España repite la peor nota de su historia en percepción de la corrupción

2
Gráfico sobre la situación d ela percepción mundial d ela corrupción elaborado por Transparencia Internacional.
Actualización de las 13.00 con más contenidos del informe.

La nota de España en percepción de la corrupción ha vuelto a ser la misma del año pasado, cuando alcanzó la peor cifra de su historia, según el informe de 2016 que ha publicado este miércoles la ONG Transparencia Internacional (TI). El país ha repetido el aprobado de 58 puntos sobre 100 –en una escala en la que 0 representa el mayor nivel de corrupción y 100 la transparencia máxima--, mientras que en el ranking mundial ha caído cinco posiciones – del 36 al 41-- respecto al año anterior.

En 2013 España descendió 10 puestos en el Índice de Percepción de la Corrupción anual, hasta el puesto 40, y después de alcanzar puestos superiores en los años posteriores, este año ha caído hasta el puesto 41 entre los 176 países analizados. “Hemos alcanzado el récord histórico de corrupción comparativamente”, señala la ONG. Así, nuestro país empata con Costa Rica y “está entrando en un pelotón de países que se han acercado peligrosamente a la corrupción sistémica muy recientemente, como Georgia o la República Checa”, explica TI.

Lista de la percpeción de la corrupción en el continente europeo. / Transparencia Internacional

España tiene una situación de corrupción comparativamente alta en relación a los países de la Unión Europea, ya que se sitúa en el puesto 17 de los 28 estados, por detrás de países como Eslovenia y Lituania. Según la ONG, a pesar de la “impunidad”, los sistemas de investigación policial “se han mostrado relativamente eficaces” y han aflorado “numerosos casos de corrupción”, mientras que las denuncias de los medios de comunicación y el eco social han ido generando “un estado general de indignación que provoca que España sea uno de los países donde más ha crecido la percepción de corrupción en los últimos cinco años”. No obstante, el presidente de TI España, Jesús Lizcano, ha urgido que “los partidos consideren la corrupción como un asunto de Estado” y adopten por fin “un acuerdo integral sobre las medidas legales e institucionales importantes para combatir este importante problema social”.

En el Índice de Percepción de la Corrupción anual, Dinamarca vuelve a liderar el ránking mundial con un sobresaliente, un 90, pero ha perdido un punto respecto a 2015. Le siguen Nueva Zelanda (90), que gana dos puntos respecto al año anterior, Finlandia (89), Suecia (88) y Suiza (86).

Según la ONG, en general no hay cambios drásticos en Europa y Asia Central, pero esto no significa que la región sea inmune a la corrupción, sino más bien lo contrario. El estancamiento es una señal de que la lucha contra la corrupción no ha mejorado en esta zona. A nivel mundial, dos tercios de los 176 países y territorios han descendido por debajo del punto medio de la escala (50) y la media global es de 43, una cifra que indica la corrupción endémica en el sector público.

Las peores puestos, de más alto a más bajo en el ranking, son para Yemen, con una nota de 14, Siria (13), Corea del Norte (12), Sudán del Sur (11) y Somalia (10). Según TI, los países con peores cifras se caracterizan por el mal funcionamiento de las instituciones y la desconfianza. A pesar de que existen leyes anticorrupción, frecuentemente son ignoradas y los ciudadanos a menudo tienen que lidiar con los sobornos y las extorsiones. Los países en regiones en conflicto, en particular Oriente Medio, han mostrado los descensos más marcados de este año. Qatar es el país que más posiciones descendió en comparación con el índice de 2015, al registrar una caída de 10 puntos.

En cuanto a las potencias económicas mundiales, Estados Unidos se encuentra en el puesto 18, China, India y Brasil en el 79, Japón en el 20, Alemania y Reino Unido en el 10, Francia en el 23, Italia en el 60 y Rusia en el 131. En el año en el que el magnate Donald Trump ha llegado a la presidencia de Estados Unidos, TI alerta de que muchas personas, cansadas de las promesas vacías de muchos políticos, optan por “apoyar a políticos populistas”, aunque “lo más probable es que esto no haga más que agudizar el problema”. En lugar de “combatir el 'capitalismo clientelista', estos líderes por lo general instalan sistemas corruptos incluso peores”, ha apuntado el presidente de TI, José Ugaz.

Asimismo, la ONG dice que casos de corrupción “a gran escala” como Petrobras y Odebrecht en Brasil o el expresidente ucraniano Víktor Yanukóvich, muestran cómo “la colusión entre empresas y políticos arrebata a las economías nacionales miles de millones de dólares de ingresos que se desvían para beneficiar a unos pocos, a costa de la mayoría”. En este sentido, señala que el gigante sudamericano ha descendido significativamente en comparación con cinco años atrás, después de que se revelaran los sucesivos escándalos de corrupción, pero apunta que durante 2016 a demostrado que mediante la Justicia es posible “exigir que rindan cuentas personas que antes se consideraban intocables”.

La solución para la corrupción en el mundo, según TI, pasa por implementar reformas sistémicas profundas que puedan contrarrestar la creciente desigualdad y ayuden a los ciudadanos a frenar la impunidad que genera este problema, así como por el establecimiento de sanciones para los cómplices de los flujos de dinero corrupto a través de las fronteras.

(*) María F. Sánchez es periodista.

Leave A Reply

Your email address will not be published.