La dirección de Podemos abre el nuevo ciclo con un discurso más duro

Podemos-Congreso
En la fila de abajo, de izquierda a derecha Ione Belarra, Irene Montero y Pablo Iglesias; en la fila de arriba, Noelia Vera y Rafa Mayoral, diputados de Podemos en el Congreso. / Dani Gago (Podemos)

Tras su asamblea ciudadana de Vistalegre II, Podemos comienza poco a poco a aplicar los cambios internos en el partido. Con la reestructuración de la dirección tanto orgánicamente como en el grupo parlamentario, la fuerza morada comienza una nueva etapa. En ella se debe aplicar la hoja de ruta política aprobada por los inscritos, la del equipo de Pablo Iglesias. Aparte de un mayor protagonismo de personas como Irene Montero, nueva portavoz en el Congreso tras el relevo de Íñigo Errejón, o Noelia Vera, portavoz en el Consejo de Coordinación junto a Pablo Echenique, se suma el cambio en las responsabilidades de discurso. Un hecho que ya ha visibilizado cambios discursivos en las apariciones públicas de sus dirigentes. Estas variaciones se concretan, por ejemplo, en una intensificación más dura de crítica contra las élites, con un nuevo concepto estratégico o un mayor acercamiento a las fuerzas aliadas. Además, otros ejes importantes, como ya había mostrado el sector de Iglesias en la campaña interna son identificar al PP, PSOE y C´s como parte de una “Triple Alianza” o potenciar la movilización social.

Publicidad

Uno de los más estrechos colaboradores de Iglesias, Pedro Antonio Honrubia, ha asumido el grupo de trabajo de discurso, sustituyendo a Jorge Moruno, del sector errejonista. El dirigente forma parte del Consejo Ciudadano Estatal pero no tiene cargo público. Durante los últimos días, en diferentes espacios, Podemos ha ido introduciendo un concepto: “trama”. La cuenta oficial de Podemos en Twitter enlazaba ayer un artículo publicado en cuartopoder.es por Manolo Monereo y Héctor Illueca en 2015 para explicarlo. Honrubia, por su parte, hizo lo propio en su cuenta de Facebook. “Es el modelo de gobernanza implementado en el Estado español durante las últimas décadas por una serie de actores con vinculación directa con la toma de las grandes decisiones de Estado y que articula relaciones entre poder político y poder económico para intervenir dicho Estado y ponerlo al servicio de los intereses privados de unos pocos privilegiados”.

Para Honrubia, esta “maquinaria de relaciones políticas y económicas convierten al Estado en una especie de S.L.” cuyos protagonistas “actúan bajo una lógica de tipo mafiosa para beneficio propio y en contra de los intereses de las mayorías sociales”. Los protagonistas, según Podemos, son “los principales accionistas y dueños de las empresas del IBEX35, los principales dirigentes de los partidos del régimen y muchos otros que amparándose en ellos han actuado bajo la lógica mafiosa de esta trama, medios de comunicación en manos o al servicio de ambos, funcionarios públicos que voluntariamente trabajan para ellos”. Frente a ellos, sigue Honrubia, se encontraría “el pueblo o la gente”.

En todas las intervenciones públicas de esta semana se ha intensificado esta teoría. El propio Iglesias lo mencionó ayer en una entrevista en TVE. “Creo que en este país ha habido y hay una trama que vincula poderes económicos y poderes políticos, que está tratando de resistir una serie de cambios que se dan. Esa trama tiene mucho poder, incluso para cambiar a su antojo a fiscales molestos o intervenir en el poder judicial, incluso para asegurar la impunidad, que causa escándalo y alarma social de un miembro de la familia real como Urdangarin”. También se refirieron a este concepto Montero en su intervención en la Comisión de Justicia, Vera el pasado lunes en rueda de prensa tras la Ejecutiva o varios dirigentes en sus redes sociales tras presentar una proposición no de ley (PNL) para garantizar la independencia del poder judicial. El concepto, por cierto, no ha sido mencionado por ningún dirigente errejonista, hasta el momento.

Podemos no ha dejado pasar tampoco durante estos días la fuertes críticas al papel de C´s o del PSOE. “El papel de Albert Rivera se está convirtiendo en hacer lo que le diga Mariano Rajoy”, destacó Vera el lunes. “Cuando se dijo lo negaron. Y hoy se vuelve a probar que PP y PSOE gobiernan juntos”, escribió ayer Iglesias sobre la renovación del Tribunal Constitucional pactada entre ambos partidos. Para el sector de Iglesias, una de las principales diferencias con el de Íñigo Errejón, esta “Triple Alianza” significa un gobierno fuerte y no débil como sostenía el errejonismo. En el argumentario de Podemos también se ha introducido el concepto de «ministerio de maquillaje», en referencia a los socialistas.

El objetivo de Podemos en la nueva etapa, como señaló este medio, es también mejorar la coordinación con las confluencias dentro del Congreso. El sector de Iglesias ha defendido la necesidad de construir un “bloque histórico” junto a IU y otras fuerzas políticas y sociales. Algo sobre lo que ya se está empezando a trabajar. Otros ejemplos de este énfasis en la importancia de confluencia amplia son los halagos a Alberto Garzón realizados la semana pasada por Montero por su trabajo en la Comisión de Investigación sobre el rescate bancario. O también incluso con el cierre del primer discurso, hace dos semanas, de Iglesias ante el nuevo CCE: “Nacimos para ganar, con nuestros aliados y unidos vamos a ganar”.

Por último, Podemos se esforzará en esta nueva etapa por potenciar la movilización de la sociedad civil. Esto se reflejará en próximas iniciativas desarrolladas a través del proyecto “Vamos!” o la participación en diferentes manifestaciones. Una línea que ya venían potenciando los dirigentes del partido morado. El pasado fin de semana varios dirigentes del partido, Montero incluida, llamaron a formar parte de las Marchas de la Dignidad, aunque los líderes no asistieron físicamente, o la manifestación contra la “Europa fortaleza”, que sí contó con dirigentes de relevancia.