Maria del Mar Bonet: "Los gobiernos españoles me recuerdan al franquismo"

3
La cantante mallorquina María del Mar Bonet en una imagen reciente. / Efe

BARCELONA.- En una céntrica librería-cafetería del Eixample barcelonés, atiende a cuartopoder.es la prestigiosa cantautora Maria del Mar Bonet (Palma de Mallorca, 1947). Bonet cumple 50 años en el mundo de la música y celebra el cumpleaños con dos hitos: saca disco "Ultramar", 13 canciones grabadas con músicos cubanos, y se publica el libro "Maria del Mar Bonet, intensament", escrito por Jordi Bianciotto, un recorrido por la trayectoria profesional de la mallorquina. El pasado febrero, en el festival BarnaSants, compartió escenario del Teatre de la Joventut de Hospitalet junto a Quico Pi de la Serra, 38 años después. Bonet está, de nuevo, en un momento esplendoroso de su carrera. Y sobre todo esto habla para este periódico. La agenda de los próximos meses estará apretada. Defensora férrea de la cultura y la lengua catalana, también muestra su visión sobre el conflicto político y social que vive Cataluña con el resto del Estado español. Bonet, una de las máximas representantes de la Nova Cançó catalana e integrante del colectivo musical Els Setze Judges, junto a otros músicos como Lluis Llach, Joan Manuel Serrat, Miquel Porter i Moix o Remei Margarit, entre otros, se expresa despacio, reflexionando cada palabra antes de pronunciarla, con el empaque que da la experiencia de llevar décadas en la vida pública y cultural.

— En febrero compartió escenario con Quico Pi de la Serra en el festival BarnaSants 38 años después. ¿Qué sintió al salir al escenario junto a él?

Publicidad

— La verdad es que sentí que no habían pasado tantos años, como si hubiéramos cantado siempre juntos. Es una gozada volver a cantar con él y sé que vamos a seguir haciendo cosas juntos. Me gustaría mucho volver a grabar un disco con él.

— ¿Recuerda qué se dijeron justo antes de salir al escenario?

— Sí, muchas cosas, pero no se pueden decir.

— El lugar del concierto fue Hospitalet, el Teatre de la Joventut. ¡Qué metafórico!

— El teatro se llama así, sí. La juventud no sé si se mantiene, pero la amistad, sí.

— Acaba de sacar nuevo disco, "Ultramar", grabado con músicos cubanos. ¿Qué tal la experiencia en Cuba? ¿Y con esos músicos?

"Grabar en Cuba me ha fascinado, por la generosidad, la creatividad..."

— Para mí es una maravilla poder grabar en Cuba. Conocer a todos los músicos que integran el disco ha sido genial. Fue una historia muy bonita. Primero fui a Cuba a recoger un premio y conocí a músicos allí y canté con ellos y con la Orquesta Sinfónica de La Habana. También conocí a un grupo de latin jazz y a un grupo de música campesina que fue el detonante para pensar en hacer un disco. Conocí a muchos músicos y pronto vi que con ellos podía establecer un diálogo musical, comencé a preparar el disco y me di cuenta de que todo iba a ser muy bonito. Ese fue el principio, luego conocer a José María Vitier, que también forma parte de este disco, hay dos canciones suyas, una canción a la que pusimos letra, "Danza de fin de siglo"... Hemos hecho un repertorio que muestra la posibilidad de diálogo, de ida y vuelta, tenemos canciones mallorquinas muy antiguas que hablan de Cuba, música cubana, música del campo cubano... Ha sido fantástico, la experiencia en Cuba me ha fascinado, el trabajo, la generosidad de la gente, la creatividad...

— Durante ese mes de grabación en Cuba ¿qué semejanzas encontró entre el ambiente caribeño y el mediterráneo?

— En la parte musical sí he encontrado paralelismos. Luego, Cuba forma parte del Caribe, otro mar, por eso se llama el disco "Ultramar".

— Grabó con el grupo Cuerdas del Monte, dice que hacen música parecida a los boleros y la jota. Sigue habiendo mucha relación cultural entre Cuba y España.

— Hay algunas armonías que tienen que ver con la música mallorquina. A mí me gusta más la diferencia que las similitudes. Me parece muy bonito poder dialogar musicalmente y que esté todo tan bien, que esté todo en su sitio.

— ¿Cómo se encontró al pueblo cubano en estos momentos de grandes cambios políticos y sociales en la isla?

— Creo que Cuba todavía no ha cambiado tanto como se dice. No sé más adelante, la verdad.

— Usted ha trabajado con grandes músicos de distintos países del mundo. ¿Qué aporta este mestizaje a su proceso de creación?

"No juego tanto en provocar mezclas como en el diálogo y en la parte creativa musical del momento"

— Es una gran parte de mi proceso creativo, siempre fue así, desde que empecé a ser cantante. Yo no juego tanto en provocar mezclas como en el diálogo y en la parte creativa musical del momento, la interpretación, improvisación... El mestizaje, no sé, el mundo es tan mestizo ya... No es una palabra que incorpore mucho a mi manera de ser y buscar, a mí música, no me interesa mucho porque me siento ya muy mestiza de este mundo.

