La oposición en bloque acusa a Maza de entorpecer la lucha contra la corrupción

José Manuel de la Maza se dispone a tomar asiento como compareciente en la Comisión de Justicia del Congreso, bajo la mirada de Margarita Robles. / Juan Carlos Hidalgo (Efe)
José Manuel Maza, fiscal general del Estado, se dispone a tomar asiento como compareciente en la Comisión de Justicia del Congreso, bajo la mirada de Margarita Robles. / Juan Carlos Hidalgo (Efe)

Toda la oposición ha arremetido en bloque contra José Manuel Maza, fiscal general del Estado, que comparecía esta mañana ante la Comisión de Justicia para explicar las aparentes maniobras llevadas a cabo por su departamento para impedir la imputación de Pedro Antonio Sánchez, presidente de Murcia, al que salpican las revelaciones hechas en el caso Auditorio y el caso Púnica. Los representantes de los diversos grupos políticos le han acusado, con unas u otras palabras, de entorpecer la lucha contra la corrupción y de castigar a quienes se muestran más activos en combatirla. Incluso, de "favorecer a los corruptos con sus decisiones", ha llegado a decir el portavoz de Ciudadanos, José Manuel Villegas.

Publicidad

Juan Carlos Campo Moreno, portavoz del Grupo Socialista en la Comisión de Justicia del Congreso de los Diputados, ha acusado a Maza de ser el "fiscal idóneo" que necesitaba el Partido Popular y que no pudo encontrar en sus antecesores en el cargo, Eduardo Torres-Dulce y Consuelo Madrigal. También le ha indicado que, como ya temía el PSOE, se acumulan sobre el máximo representante del Ministerio Público los "elementos de sospecha y decepción" y la dolorosa constatación de que se está "deconstruyendo el Estado de Derecho".

Enric Bateller i Ruiz, de Compromís (Grupo Mixto) le ha preguntado cómo es posible que "el fiscal general ponga la lupa sobre la actuación de dos fiscales, pero no abra una comisión de investigación para saber quién filtró" a Pedro Antonio Sánchez, presidente de Murcia, "que cuatro fiscales de sala se habían opuesto a su imputación, antes de que se informase de ello a las partes". También le ha acusado de compartir con Rafael Catalá, ministro de Justicia, "la afición por las destituciones y relevos".

Mikel Legarda Uriarte (PNV) ha señalado que no comprende cómo Maza no ha dado amparo a los fiscales que denunciaban presiones, y que se ha trasladado "un mensaje a la sociedad: que a los fiscales más activos contra la corrupción, se les cesa".

Irene Montero, de Unidos Podemos, ha denunciado que "la independencia del Poder Judicial en entredicho, así como su capacidad [la del fiscal general] para defender el interés público" y que esdo les lleva "al convecimiento de que la justicia no es igual para todos y de que los jueces y fiscales valientes" son objeto de amenazas. También ha denunciado que "el Gobierno, una parte del sistema judicial y parte de los grandes empresarios están más interesados en tejer una red de impunidad, que en dotar de medios a la Justicia para investigar la corrupción" y que esto es algo que en la propia carrera judicial se conoce como "la mafia del canapé".

Maza ha aprovechado su intervención para recordar a los presentes y, en especial al Grupo Socialista, que fue Cándido Conde Pumpido, fiscal jefe nombrado por José Luis Rodríguez Zapatero, quien estableció que estudiar las causas abiertas contra aforados constituye una "obligación" y que no haberlo hecho hubiese supuesto hacer dejación de sus obligaciones. En su segunda intervención, el fiscal general ha expresado su malestar con el contenido de las informaciones sobre el papel de la fiscalía en determinados casos de corrupción y ha negado la veracidad de las mismas. "Estos días", ha dicho, "me he mordido la lengua".

Canal Parlamentario (YouTube)