes de España. Es casi imposible tener una dirección del grupo sin tener un mecanismo de coordinación muy estrecho para dar respuesta a ese problema. Además, Batet es profesora de Derecho Constitucional y la vicepresidenta de la Comisión Constitucional del Congreso, por lo que ella domina los elementos de la solución como nadie. Aunque no fuera del PSC, tendría que estar porque puede aportar mucho. Es verdad que se produjo, más que una indisciplina, una discrepancia por nuestra parte, porque la decisión del PSC fue distinta. Eso está ahí y no hay que negarlo, pero hay que darle un tratamiento un poco distinto. Nos hubiera gustado que alguien del PSOE hubiera entendido que el PSC no podía abstenerse después de cinco años de falta de diálogo con Cataluña por parte de Rajoy. El papel del PP no ha hecho más que agrandar el problema. Ahora parece que quiere rectificar y yo, siempre que alguien reconoce que se ha equivocado, quiero facilitar la rectificación. Era imposible que el PSC se abstuviera.

— Usted lanzó un claro mensaje a la gestora en el Congreso del PSC. “Las gestoras son para tiempos breves”. El Congreso está fechado para el 17 y 18 de junio. Se le estará haciendo eterno el tiempo de la Gestora…
— Es verdad que creo que las gestoras tienen un carácter provisional, pero también es verdad que nosotros hacemos nuestros congresos cuando nos da la gana, por lo que se nos hace incómodo decirle al PSOE cuándo tiene que hacer los suyos. Hemos intentado ser respetuosos. En el PSOE ha habido un debate un tanto equivocado sobre la fecha del Congreso. El problema no es la fecha, es el contenido, que se puedan debatir ideas y propuestas, proyectos encabezados por personas distintas y que a través del voto se llegue a una decisión de toda la militancia. Eso hay que hacerlo en condiciones. También creo que la mayor o menor rapidez de hacer un Congreso no va a favorecer a un candidato u otro. Creo que se equivoca si alguien lo piensa. Las posiciones en el partido son las que son y para que evolucionen y cambien están las propuestas y el debate, y eso se va a producir. También es verdad que aquí, en Cataluña, como estamos en un proceso muy acelerado, es muy urgente que el PSOE recupere la estabilidad. Esa especie de simulacro de referéndum del Govern de Cataluña puede tener lugar en mayo o junio. Para mí es importante que el PSOE esté en forma para ayudarnos en este tema. También es verdad que no me puedo quejar de la relación que estamos teniendo con la Gestora a estos efectos de coordinación política, que son muy importantes, aunque no hagan los titulares.

Miquel Iceta. / PSC

— Usted fue un firme defensor de Pedro Sánchez. “¡Pedro mantente firme, líbranos de Rajoy y del PP, aguanta a las presiones, intenta buscar una mayoría progresista y de cambio!”. Da la sensación de que las caras visibles del partido han dejado algo solo a Sánchez. ¿Por qué?

— En esto me gusta ser muy claro. Yo apoyé la posición política de Pedro Sánchez y a Pedro Sánchez como secretario general del PSOE que era. Mi posición política sigue siendo la misma, todavía creo que valía la pena explorar un gobierno alternativo a Rajoy y siempre he defendido desde el PSC que había que apoyar a la persona que dirigiera el PSOE en cada momento. Ahora bien, ahora estamos en un momento precongresual y habrá que ver qué candidatos se presentan, cuáles son sus proyectos y, además, en ningún caso, como primer secretario del PSC, manifestaré mi preferencia públicamente. Yo no soy partidario de un PSOE como club de fans, mi adhesión a un proyecto nunca ha venido por mi adhesión a una u otra persona, sí a unas ideas. Eso no lo digo en demérito de nadie. Yo me afilié hace muchísimos años, en el año 1977, al Partido Socialista Popular. Lo hice en sintonía con mis ideas. Nunca me he movido en el PSOE por liderazgos de tipo caudillista. Estaré muy atento, como todos los militantes, a los planteamientos que se hagan y a partir de ahí decidiré a quién voto. Y además no lo haré público, porque soy el primer secretario del PSC y no quiero que se interprete que apoyamos a unos u otros.

— Pero es que en este caso el secretario general fue defenestrado…

“Apoyamos a Pedro Sánchez porque estábamos de acuerdo en intentar una alternativa a un gobierno del PP

— Contra nuestra voluntad. Todos los miembros del PSC en el Comité Federal apoyaron a Pedro Sánchez. Yo creo que en este caso nosotros estábamos muy de acuerdo con lo que intentaba hacer. No es que quiera separar las ideas de las personas, pero quiero resaltar la importancia del proyecto. Creíamos que merecía la pena trabajar para una alternativa al PP. En este caso lideraba el partido Pedro Sánchez, pero si lo hubiera liderado otro también le habríamos dado nuestro apoyo. Nosotros creíamos que había que buscar una alternativa, que había que buscar y llegar a un acuerdo con Podemos y que había que, como mínimo, hablar con los independentistas. Había gente en el PSOE que pensaba otra cosa, legítimamente, no les voy a criticar, pero nosotros apoyamos a Pedro Sánchez porque defendía la posición política en la que nosotros creíamos.