— También se publica el libro "Maria del Mar Bonet, intensament". Un recorrido por su trayectoria vital y profesional. ¿Qué ha supuesto sentarse, con el autor, a recordar el pasado?

— A mí la verdad es que recordar me cuesta mucho. Me centro mucho en el momento que vivo y no me interesa mucho rememorar. Por eso, el proceso que he hecho con el autor, con Bianciotto, ha sido muy interesante, el recordar cosas, sitios donde había estado y ya no estaba. Ha estado bien, muy bonito, he tenido un buen ayudante, el autor ha hecho un trabajo precioso y muy minucioso y profundo.

Cubierta de 'Maria del Mar Bonet, intensament'. / ara llibres

— ¿Qué se encontrarán los lectores en el libro?

— Muchas cosas de mi vida, sobre todo de mi vida profesional.

— ¿Ha habido algún recuerdo que le haya sorprendido especialmente reencontrárselo?

— No, ha habido más sorpresas para el autor, de cosas que le he contado y no se había hablado de ellas.

— Muchas idas y venidas, entonces, para encontrarse con el autor del libro y recordar. Muchos regresos a Barcelona. ¿Qué añora de esta ciudad, de cuando usted llegó por primera vez y se subió a los escenarios?

— Realmente ahora hay mucho ruido y mucha gente, antes no había tanta. Esos aluviones de gente que viene de fuera en cruceros y llenan la parte antigua de Barcelona me parece agobiante. Echo en falta una Barcelona más tranquila.

— ¿Nos recomienda algo de aquella Barcelona más tranquila?

— No sé, Barcelona la tiene que descubrir uno mismo. Recomendaría todo y nada. No hay que venir con horas. Barcelona es una ciudad de largo recorrido, no para venir tres días. Tiene muchos alicientes artísticos, museísticos, en todos los sentidos... Recomiendo no venir como un turista, sino venir a hacer amigos, ver la ciudad a ojos de amigos y no subirse en un autobús turístico a ver la parte gráfica de la ciudad.

— ¿Cómo es la relación con el resto de integrantes del colectivo de Els Setze Jutges?

"El colectivo Els Setze Jutges logró que se cantara en nuestra lengua
otra vez"

— Siempre hemos tenido relación. No era un grupo compacto, éramos cantantes que actuábamos por separado, no éramos un coro. Cuando yo llegué, junto a Lluis Llach, ya éramos los últimos, se empezó a cantar de una manera más dispersa, no tanto en grupo. La importancia la tuvo el inicio del grupo, lograron que se cantara en nuestra lengua otra vez y eso fue muy importante, mucho más de lo que nos creemos. Fue un esfuerzo genial. La gente los siguió muchísimo, fue un éxito enorme al principio. Cuando yo llegué se terminó, ya éramos 16, se cumplió el objetivo y ya habían tenido éxito. Ya se cantaba en nuestra lengua, que era lo que los primeros querían. Siempre estaré agradecida a la labor que hicieron. Cuando Llach y yo llegamos, el trabajo ya estaba hecho, se volvía a cantar en catalán. Me enorgullece haber pertenecido a un grupo que tuvo tantísima importancia para nuestra cultura. Gracias a ellos sigo cantando, si no hubiera sido por ellos nunca habría cantado en público. Desde pequeña cantaba yo sola, pero en público no habría cantado sin ellos.

— ¿Cómo valora la música que se está haciendo ahora en catalán? ¿Hay un nuevo impulso? 

— Sí, desde hace unos años veo que se está haciendo muy buena música. Hay muy buenas voces, principalmente femeninas, bastantes además. Lo demás me parece muy bien, hay grupos con un nivel de calidad muy importante, esto me gusta.

— ¿Recomendaría alguna de estas voces femeninas?

— No voy a recomendar ninguna, no me gustan las recomendaciones, como habrá podido comprobar. Además, hay bastantes y no puedo recomendar una sola. Creo que es mejor descubrirlo que recomendar algo.

— En la Nova Cançó reivindicaban el catalán como lengua de expresión e hicieron una importante labor para recuperar esta lengua en la música. ¿Cómo ve usted el conflicto político y social entre Cataluña y España agudizado en los últimos años?

"Es normal que la gente no aguante más y se quiera separar de España"

— Me parece que todo esto tiene mucho que ver con la indiferencia que ha sentido el Gobierno español por nuestras cultura, raíces y formas de ser. Han tenido siempre pocas ganas de diálogo, y esto viene de muy lejos. Recuerdo que cuando la Transición pensaba que cuando la izquierda llegara al poder promocionaría las diferentes culturas del Estado español. Eso lo teníamos muy presente en Cataluña, se vivía como una cosa esperada el que un Gobierno de izquierdas diera el valor que significa tener diferentes culturas. Diferentes culturas significa libros, teatro, música, cine, todo. Pensaba que se llevaría eso al resto del Estado español, que sonarían por radio y televisión todas las diferentes culturas y que en la universidad se promocionarían las diferentes culturas y lenguas, que se enseñaría a los alumnos que no sólo está el castellano, sino otras lenguas, y no como una imposición, sino como riqueza. Todo eso lo han tirado por la borda. No se ha dado a conocer nada, todo se ha dejado al margen. Eso pasa factura en este momento, y la pasa muy alta.

