José Luis Ábalos: «Somos una esperanza para una parte del electorado de Podemos»

José Luis Ábalos (Torrente, Valencia, 1959) conoce a la perfección el engranaje de los partidos políticos. Aunque es maestro de formación, el portavoz provisional del Grupo Socialista en el Congreso lleva toda su carrera dedicándose a la vida orgánica. Ha pasado por todos los escalones, desde jefe de Gabinete del Delegado del Gobierno de la Comunidad Valenciana (1983-1987) hasta asesor del ayuntamiento valenciano (1992-1999). No fue hasta los 39 años cuando alcanzó su primer cargo electo en el ayuntamiento como concejal. Por eso, muchos le ven como el próximo secretario de Organización del nuevo equipo que configurará Pedro Sánchez en el 39 Congreso Federal de junio, aunque él reivindica también las cuatro legislaturas que lleva a sus espaldas como diputado.

Ábalos puede atribuirse parte del mérito de la aplastante victoria de la candidatura de Sánchez en las pasadas primarias: un 62,77% frente al 28,54% de Susana Díaz, a la que el presidente de la Generalitat  valenciana, Ximo Puig apoyó de manera explícita. Los tiempos parlamentarios no le han dado tregua. El secretario general PSPV-PSOE de la provincia de Valencia ha hecho un hueco en su agenda para charlar con cuartopoder.es.

— ¿Qué tal su estreno como portavoz provisional?

Publicidad

— Bien, aunque la agenda parlamentaria no espera. Me he tenido que subir a ese tren en marcha con un debate de presupuestos e iniciativas que hay que atender, comisiones de investigación... Afortunadamente yo ya estaba en la dirección del grupo parlamentario. No ha sido una situación del todo novedosa, pero sí me ha exigido una puesta al día urgente que he tenido que compatibilizar con las presentaciones públicas y con la atención a los medios. Estoy contento, pero no deja de ser ponerte a prueba. Estoy animado por el ambiente que me he encontrado en el grupo, que está muy receptivo.

—¿Qué tal con Antonio Hernando? ¿Está poniéndoselo fácil?

"Hernando está colaborando totalmente. Allá donde le digo que venga me acompaña, me informa y me ayuda"

— Está colaborando totalmente. Allá donde le digo que venga me acompaña, me informa y me ayuda.

—El grupo desde octubre estaba partido entre 'sanchistas' y 'susanistas', ¿se ha cerrado ya esta etapa?

— Sí, aunque no todo se supera de golpe. Todos son personas responsables y maduras. Saben que estamos en una nueva etapa política y hay que asumir cuál ha sido la decisión de la militancia y creo que son conscientes de que hay que alinearse según los acuerdos planteados.

— A raíz del apoyo de Nueva Canarias a los PGE diseñados por el PP, usted dijo el lunes que se revisarían los acuerdos del PSOE con este partido, ¿en qué sentido?

— En el sentido de próximas alianzas. Realmente los acuerdos en sí mismos con Nueva Canarias solo le comprometían en una cosa: votar la investidura de un candidato socialista. Esta situación no se produjo y más allá no le compromete a más. Podemos en la Comunidad Valenciana hizo una coalición electoral con Compromís que se llamaba 'A la Valenciana'. Desde el primer día de legislatura, Compromís está en el grupo mixto en el Congreso y tiene total autonomía. Es lo mismo.

— Parece que Irene Montero no se acuerda...

— Pues tendrán que mirar su propia realidad. Hay especialistas en establecer las purezas, y los errores siempre nos los achacan a los mismos. Además, al igual que Compromís, Nueva Canarias es una fuerza nacionalista. La prioridad la ponen en su tierra, no tienen la visión global. Les pasa también al PDeCat y a los nacionalistas vascos, que están actuando en la misma sintonía.

— Pedro Sánchez quiere liderar la izquierda en España. ¿Esto convierte a Podemos en un aliado preferente?

— Nosotros creemos que, ante una situación plural, políticamente tenemos que encontrar acuerdos con fuerzas progresistas. No hablamos de Podemos, sino de distintas fuerzas. Ellos podrían ser una de ellas, aunque nosotros preferimos recoger otras sensibilidades, incluso no políticas, como la alianza con sindicatos, ecologistas… Se trata de hacer un frente progresista pensando en políticas de cambio. A nivel autonómico y municipal se han producido acuerdos, pero a nivel nacional no ha sido posible, aunque no se descarta.

— Usted ha dicho que Rajoy es censurable pero Iglesias no es presidenciable. Eso apunta a una abstención.

— Podría ser mi opinión, pero no es una decisión del partido. Yo en lo que no creo es en una moción de censura que acabe consolidando aquello que queremos censurar.

— Algunos diputados ya empiezan a percibir el cambio del Grupo Socialista. Miguel Gutiérrez, de Ciudadanos, dijo el lunes que el PSOE “se ha podemizado” en referencia al cambio de criterio en la comisión de investigación de Interior. ¿Es cierto que ha variado la línea?

"El triunfo de Pedro Sánchez ha puesto muy nerviosos a Ciudadanos
y a Podemos"

— Qué rápido, ¿no? No sé en qué se basa. Nosotros tenemos un modelo genuino, no nos 'podemizamos' porque existimos antes que Podemos. Esa expresión es una descalificación. Es igual que si yo digo que Ciudadanos se ha 'derechizado'. Si con un solo día que llevo aquí ya afirman que estamos 'podemizados', quiere decir que eso es lo que les gustaría que sucediera. Lo que revela es que el triunfo de Pedro Sánchez ha puesto muy nerviosos a Ciudadanos y Podemos como para que se precipiten así. Que esperen un poquito.

