Crece la indignación por el ataque a los niños transexuales en el bus de Hazte Oír

Europa Press (YouTube)

Los ayuntamientos de Madrid, Barcelona, Pamplona y l'Hospitalet ya han anunciado que impedirán la circulación por sus términos municipales del conocido como 'autobús del odio'. Se trata de un autocar contratado por la organización ultracatólica Hazte Oír, en contra de los niños transexuales (ver vídeo). El vehículo, que comenzó a surcar la ciudad el lunes, está cubierto de un llamativo color naranja, y en sus laterales y zaga se exhibe el mensaje: "Los niños tienen pene. Las niñas tienen vulva. Que no te engañen".  También se espera la reacción de otros municipios, ya que la organización religiosa ha anunciado su intención de acudir con el vehículo a Valencia, Zaragoza, San Sebastián, Bilbao y Vitoria.

Rita Maestre, portavoz del ayuntamiento de Madrid, ha anunciado que el gobierno municipal está estudiando tomar las "medidas oportunas" que impidan circular al autobús de Hazte Oír, ya que ya que incumple las ordenanzas de movilidad y publicidad del consistorio. Los servicios jurídicos del ayuntamiento también están estudiando si la circulación del citado vehículo incurre en un delito de incitación al odio.

Publicidad

La presidenta de la Comunidad, Cristina Cifuentes, preguntada en Antena 3 por el autobús, ha declarado que la campaña le parece “absolutamente impresentable” y ha anunciado que ha puesto los hechos en conocimiento tanto de la Abogacía del Estado como de la Delegación del Gobierno en Madrid por si pudieran ser constitutivos de delito y fuera procedente la actuación de la Fiscalía.

En el caso de Barcelona, la concejala de Feminismos y LGTBI, Laura Pérez, ya ha avanzado que el autocar "no tiene permiso para circular por la ciudad, no es bienvenido". Ha añadido que el consistorio "no se va a quedar de brazos cruzados" y que la Guardia Urbana puede imponer multas de hasta 3.600 euros. 600 por incumplir la ley sobre publicidad dinámica y 3.000 por incumplir la ordenanza municipal de convivencia con el agravante de que afecta a menores. Además, se estudia la posibilidad de confiscar el vehículo.

Desde el ayuntamiento de Pamplona han pedido que el autobús del odio no pase por el término municipal, adonde tiene previsto acudir a principios de marzo. Han señalado que "contraviene el respeto a la diversidad, y en particular la diversidad sexual de género y el respeto al colectivo trans" y que el gobierno municipal ha manifestado "su apoyo y reconocimiento a los derechos de las personas transexuales" y especialmente de los menores.

Núria Marín, alcaldesa de l'Hospitalet de Llobregat, también ha anunciado que, por el momento, el autocar de Hazte Oír no tiene permiso para detenerse en ningún punto de la localidad ni a hacer uso de la megafonía. La regidora también ha indicado que el consistorio se ha puesto en contacto con la Generalitat para estudiar posibles medidas que permitan impedir la circulación del vehículo. Esta postura ha sido expresamente apoyada por los grupos municipales del PArtido Socialista de Cataluña y Esquerra Republicana de Catalunya.

En Madrid, el Grupo Municipal Socialista ha anunciado que va a solicitar una campaña a favor de los menores transexuales en autobuses de la Empresa Municipal de Transportes (EMT) así como un cambio en la Ordenanza de Publicidad del Consistorio para prohibir publicidad como la del autobús de Hazte Oír, contraria a las leyes contra la LGTBIfobia.

Para la portavoz socialista en el Consistorio, Purificación Causapié, la campaña de Hazte Oír es "una agresión a los derechos de los menores transexuales" y ha recordado que este tipo de iniciativas "contribuyen a estigmatizar y a discriminar".

Más contundente todavía se ha mostrado Izquierda Unida, que en una nota denuncia que el mensaje de la campaña de Hazte Oír refuerza la desigualdad y el odio por motivos de identidad y orientación sexual en una región donde las agresiones homófobas se han incrementado en los últimos años.

Por otra parte, la asociación Arcópoli, vinculada al movimiento LGTB, ha anunciado esta misma mañana que ha presentado un escrito de denuncia ante la Consejería de Políticas Sociales y Familia de la Comunidad de Madrid por considerar que la campaña lleva consigo "un mensaje negacionista contra un sector de la población que existe" en la Comunidad de Madrid: las personas transexuales y transgénero.

En vista de la virulenta reacción suscitada por la circulación del autobús, Hazte Oír ha convocado una rueda de prensa en la que su presidente, Ignacio Arsuaga, ha justificado los mensajes rotulados en el vehículo porque están amparados por las libertad de expresión e ideológica, "cada vez más amenazada por el lobby gay y sus tentáculos", y solo exponen "un hecho de la biología que se estudia en las escuelas".