Podemos busca mejorar la coordinación con las confluencias en el Congreso

mejorar la coordinación Unidos-Podemos
De izquierda a derecha Yolanda Díaz, diputada de En Marea, Alberto Garzón, coordinador de IU, Pablo Iglesias, secretario general de Podemos y Xavi Domènech, portavoz de 'En Comú Podem', en un acto celebrado el 23 de enero en la Universidad Complutense de Madrid. / Dani Gago (Podemos)

Los cambios organizativos en Podemos tras la asamblea ciudadana de Vistalegre II no sólo afectan a los órganos de dirección. También en el grupo parlamentario se han producido modificaciones importantes. Al relevo de Íñigo Errejón por Irene Montero en la portavocía del grupo confederal de Unidos Podemos (UP) también se le ha sumado la incorporación de Txema Guijarro a la secretaría general del mismo. Una plaza que ocupaba con anterioridad Carolina Bescansa. En este sentido, uno de los objetivos más destacados de la nueva dirección es mejorar la coordinación entre las diferentes confluencias que participan en UP. El grupo confederal está formado, además de por la fuerza morada, por IU, Equo, En Comú Podem y En Marea. Todas las partes reconocen que la coordinación es mejorable y coinciden en que las expectativas ahora son positivas.

Publicidad

Desde Podemos, según señalan a cuartopoder.es fuentes del partido, resaltan que “las confluencias deben sentir que son parte de un todo” y que el funcionamiento debe ser lo más colegiado posible. “La apuesta es honesta y firme. En esta línea queremos trabajar”, añaden desde el partido liderado por Pablo Iglesias. Además, otro de los objetivos es reforzar la coordinación también con el grupo confederal del Senado, donde también están presentes las mismas confluencias. A Montero, nombrada portavoz en el primer Consejo Ciudadano Estatal tras el proceso congresual, se le suma Ione Belarra como portavoz adjunta, puesto que ocupaba antes ella misma. También se pretende potenciar en esta nueva etapa el papel de Gloria Elizo, vicepresidenta cuarta del Congreso y secretaria de Acción Institucional en la nueva Ejecutiva del partido. Todo ello, en una línea de “feminización” de Podemos que defiende el equipo de Iglesias.

En IU, según explica a este medio Víctor Rocafort, coordinador del grupo parlamentario, creen que es “muy mejorable” la coordinación que se ha tenido hasta el momento. Pero que ahora mismo, tras los primeros contactos mantenidos con la nueva dirección, “se abren buenas perspectivas” y que se tiene la intención de “funcionar como un reloj”. Todo esto, se debe ahora materializar, apuntan desde IU. “Tenemos que funcionar confederalmente. Eso significa que haya una mejor coordinación a la hora de que la información fluya con transparencia, que la comunicación sea más cotidiana o que haya una estrategia común que aterrice en cada pleno en una serie de iniciativas que hayan sido debatidas por el grupo”, afirma Rocafort.

Para el coordinador parlamentario de IU, se debe primar más la colaboración dentro del espacio conjunto a sabiendas de que las fuerzas que lo integran son autónomas. No obstante, remarcan que la situación hasta el momento no ha impedido que el partido desarrolle su actividad parlamentaria de forma “intensa”. La coalición que lidera Alberto Garzón cuenta con ocho diputados, incluido él mismo aunque dos de ellos (Félix Alonso y Joan Mena) forman parte también de la confluencia catalana y, otra, Yolanda Díaz, de la gallega.

A los 12 diputados de En Comú Podem (ECP) no les ha afectado demasiado en su día a día la situación, al menos hasta el momento, al ser el espacio más grande dentro del grupo, tras Podemos. Así lo explican a este medio fuentes oficiales de la confluencia catalana liderada por Xavi Domènech. “El hecho de tener un acuerdo de relación confederal con el grupo, hace que ECP tenga autonomía, y permite que tenga un funcionamiento propio de grupo sin serlo”, apunta. No obstante reconocen que “es cierto que hay que mejorar los mecanismos de coordinación” y coinciden en que las expectativas son buenas. “Es evidente que con el proceso de Vistalegre, por temas obvios, quizás Podemos no ha estado impulsando la coordinación del grupo parlamentario al nivel que creemos que lo van a hacer ahora”, señalan.

Entre los aspectos concretos para trabajar reiteran el concepto de coordinación, tener una agenda más planificada o reuniones de manera más periódica. Desde ECP recuerdan que la relación confederal les permite tener diputados en todas las comisiones, autonomía en iniciativas legislativas, en control de Gobierno o acuerdos sobre en qué materias lideran los plenos. En definitiva, “un protocolo de funcionamiento de grupo diferente al de Podemos”.

Por último, desde En Marea, sí que realizan una valoración “más que positiva” de la experiencia general del grupo confederal. “Lo que ponemos encima de la mesa es una propuesta de estado confederal y, por tanto, la organización del grupo parlamentario, de esa forma tiene que ser”, explica a este medio su actual portavoz, Tone Goméz-Reino. La confluencia gallega defiende una “relación de igual a igual” y de “cooperación entre los diferentes sujetos”. En este sentido, resalta que en UP están “haciendo algo diferente”. Sobre las mejoras, apunta a que “como en cualquier espacio político amplio y diverso puede haber controversias o problemas”, pero reiterando que desde En Marea la valoración es buena. “UP demuestra que en un espacio de relación entre iguales y de confederalidad. Las diferentes propuestas se ven beneficiadas y amplificadas”, concluye.