— “El PSOE debe ser consciente de que si no quiere relegar la hegemonía política al PP para mucho tiempo, ha de establecer relaciones con otras fuerzas progresistas y de izquierdas”. Eso también lo dijo en el Congreso del PSC. ¿Cree que el socialismo debe acercarse y mejorar el diálogo con Unidos Podemos y sus confluencias territoriales?

— Yo soy de los que defiende pactos de izquierdas. Lo he defendido siempre. Es verdad que no siempre que alguien quiere un pacto de izquierdas lo consigue, porque los pactos son cosa de dos. La fragmentación de la izquierda está para quedarse un tiempo y no quiero regalarle al PP la hegemonía política. Si decimos que no queremos pactar con Podemos, le regalamos al PP la hegemonía política. ¿Eso quiere decir que el PSOE debe perder su proyecto, su identidad y autonomía? No, yo no estoy diciendo eso. Yo estoy pensando en que cada uno en su casa, pero con capacidad de trabajar juntos. Es curioso, porque el PSOE y Podemos tienen pocos acuerdos de gobierno, muy pocos. Podemos ha ayudado en algunas investiduras, pero no gobierna con nosotros en casi nada. Nosotros, el PSC, sí que gobernamos cosas con el mundo de los comunes, como el Ayuntamiento de Barcelona o el Área Metropolitana de Barcelona. Es que aquí siempre ha sido así, cuando nosotros gobernamos Cataluña lo hicimos con ICV, que ahora forma parte del mundo de los comunes, y con ERC, cuando no situaban el tema de la independencia como su reivindicación fundamental. Nosotros tenemos como natural irnos hacia pactos progresistas y a la izquierda.

— ¿Cree que el PSOE debe girar hacia la izquierda?

— Yo soy partidario siempre de mirar a los ciudadanos. Yo creo que el PSOE tiene la capacidad de ser la fuerza mayoritaria a la izquierda y también en el conjunto de la sociedad, pero eso no tiene que excluir la capacidad de alianzas con fuerzas a su izquierda. Cuando vi que en los esfuerzos de definición ideológica de Podemos apareció la socialdemocracia me quedé muy tranquilo. Nos guste o no, la izquierda no tiene muchas alternativas distintas. Al final estamos hablando de regulación de mercados, fiscalidad justa, servicios públicos universales… Estamos hablando de socialdemocracia. Una socialdemocracia que seguramente ahora no pueda realizarse en un solo país, sino que tiene que realizarse a escala europea. Luego podrás decir que uno es más consecuente o menos o que se ha hecho más o menos fuerte en sus planteamientos, pero no veo planteamientos de izquierdas que se separen mucho de la socialdemocracia.

— Pero con la aparición de Podemos y C´s, el PSOE deberá resituarse en el nuevo tablero político…

“Si Podemos está llamado a jugar un papel importante tendrá que ser socialdemócrata más que otra cosa

— Yo creo que Podemos surge por la falta de respuesta de los partidos tradicionales a la crisis económica y a sus efectos. Ahora, Podemos está notando también la dificultad de establecer un proyecto político y una organización. Con ello no es que quiera desearles ningún mal, estoy describiendo lo que estamos viendo estos días. Tampoco quiero decir que Podemos se vaya a llevar el gato al agua o que se lo vaya a llevar el PSOE. Cada uno debe seguir su camino, y a ser posible han de ser caminos que discurran paralelos y con posibilidades de entenderse. También creo que, si Podemos está llamado a jugar un papel importante en España, tendrá que ser socialdemócrata más que otra cosa, que por otra parte no sé qué otra cosa es. Cuando todo el mundo se pone a establecer un proyecto político y darle una solidez, se encuentra con que la izquierda no tiene muchos caminos. Hay gente a la que le gusta mucho el filósofo esloveno Zizek y parece que la última idea que ha tenido es que había que apoyar a Trump en Estados Unidos porque eso generaría cierta distorsión de la cual la izquierda saldría fortalecida. Yo nunca he sido de la tesis de que cuanto peor, mejor. Yo soy de los clásicos, es verdad que la socialdemocracia tiene que adaptarse y renovarse, pero sigo siendo un socialdemócrata como cuando me afilié.

