PRIMARIAS DEL PSOE / Entrevista al diputado por Madrid y miembro del equipo de Patxi López

Rafael Simancas: «Existe el riesgo de que el PSOE se convierta en nada»

1
Entrevista a Rafael Simancas
Rafael Simancas, en su despacho del Congreso, tras la entrevista con cuartopoder.es. / S. M.

Mucho antes de ser diputado por Madrid, Rafael Simancas (Kehl, Alemania, 1966) fue dependiente en una panadería y tienda de ultramarinos en Leganés (entre el 82 y el 84) y comercial de seguros, editoriales y venta de viviendas (entre el 84 y el 87). De esa etapa, atesora la humildad y el respeto por el trabajo. De su infancia en Alemania –vivió allí sus primeros ocho años de vida– conserva  la preocupación por la ecología: además del carnet del PSOE, tiene el de Greenpeace.

Aún así, su vida es la política. Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología, ha estado implicado en los procesos  más importantes de la capital en los últimos años. A veces como observador y otras como protagonista. Fue víctima de una de las mayores 'tramas' de la democracia: el episodio del 'Tamayazo' en 2003, que le arrebató la presidencia de la Comunidad de Madrid. En 2015, también fue presidente de la Comisión Gestora del PSOE en la capital, tras la salida de Tomás Gómez.

Publicidad

Hoy es una de las caras más conocidas del proyecto de Patxi López para alcanzar la Secretaría General del PSOE. Charlamos con él sobre la última etapa de la campaña por las primarias socialistas.

–  El principal argumento de López en esta campaña es la del choque de trenes, ¿si ganan Susana Díaz o Pedro Sánchez corre el riesgo de destruirse el partido socialista?

–  Riesgo de destrucción no hay, ni desaparición de las siglas. Sí existe el riesgo de que el partido socialista se convierta en nada y deja de ser un partido central y decisivo en la sociedad española y que pase a la irrelevancia. Ahí tenemos el ejemplo de nuestros compañeros franceses o los griegos o italianos. Cuando el PSOE deja de ser una herramienta coherente y útil para los ciudadanos, se buscan otras opciones. Ese es el riesgo que corremos.

–  ¿Ve riesgo de escisión a partir del 21 dependiendo de quién gane?

"El riesgo de la irrelevancia está más presente que el de la escisión"

No, tampoco, porque los militantes socialistas son coherentes. Pero sí existe el riesgo de que tengamos tal lío dentro que perdamos el respeto y el afecto fuera. Un PSOE sin atención, sin respeto y apoyo suficientes fuera es un PSOE no reconocible. Ese es el riesgo de la irrelevancia, más presente que el de la escisión o de rupturas más drásticas.

–  El otro día los ‘sanchistas’ dijeron que Díaz y López habían ido a por Sánchez en el debate, ¿usted cree que fue así?

–  En absoluto. Patxi defendió su espacio, que es el de la unidad, el de superar la división, que nos genera un descrédito extraordinario. Defendió un proyecto socialista reformista, exigente, sin tener que referenciarse a su derecha o a su izquierda. Ese es su espacio ante el proyecto de Susana y Pedro. Es verdad que en relación a las posiciones de Pedro se habló de nación o de los pactos con Podemos, pero en relación a Susana se habló de tener un candidato a tiempo completo en la Secretaría General. Se marcaron diferencias en ambos sentidos.

– Francina Armengol anunció hace unos días que se iba de la candidatura de López a la de Sánchez, ¿hay compañeros que ya han tirado la toalla?

En este proceso de primarias hay personas que mantienen sus convicciones y apuestas y hay personas que cambian y evolucionan y eso hay que respetarlo. Es cierto lo que comentas de la compañera de Baleares, pero también es cierto que en el debate han sido muchos los compañeros que pensaban que la opción de Patxi López era muy interesante, pero que a lo mejor no merecía la pena votarla. A partir de entonces, ya no dicen aquello de ‘Patxi es el mejor’, ahora dicen ‘Patxi es el mejor y voy a votarle’.

–  ¿Creen que este tipo de gestos pueden desanimar a los partidarios de López? ¿No sería mejor a estas alturas haber evitado ese gesto público?

"Quienes apoyamos desde el principio a López siempre consideramos su candidatura necesaria, pero ahora es imprescindible"

–  Yo respeto todos los gestos. Forman parte del debate de estas primarias. Todos los compañeros tienen derecho a tener una posición. Quienes respaldamos desde el principio a López siempre hemos considerado su candidatura necesaria, pero ahora es imprescindible. Durante la campaña se ha puesto en evidencia que la tensión y el enfrentamiento interno es muy grave. Si hace unos meses lo sospechábamos, ahora se constata de manera abierta. Hace falta un socialismo exigente sin complejos por la izquierda o la derecha, por eso ahora es imprescindible.

–  ¿Pedro Sánchez le ha tentado alguna vez personalmente para que se pase a su candidatura?

–  Tengo confianza con Pedro Sánchez y he hablado con él en varias ocasiones en este proceso, pero él respeta mi posición y sabe que yo hice una apuesta por la candidatura de Patxi López desde el comienzo y voy a mantener esta posición hasta el final.

– ¿Se siente más cerca de Sánchez o de Díaz?

De Patxi López, que es con quien trabajo y con cuya candidatura me identifico plenamente.  Eso sí, a partir del domingo yo estaré a las órdenes del secretario o secretaria general que elijan los militantes. Es la cultura política que yo he defendido siempre. En los procesos democráticos cada uno apuesta por lo que considera mejor, pero una vez se ha tomado una decisión, todos debemos estar detrás de quien ha sido llamado a dirigir el partido.