— ¿Usted cree que le habría venido mejor a Podemos para su estrategia que ganase Susana Díaz?

— Por supuesto. Para una parte del electorado de Podemos constituimos una esperanza porque han visto en nosotros una capacidad de rectificación que ese electorado pedía al PSOE. Además, había votado a Podemos por disgusto con las políticas que estaba haciendo el PSOE, pero no tanto por la confianza que representaba esta formación. En este tiempo han podido ver que la utilidad de ese voto es muy relativa.

— O sea, que usted cree que van a recuperar votos perdidos que se han ido a Podemos.

— Sí. Por eso Podemos reacciona así. No nos ha dado tiempo ni a hacer nuestro Congreso.

— A usted hay quien le califica como un hombre del aparato, ¿se identifica con esta definición?

— El aparato es la organización y yo soy un hombre de organización. Si se utiliza despectivamente, hay que distinguir entre aparatos que tienen empatía con la militancia y los que no. Todos los desempeños que he tenido han sido con el apoyo de la base. Todos y cada uno. Por mi forma de ser y actuar. Soy muy autónomo, nunca he tenido la bendición de un padrino ni tutor. Mi acompañamiento han sido siempre las bases. Puede haber aparatos que se distancian, pero en mi caso nunca ha ocurrido. Si se refieren a que conozco la organización y que me gusta la gente de mi partido, entonces sí.

— ¿Eso significa que se ve más como secretario de Organización que como portavoz?

— No, yo tengo esa faceta y tengo una trayectoria orgánica  importante. Conozco muy bien la organización de base, pero también tengo una actividad parlamentaria. Es mi cuarta legislatura. Yo aquí entré como diputado sin más, luego pasé a ser portavoz de Medioambiente, un cargo con el que participé en 11 proyectos de ley. Es el periodo que más disfruté como parlamentario . Me di cuenta de verdad de lo que es ser diputado. Luego pasé a la dirección del Grupo y ya voy para tres años. Tengo una cierta trayectoria parlamentaria que me permite decir que esto no me ha caído sin esperarlo.

— Antes comentaba que hay aparatos que se distancian de su militancia. ¿Es el caso de Ximo Puig?

— El hecho de apoyar una opción que no era la favorita de los afiliados o, incluso, el mismo hecho de plantear una opción sin capacidad de predicamento entre la militancia produce una desconexión. O no entiendes lo que dice la gente o tratas de imponer algo y no lo consigues. En un sentido o en otro, hay desconexión. Eso es lo que creo que hay que revisar.

— ¿Y cómo van a buscar ustedes esta reconexión? Han ganado la votación, pero mantener la ilusión después no es fácil…

"El principal reto ahora es no defraudar las expectativas generadas"

Pese a los discursos que hablaban de la importancia de la unidad, el principal reto que tiene la Secretaría General y la nueva dirección es no defraudar las expectativas que se han generado. Y hablo de expectativas porque van más allá de los compromisos explícitos. Más allá de lo que planteó Pedro, la gente tenía tales reivindicaciones y necesidades que no veía satisfechas que se ha proyectado un imaginario muy superior a los propios compromisos de Pedro. Eso es en lo que tenemos que intentar no defraudar.

— ¿Y cuál es este imaginario?

— El imaginario es siempre fundamental para activar un cambio. Es donde todas las esperanzas y anhelos se sintetizan. Yo creo que esta pulsión de movilización es porque se ha proyectado una solución. Por ejemplo, lo vimos en la victoria del 82, en la gran mayoría absoluta que sacó el Partido Socialista. La gente depositó todas las expectativas de bienestar, transformación y modernización en el PSOE. Aquí es un poco lo mismo: un partido que se actualiza y sintoniza con su base.

— Precisamente, Patxi López decía en la campaña que el PSOE había perdido sus referentes, ¿cuáles son los suyos?

— Para mí son los de toda la historia del socialismo. Incluso va más allá, mi referencia no es sectaria ni está limitada. Me siento identificado con todas las luchas que a lo largo de la civilización se han llevado contra la explotación, la dominación y la injusticia. El socialismo en España tiene una base de lucha contra la desigualdad representada en el movimiento obrero y en muchas aportaciones intelectuales que construyeron este partido, que siempre fue amplio, diverso y plural. Sobre todo, aquellas personas que con sus hechos construyen los ejemplos que hacen tangibles las ideas. 

— Hablando de ejemplaridad, imagino que habrá visto la información que asegura que el fiscal Anticorrupción posee el 25% de una sociedad en Panamá, ¿qué puede hacer el Parlamento cuando, incluso, ya se le reprobó en el Congreso?

— Hemos pedido la comparecencia del ministro de Justicia porque entendemos que el hecho de estar también el reprobado no le exime de seguir rindiendo cuentas, ya que sigue siendo ministro. Hemos planteado también otra comparecencia del Fiscal General

— ¿Van a endurecer la oposición contra el PP?

— Nosotros mantuvimos la posición del ‘no es no’ porque este partido quiere seguir representando la alternativa a la derecha. Nosotros no queremos gobiernos de cohabitación ni de coalición, por lo tanto nos vamos a preocupar de que así sea percibido. Buena parte del problema que tuvimos fue que algunos dijeron que éramos lo mismo. Lo único que tenemos claro es que queremos ser alternativa. Ahora bien, la dirección que salga del 18  de junio será quien dirá cómo vamos a plasmarlo.