— Pero es que el PSOE, en los últimos tiempos, ha abrazado muchas políticas neoliberales y no socialdemócratas…

— En cada momento a uno le toca hacer cosas que no son las que le gustaría. Nos tocó lidiar con la crisis y se hizo un giro en la política económica contradictorio con nuestra promesa electoral. Yo creo que eso era obvio que iba a tener un coste político y en los resultados electorales. A posteriori todo parece muy obvio, pero en aquel momento nadie dio una alternativa. Creo que el choque importante de la crisis, la decepción que muchos sintieron y el dolor que ha causado es el caldo de cultivo para que aparezca Podemos. Veremos si eso es suficiente para cuajar un proyecto político sólido y estable, pero en todo caso el PSOE lo que tiene que hacer son sus deberes. El otro día en la presentación de Patxi López hablaba de volver al socialismo. Cuando se presentó Zapatero creo recordar que su eslogan era “Socialistas ahora”. Creo que el socialismo siempre acaba encontrando en sus orígenes, raíces, historia y valores los caminos para rehacerse. Si el socialismo en España ha conseguido cuajar un proyecto con más de 130 años de historia también es por su capacidad de renovarse. Ese es el reto del PSOE.

— Mientras que Patxi López apuesta por un PSOE “claramente progresista y de izquierdas”, Susana Díaz gobierna con el apoyo de C´s en Andalucía, un partido que ya no se define como socialdemócrata. Será imparcial, pero sus preferencias políticas tendrá…

— El PSC, de la misma manera que gobernamos con los comunes en Barcelona, gobernamos con el PP en Tarragona y tenemos un acuerdo con C´s en Lleida. Uno puede tener todas las voluntades del mundo en mirar hacia la izquierda, pero a veces no la encuentra. Que el PSOE acabe gobernando en Andalucía con C´s… Es que yo creo que la posición política que defendía Podemos hacía muy difícil, por no decir imposible, una alianza. Estos días, que estoy siguiendo el debate en Podemos, muchas cosas de las que dice Íñigo Errejón explican el porqué del que no se alcanzara un acuerdo. No es el momento ahora de mirar al pasado y echarse las culpas unos a otros, pero cada uno tiene que analizar el papel que jugó y qué pasó. Yo no sitúo a la gente más a la izquierda o a la derecha, las circunstancias mandan y se imponen. A mí me gustaría un PSOE fuerte, capaz de vertebrar una mayoría progresista, y si eso pasa por un entendimiento con Podemos, no me parecería mal, pero la otra parte tiene que estar dispuesta a hacerlo, y sobre todo los ciudadanos tienen que apostar por el PSOE para que el cambio sea posible.

— También es cierto que Patxi López fue lehendakari por el apoyo del PP…

“En la política de pactos, uno debe
ser coherente consigo mismo
y ser capaz de explicarlo

— Siendo eso verdad, el acuerdo del PSE con el PP se produce en una coyuntura política muy determinada. Hay que tener en cuenta la hegemonía del PNV durante mucho tiempo, la presencia de la violencia terrorista, etc. Muchas veces no toda cuestión política es una cuestión de principios, hay principios y también coyunturas. En el País Vasco había que hacer lo que se hizo y, entre otras cosas, gracias a ese gobierno, que coincidió con un gobierno socialista en España, se derrotó a ETA. Hay viajes que tienen sus costes, pero también sus rendimientos. En cualquier caso, años después, el PSE gobierna con el PNV. En la política de pactos uno ha de tratar de ser coherente consigo mismo y de explicarlo.

— ¿Puede que sea esa falta de definición en el socialismo uno de los motivos de perder votos en cada elección?

— Yo no creo que sea exactamente esto. Si el problema del socialismo fuera sólo en España, se podría decir que sí, pero cuando el socialismo tiene ese problema en todos los estados europeos tiendes a pensar que es una cuestión más estructural. Los partidos socialistas europeos tienen el problema de que durante la ofensiva neoliberal no han sabido ofrecer una alternativa medianamente viable, esa es la cuestión. Es verdad que, cuando llega la crisis en el 2007, muchos pensamos que tendería a fortalecer las posiciones de izquierdas, pero nos volvimos a equivocar y por desgracia no ha sido así. En cualquier caso, se puso en evidencia que la socialdemocracia de base nacional es imposible, que necesitas una socialdemocracia como mínimo a nivel europeo y más atenta a cuestiones como la regulación del mercado. En determinados momentos, la socialdemocracia pensó que con promover el crecimiento económico estaba haciendo lo necesario para llevar a cabo la redistribución y generar la justicia social y eso no es así. Sólo con crecimiento económico no basta. Creo que el socialismo, en todos los países europeos, está trabajando con mayor o menor fortuna, con coaliciones de tipo diverso, pero vuelve a haber partidos socialistas que están gobernando y lo están haciendo bien. Creo que el caso de Portugal es uno de ellos. Quizás se siga poco en España, siempre hemos vivido de espaldas a lo de allí. El gobierno portugués está funcionando bien y es una experiencia claramente liderada por los socialistas, pero en complicidad con el Partido Comunista y el Bloco de Esquerdas. También está gobernando en Suecia con una alianza de partidos progresistas liderada por la socialdemocracia. Por lo tanto, hay esperanza, se empiezan a buscar soluciones, pero es verdad que la socialdemocracia en Europa tiene que profundizar mucho más en su capacidad de ofrecer una alternativa al planteamiento neoliberal.

Sato Díaz (cuartopoder.es)

Artículos Relacionados

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -

- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend