La izquierda europea trabaja ya en una lista unitaria para las elecciones de 2019

El secretario de Acción en el Parlamento Europeo de la ejecutiva nacional de Podemos, Miguel Urbán, y el exministro de Finanzas griego, Yanis Varoufakis, tras una reunión celebrada en enero de 2016.
El secretario de Acción en el Parlamento Europeo de la ejecutiva nacional de Podemos, Miguel Urbán, y el exministro de Finanzas griego, Yanis Varoufakis, tras una reunión celebrada en enero de 2016. / CP.

Quedan dos años para que se celebren las elecciones al Parlamento Europeo, pero las tres fuerzas principales de la izquierda europea ya mueven ficha. El último fin de semana de marzo el exministro griego Yanis Varoufakis, que capitanea el Movimiento por la Democracia en Europa 2025 (DiEM25, por sus siglas en inglés), presentó en Roma un ‘New Deal’ para ir a las urnas de la UE con el objetivo de democratizarla. Solo dos semanas antes, en la misma ciudad, se reunieron los impulsores de ‘Plan B’, otra iniciativa que busca una convergencia de partidos y movimientos sociales ‘antiaustericista’ como alternativa a las políticas de ‘la Troika’. La tercera fuerza la representa el Partido de la Izquierda Europea (PIE), que planea un acto para noviembre en Marsella con el objetivo de atraer a otras formaciones. Estas tres plataformas o corrientes defienden ideas similares de ruptura con la dinámica europea actual y buscan una candidatura unitaria para las elecciones de 2019.

“Hay una voluntad de que todo esto vaya cogiendo forma y que acabemos juntos y juntas en una candidatura para 2019. Hay muchos espacios en los que nos estamos reuniendo”, ha indicado en declaraciones a cuartopoder.es, la eurodiputada de IU, Marina Albiol. Aunque su formación forma parte del PIE, también ha participado activamente en la construcción de un ‘Plan B’, iniciativa respaldada en sus inicios por el propio Varoufakis y dirigentes españoles como el responsable de la Secretaria de Podemos para Europa, Miguel Urbán, y el coordinador de IU, Alberto Garzón. ‘Plan B’ se reunió en Roma hace dos semanas en una conferencia que contó con la presencia del cofundador del Parti de Gauche en Francia, Jean-Luc Mélenchon, el exviceministro de Economía y Hacienda italiano Stefano Fassina y la expresidenta del Parlamento de Grecia Zoe Konstantopoulou.

Publicidad

El pistoletazo de salida a las europeas lo ha dado Varoufakis con DiEM25, un movimiento que nació hace un año. El exministro griego comentó en Roma que la idea era crear un nuevo partido transeuropeo o una infraestructura política trasnacional con partidos aliados en cada Estado de la UE que aglutine también sindicatos y asociaciones de ciudadanos. Este ‘New Deal’ reúne las ya conocidas ideas del exministro como inversiones en el sector medioambiental, impuestos para las rentas más altas, la paralización de los recortes sociales o el establecimiento del derecho a la vivienda, pero no contempla la salida de la UE ni el abandono del euro. Su iniciativa pretende aglutinar al mayor número de fuerzas posibles para construir una alternativa democrática a las políticas europeas de ‘la Troika’.

Este no es el único de los tres movimientos que busca expandirse. El PIE, que aglutina a partidos de la izquierda anticapitalista europea y comunistas, como el alemán Die Linke o el Partido Comunista francés, prepara un foro político y social para noviembre en Marsella y busca a participantes “que no estén en el PIE” o que formen parte del grupo parlamentario de la formación, el Grupo Confederal de la Izquierda Unitaria Europea/Izquierda Verde Nórdica (GUE) “sin estar en el partido”, ha explicado Albiol. En el GUE se encuentran también los españoles Podemos, la Izquierda Plural (Izquierda Unida y Anova) y Euskal Herria Bildu. Por otro lado, ‘Plan B’, que contempla medidas concretas como la salida del euro y la transformación de éste en una moneda común, planea un gran acto de en Lisboa, organizado por el Bloco de Esquerda portugués, que reunirá a partidos políticos como Podemos, Die Linke, el Parti de Gauche, Sinistra Italiana o el Partido de la Izquierda de Suecia, entre otros.

De momento, cada una de las tres corrientes busca atraer con sus propuestas a sectores de ruptura de tendencia socialista y formaciones verdes que todavía no se han unido a los movimientos. No obstante, según ha explicado Urbán, “el objetivo debería ser concurrir con una candidatura europea que diera respuesta a la profunda crisis institucional, política y económica que vive Europa. Una candidatura de ruptura con la actual UE que no solo fuera antiausteridad, antixenofóbica y de freno para la extrema derecha, sino que además tuviera una propuesta clara sobre qué hacer en Europa y que pudiéramos representar a las clases populares europeas”. Según ha explicado, “este es un elemento esencial en el que trabajará la Secretaría de Europa de Podemos”.

Por su parte, Podemos ha organizado en Madrid la conferencia internacional “Puentes, no muros”, una cita internacional contra la xenofobia, el neoliberalismo y el patriarcado en la UE que lleva adjunto un manifiesto a favor de una “revolución democrática en Europa” y que cuenta con los apoyos de un centenar de políticos e intelectuales europeos como Varoufakis, la socióloga Saskia Sassen, el activista y académico estadounidense Noam Chomskyla politóloga y economista Susan George o la filósofa belga Chantal Mouffe. En las jornadas se busca “generar un espacio de encuentro y diálogo entre actores sociales y políticos que combaten las políticas neoliberales y el auge de la xenofobia en sus respectivos países, así como avanzar hacia “una red europea de ciudadanía, movimientos sociales, actores políticos e instituciones del cambio” para conseguir una Europa que cuestione y desobedezca “los Tratados de la austeridad social” y apueste “por un nuevo marco político”, entre otras propuestas.

(*) María F. Sánchez es periodista.