–  ¿Usted cree que todos van a tener tan buena voluntad o después del 21 habrá otras guerras internas?

"El que tiene más posibilidades de integrar a los otros dos candidatos en un proyecto colectivo es Patxi López"

–  Si gana Patxi López, habrá más facilidad para integrar y superar las divisiones del partido. Esta es una convicción bien fundamentada y solo le pido a los militantes socialistas que se pongan en la piel de ellos mismos el día 21 por la noche, ¿cuál de los tres puede tener más capacidad por convicción y trayectoria y puede llamar a los otros dos e integrarlos en un proyecto colectivo? El que tiene más posibilidades es Patxi López.

–  Compiten en una campaña muy polarizada con un discurso muy conciliador, ¿nunca se han planteado cambiar de estrategia hacia una más tensa que pudiera ser más efectiva en este contexto?

No, el sentido de la candidatura era precisamente este. Pasar del enfrentamiento a la unidad. El principal problema del PSOE no es de orientación, lógica o calidad en nuestros planteamientos o documentos. No es un problema de equipos. Es que tenemos una imagen ante la ciudadanía de un partido quebrado internamente. Mientras no superamos esa imagen de falta de cohesión, nadie nos va a escuchar con atención y el suficiente respeto. Si no somos capaces de organizar nuestra casa, ¿cómo vamos a organizar las casas de los españoles?

– Usted ha dicho muchas veces que Martin Schulz es el camino para los socialistas europeas, pero en los últimos comicios regionales tampoco logra la victoria…

Martin Schulz tuvo en Renania más de un 30 por ciento de los votos, ya los querríamos aquí. Sacarlo aquí sería interesante y una remontada espectacular. Lo que decimos es que en Europa los partidos socialdemócratas han ‘penduleado’, por usar un verbo particular, de las posiciones socioliberales de Hollande o Valls al socialpopulismo de Hamon o de Corbyn. No nos han traído nada bueno. Ni posiciones colaboracionistas con el sistema de austeridad y reformas laborales, ni socialpopulismo liquidacionista, que promete los cielos. Nuestra posición debe ser la de una socialdemocracia reformista, que tenga el apoyo de las mayorías y sea exigente. Responsable, pero valiente. Que apueste por la globalización, pero con reglas justas. Una Europa sí, pero social. Mercado sí, pero con buenos empleos. Esto es una izquierda responsable, y esto lo representa mejor Schulz que Valls o Hamon.

– Precisamente ayer dijo López que la medida de los créditos a los jóvenes que propone Díaz es liberal, ¿qué opina?

Yo prefiero que haya propuestas a reproches, aunque las medidas sean discutibles. Si se plantea como enmienda para el próximo Congreso, la discutiremos allí. Y es discutible porque la intención es positiva, facilitar a los jóvenes acceso a una buena formación o proyecto empresarial, pero tiene como contrapartida el plantearles desde el comienzo de su proyecto vital un nivel de endeudamiento importante. El dinero es a devolver, aunque sea sin intereses y en condiciones fáciles. Es una estrategia que adoptaron en Estados Unidos y ya están de vuelta de eso. No está mal que se planteen ideas, aunque sean discutibles. Prefiero eso a los reproches sobre el 1 de octubre, de quién perdió más y menos y quién se abstuvo. Esto es más interesante.

"Cuesta imaginar a todos detrás de Susana o de Pedro. Saldrá un 50% del partido victorioso y el otro 50% derrotado. Con Patxi, ganamos todos, ni una mitad ni la otra"

– En el PSOE siempre ha habido disputas internas, ¿por qué esta es diferente y va a llevar a un choque de trenes?

Es cierto que es distinta a las anteriores. El nivel de virulencia es superior. ¿Qué ha cambiado? Hasta ahora en buena medida discrepábamos en torno a ideas, estrategias, posicionamientos... ahora se deslegitima al adversario. No es igual discrepar que deslegitimar. No es igual decirle a un compañero “estás equivocado en esta propuesta” a “tú eres un traidor, que estás entregando el partido a Podemos o a la derecha”. No es lo mismo. No resulta igual de fácil recomponer la unidad del partido después de unos reproches que de otros. Por eso decimos que el riesgo de pasar a la irrelevancia por las desavenencias internas es superior al de otras veces. En el año 2.000 se enfrentaron cuatro compañeros, la confrontación fue dura y el resultado fue muy ajustado. Zapatero ganó por un puñado de votos a Pepe Bono. Todo el mundo se imaginaba al día siguiente a unos y otros colaborando. Al día siguiente de la votación, yo recuerdo a todos detrás de Zapatero. Yo estaba en una candidatura distinta, pero también recuerdo a Rubalcaba, que era la mano derecha de Bono, que inmediatamente se puso a trabajar tras de Zapatero. Ahora cuesta imaginar a todos detrás de Susana o Pedro. Da la sensación de que va a salir un 50 por ciento del partido victorioso y otro derrotado. Esto no es bueno. Por eso, con Patxi ganamos todos, ni una, ni otra mitad.

1 Comment
  1. florentino del Amo Antolin says

    Esto de quedarse en mitad como el Jueves.. Francisco López ( alias Pachi ) no es inocuo señor Rafael Salomón. Hay que pagar la Lehendakaritza al PP, para que todo siga igual; pero los que votamos estamos hartos de humillaciones a la clase obrera.. Los medios de: Tamayazos, gestoras ruines, pagos atrasados, ERES.. Ahora veo que no era tu apellido Salomón; si no : Simancas. De todas formas.. ¿ a quien quieres más, ha tu padre, o tu madre?. Un partido tan viejo, si no lo tiene claro.. ¡¡ Uhy !!.

Leave A Reply

Your email address will not be published.