Oxfam reúne en 24 horas 20.000 firmas contra la política de refugiados de Rajoy

Um Shehade, una refugiada síria huída de Homs, junto a su familia en un vivienda improvisada. Ha perdido la movilidad de las piernas y no puede recibir tratamiento.
La imagen de Um Shehade, una refugiada siria huída de Homs, junto a su familia en un vivienda improvisada, sirve para ilustrar la campaña de Oxfam. / Pablo Tosco (Oxfam Intermón)

Las bombas destrozaron la casa de Salma (nombre ficticio) en Siria y acabaron con la vida de sus dos hijos. Después, emprendió sola el camino hasta Jordania. Allí, las personas refugiadas no pueden trabajar y su situación es insostenible. “Si esto no cambia, regresaré, aunque sea yo la que muera”, indica. Esta es una de las historias de personas “bloqueadas” que no son admitidas en Europa después de huir de los sangrientos conflictos de sus países y que Oxfam Intermón recopila para exigir a Mariano Rajoy que cumpla con la cuota de 17.387 refugiados que España se comprometió a acoger en 2015 en el sistema ideado por la Comisión Europea. “Solo han llegado 1.141 personas, un ridículo 6,5% que nos deja a la cola de Europa”, critica la ONG en una petición que ha recopilado más de 20.000 firmas en 24 horas.

El plazo para llegar a los 17.387 refugiados que nuestro país debería acoger se acaba en septiembre, pero la cifra está muy lejos de cumplirse. “España está dejando bloqueadas a 16.246 personas. Hombres, mujeres, niños y niñas que consiguieron huir de la guerra y que ahora están tiradas en la cuneta, en Grecia e Italia o en los países vecinos de Siria. En el mejor de los casos, en campos de refugiados. En el peor, abandonados a su suerte, en tiendas de campaña, en edificios abandonados o en la calle”, denuncia Oxfam Intermón en su petición.

Publicidad

La ONG usa la imagen de unas manos que presionan el botón de “bloqueo” en un teléfono móvil donde aparecen fotografías de personas refugiadas para representar el rechazo que sufren personas como Omar, que trabajaba en el campo en Siria, pero que tuvo que dejar su país porque allí era imposible vivir. Arriesgó su vida, la de su mujer y la su hijo de dos años para cruzar el mar en una patera. “Aquí al menos estamos seguros”, indicaba en Grecia, donde Oxfam le dio comida, mantas y zapatos para que prosiguiera su viaje. Tampoco Liqaa ha encontrado un país donde vivir. Tras huir del conflicto sirio, tuvo a su bebé en un campo de refugiados de Zaatari, en Jordania. El día que el niño nació, ella no podía parar de llorar porque estaba lejos de su familia. “Este no es lugar para un bebé. Pido a la comunidad internacional que nos ayude a encontrar una solución para el conflicto y podamos volver a casa”, indica.

El presidente del Gobierno aseguró a finales de enero estar en desacuerdo con “las fronteras y los vetos” al ser cuestionado por la ampliación de medidas de seguridad en la frontera con México aprobadas por su homólogo estadounidense, Donald Trump. Las declaraciones del mandatario, muy cuestionadas porque su Ejecutivo ha reforzado las vallas de Ceuta y Melilla con polémicos mecanismos como el alambre de cuchillas, han sido recuperadas por la ONG para exigirle que cumpla con el compromiso de acogida de refugiados. “Firma ahora para que Mariano Rajoy defienda y sea coherente con su declaración de estar en contra de vetos y muros, tanto en España como en Europa” y para que “acelere la acogida de personas refugiadas para que en septiembre hayan llegado todas las personas” que debe recibir nuestro país.

Bruselas admitió el mes pasado por primera vez que no se conseguirá acoger a los 160.000 demandantes de asilo — en la práctica son 100.000 porque 60.000 de estas plazas quedaron en suspenso– que ya se encuentran en Grecia o Italia y que la Comisión Europea había repartido entre los distintos países europeos. De hecho, reconoció que solo se podrá alcanzar un 25% del objetivo. Según indicó el comisario europeo de Migración, Dimitris Avramopoulos, no hay suficientes refugiados varados en estos países que reúnen las condiciones para su asilo que contemplaba el acuerdo, que, por ejemplo, no se aplica a los 60.000 demandantes de asilo bloqueados en Grecia desde que entró en vigor el pacto migratorio con Turquía. Por su parte, y aunque la cifra parece lejana, el ministro del interior, Juan Ignacio Zoido, prometió sumar a 9.323 demandantes de asilo procedentes de dichos países antes de que concluya el plazo de dos años que se termina en septiembre.

Por otro lado, Oxfam Intermón también criticó esta semana los Presupuestos Generales del Estado para 2017 del Gobierno, presentados en el Congreso de los Diputados, ya que considera que los gastos en cooperación se llevan «la peor parte», a diferencia del incremento del presupuesto para Defensa. Calculan una disminución del 1% respecto al año anterior, a la espera de que salgan información más detallada a la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD). «Los 284 millones destinados a la AECID, la principal ejecutora de la AOD, es irrisoria en un momento con las mayores necesidades en el mundo en 70 años, con más de 20 millones de personas en riesgo de hambrunas y más de 65 millones de personas desplazadas en el mundo huyendo de la pobreza y los conflictos», indicó la ONG.

(*) María F. Sánchez es periodista.