‘El Abrazo’ presiona para que no sea "un paripé" la convocatoria de Iglesias por la unidad

Imagen de archivo de Íñigo Errejón, Pablo Iglesias y Teresa Rodríguez durante un acto de campaña en Sevilla. / Efe

Bases de Podemos agrupadas bajo el manifiesto 'El abrazo' han presentado documentos en blanco para plasmar unos posibles acuerdos entre las diferentes corrientes que son inexistentes hasta ahora y que consideran imprescindibles de cara a la II Asamblea Estatal. El objetivo es “hacer presión” para lograr que la reunión entre los representantes de los sectores del partido convocada por Pablo Iglesias para este miércoles concluya en un consenso real y no se trate de un mero “paripé” para que cualquiera de las partes pueda “echar la culpa al otro” si fracasan las negociaciones, ha indicado el secretario de Análisis Político y Social de la formación en Castilla y León, Javier Mestre.

'El abrazo', una propuesta de consenso entre las diferentes corrientes del partido lanzada en diciembre que ha logrado más de 2.000 firmas de apoyo en toda España, fue impulsada inicialmente por Mestre, Gonzalo Quiroga y Manuela Valadés, pertenecientes a la militancia rural de las bases de Podemos en la provincia de Ávila. A esta petición se unieron el filósofo Santiago Alba Rico, el catedrático de la Universidad Complutense de Madrid José Luis Villacañas y el profesor Carlos Fernández Liria, quien se ha vuelto a sumar a los promotores en esta ocasión para respaldar la presentación de estos documentos en blanco.

Publicidad

Los impulsores de 'El abrazo' ofrecen el documento organizativo, el ético, el político y el de igualdad prácticamente vacíos, si acaso con algunos puntos a tratar, como instrumentos para escribir puestas en común entre todas las partes. “Nos parece muy bien que se reúnan el miércoles, pero se tienen que reunir con la tensión de llegar a un acuerdo. Sabemos que no es fácil y que hay muchas tensiones dentro de las distintas familias en contra de llegar a un consenso”, ha indicado Mestre, en declaraciones a cuartopoder.es.

Si el miércoles las diferentes corrientes de Podemos no llegan a acuerdos para presentar documentos unitarios en Vistalegre II, los promotores de la iniciativa amenazan con sintetizar ellos mismos las propuestas para demostrar que, cediendo todos, un amplio acuerdo en lo político y lo organizativo es perfectamente posible.Si ellos llegan solos a un acuerdo, estaremos más contentos que unas castañuelas, pero si no llegan a un acuerdo nosotros intentaremos sacarles los colores”, ha indicado Mestre, que cree que un posible fracaso de la reunión de esta semana evidenciaría que los desencuentros entre los representantes de las corrientes no son sólo ideológicos, sino sobre todo personales.

“Esto va para todos. No tienen más remedio que reunirse si realmente quieren seguir siendo líderes morales de Podemos, pero no basta con que se reúnan y digan que no ha sido posible. Tienen que encerrarse, tirar la llave al mar y no salir hasta que no tengan un acuerdo”, ha subrayado Mestre.

Para los impulsores de la iniciativa lo más importante es que “la hoja de ruta organizativa y la hoja de ruta política sean consensuadas” para que antes de Vistalegre II se hayan acordado asuntos como la forma de organizarse, el reparto de recursos, las atribuciones del secretario general o el consejo de coordinación de los miembros. Según argumenta, “que haya una candidatura unitaria es lo de menos porque lo importante son los documentos”, no tanto la candidatura de personas. Si se consiguen estos acuerdos en los textos, “tendrá mucho más sentido que Podemos se dote de una dirección plural, sea por medio de una lista de consenso, sea por el resultado de la votación de los inscritos e inscritas a las diferentes listas abiertas y candidaturas individuales”, reza el comunicado.

Los impulsores de la iniciativa creen que el acuerdo previo en estos documentos es imprescindible para que evitar errores que se cometieron en Vistalegre I, cuando “se pasaban la mitad del tiempo teniendo que justificar las decisiones de la Asamblea que ya estaban tomadas y que no tenían ningún sentido ni ninguna legitimidad para muchísima gente de base”, explica Mestre, que cree que esta vez debe elaborarse “una hoja de ruta política” que permita que en Podemos “pueda entrar gente muy distinta”.

Los promotores están convencidos de que reacciones como la de 'El abrazo', que muestran el hartazgo de las bases ante la confrontación entre las diferentes facciones, han logrado que los representantes de las corrientes y el secretario general hayan tenido que empezar a pensar seriamente en un acuerdo. Por ello, creen que su deber es volver a “presionar” de nuevo ante la reunión de este miércoles para lograr que el partido acabe ofreciendo a las más de 400.000 personas inscritas “un acuerdo político, organizativo, ético y de igualdad con el que todos y todas puedan sentirse reconocidas”.

(*) María F. Sánchez es periodista.