PRIMARIAS SOCIALISTAS / Los objetivos inmediatos

La integración y la unidad son misiones imposibles para el PSOE del día después

0
Imagen de las acreditaciones que utiliazarán hoy mismo los apoderados e interventores del los candidatos a las primarias socialistas. / PSOE (Filickr)

Los tres candidatos a liderar el PSOE, Patxi López, Susana Díaz y Pedro Sánchez, predican la unidad y la integración dentro del partido. Fue la andaluza la que empezó a hablar de "coser" a un PSOE hecho jirones desde su fatídico Comité Federal del pasado 1 de octubre, del que los socialistas salieron con un secretario general dimitido y una gestora que ha guiado los pasos del partido hasta la fecha. Poco después, Patxi López anunciaba su intención de alcanzar la secretaría general del PSOE para "unir" al partido. Y no se ha apeado de ese bien intencionado discurso en ningún momento. El tercero en sumarse a las tesis de la unidad y la integración ha sido el propio Pedro Sánchez, quién, en su documento político, aboga por un "liderazgo integrador". Todos hablan de integración. Cosa distinta son los planes que, en realidad, vayan a poner en marcha si se hacen con la secretaría general del partido.

Solamente los partidarios de Susana Díaz y de Pedro Sánchez acarician realmente la posibilidad de la victoria. Los primeros aseguran que ganarán en el sprint final, aunque a renglón seguido reconocen que no va a ser tarea fácil y que la candidatura de Sánchez les pone muy cuesta arriba sus legítimas aspiraciones. Pese a todo, se ven con una victoria apretada. En el entorno de Sánchez el mensaje es distinto: están convencidos de su victoria "frente al aparato". Los de Patxi López siguen repitiendo que, pase lo que pase, intentarán unir al partido, de producirse una victoria contra pronóstico de su opción, buscando incorporar tanto al "sanchismo" como al "susanismo". Sin embargo, los que sí están en los pronósticos no contemplan la posibilidad de integrar a los partidarios del rival o, al menos, no de sus más cercanos colaboradores y segundas filas.

Publicidad

Sea Sánchez o Susana Díaz el próximo secretario general del PSOE, la propia dinámica de la campaña hace que lo que salga hoy de las urnas sea ingobernable. Se vio en el debate a tres: las posturas de ambos son irreconciliables y, aunque procuraron guardar las formas, fueron incapaces de disimular su inquina. Fue un debate de guantes, pero no precisamente blancos, sino de boxeo. El tercero en discordia, Patxi López, y sus dos principales lugartenientes, Óscar López y César Luena, abandonaron las filas del ‘sanchismo’ para constituirse en una nueva vía, que no parece haber cuajado, pero que ha dejado heridas profundas y desconfianzas entre los compañeros que abogan por el triunfo del "sanchismo". La suerte está echada, pero el nuevo reto del PSOE empieza hoy. Parece muy poco probable que la actual fractura que ha partido en dos al PSOE se reconduzca y sus líderes firmen la paz en un futuro inmediato. Con las elecciones municipales y autonómicas a la vuelta de la esquina, esa división puede conducir al socialismo a su fin.

Hay quien habla de escisión del ‘sanchismo’, de bloqueo por parte de los poderes institucionales del PSOE, como los barones, o de obstrucción por parte de medio partido a la gestión del nuevo secretario general. Con todo, su principal tarea desde mañana mismo será sacar adelante un partido que corre un serio peligro de sumirse en la irrelevancia, si no puede revertir la inercia de desconfianza que impera entre la propia militancia de unas y otras familias dentro del partido. Quienes hoy predican la unidad, no podrán dar trigo mañana.

Leave A Reply

Your email address will not be published.