Es normal que la gente no aguante más y se quiera separar de España, que no se aguante más esta indiferencia, falta de diálogo, que no se quiera aceptar esta diferencia lingüística. Yo no digo que no se habla castellano, por favor, lo hablamos todo y entendemos todo, pero para un catalán es importante su propia lengua, como para un castellano, vasco y gallego las suyas. Todos los gobiernos, y el del PP el peor de todos, no han hecho nada. Entiendo que la gente esté cansada y quiera expresar lo que siente. Desde pequeña, gracias a mi madre, que era republicana y había vivido una experiencia política muy interesante, corta pero muy interesante, lo tenía claro. Mi madre siempre me decía que Cataluña es un país que necesita libertad. La mirada de los gobiernos españoles sobre la cultura catalana ha sido muy pobre y cerrada, esto ya no se soporta. Es mucho mejor estar separados y ser amigos que juntos y que no haya diálogo posible, que hayan rencores, deudas... No se puede negar un referéndum, la gente tiene necesidad de expresarse y si son demócratas, como dicen, el Gobierno español debe dejar decidir a Cataluña. Si no, no son demócratas, las urnas no se pueden cerrar al deseo de la gente. Me parece una locura que se llegue a este punto de prohibir que la gente opine. Me parece antidemócrato, cerrado y fascista.

— Entiendo que sigue considerando necesaria la música de protesta...

— Siempre se ha hecho música de protesta y se sigue haciendo. No me gusta poner etiquetas a las cosas. La música siempre ha dicho lo que se piensa en cada momento, como lo hace el cine y el teatro. Siempre en la música ha habido denuncia. Lo que no me gusta es que se diga que antes éramos cantantes de protesta y ahora no. Ni antes éramos cantantes de protesta ni ahora no lo somos. Siempre hay denuncias por una cosa o por otra. Además, cómo no vamos a denunciar ahora. Los gobiernos españoles me recuerdan al pasado franquista, pero no por eso tenemos que etiquetarnos.

— ¿Qué dificultades ha encontrado en su trayectoria profesional por ser mujer?

"No me he sentido atacada por ser mujer, me he defendido
muy bien"

— Mi madre era muy feminista y desde siempre he reivindicado mi manera de ser y trabajar. Estoy a favor de todo el movimiento para defenderse del maltrato, por la igualdad de salarios y en todos los sentidos. Yo no me he sentido atacada por ser una mujer, tal vez porque me he defendido muy bien. En el ámbito del arte, conocemos pocas artistas pintoras, conocemos más a los pintores. Creo que se está haciendo un buen camino en Europa. En otros sitios vamos todavía muy lentos. Pero, cuando ves la cantidad de mujeres asesinadas, maltratadas... Hay que reflexionar mucho sobre este asunto, sobre todo en la parte educativa. Conocer a fondo este problema e intentar solucionarlo. La desigualdad de salarios entre hombres y mujeres me parece uno de los problemas más graves de este país.

— ¿Qué próximos proyectos y conciertos tiene?

— Tengo muchos programados, están todos en mi página web. Es un año muy bonito, en lugar de hacer una celebración sola, lo celebramos con mucha gente. Es un poco cansado, antes de ayer estaba en Mallorca presentando el libro, ahora en Barcelona... Está muy bien poder hacer recitales, además salimos fuera. Canto en Túnez, Roma, Atenas... A final del año habrán recitales con el grupo de Cuba para cantar las canciones de este nuevo disco en Mallorca, en Valencia, en Madrid y, también, en Barcelona, en el Liceu.

3 Comments
  1. florentino says

    María del Mar Bonet.. Fantástica!!. Que la lucidez artística se envuelva en la armonía humana, saltando las barreras que todavía soportamos!!. Cuanto me gustaría decirlo en su lengua. Moltes gracies!!. Yo, admiro ese don tan poco trabajado de la plurinacionalidad. Es la riqueza natural y limpia, del pensamiento noble. Hay tantas cosas que nos unen.. Y, nos separan tan pocas!!. Que tu triunfo, sea la comprensión de lo vivido.. antes y después de haber venido!!.

  2. ramón moreno palau says

    Normal que nadie quiera quedarse en un pais corrupto,con un neodictatorial gobierno de extrema derecha neoliberal,que odia todo lo que huela a izquierda,progreso y multiculturalismo,España,la España dede pprros,socialderechistas y falangiros,es un pais abocado al desmenbramiento mas pronto que tarde,la paradoja sera que un gobierno ultrapatriotero será el que deshaga España,un pais corrupto y donde la miseria de los de abajo no para de crecer…¡¡¡¡felicidades PP¡¡¡

  3. minu says

    Con José María Vitier, ¡ aaah! ..me voy ahora mismo a comprar el disco ..supongo que ya estara ala venta… ala ..

Leave A Reply

Your email address will not be published.