ENTREVISTA AL COORDINADOR FEDERAL DE IU TRAS EL DEBATE DE LA MOCIÓN DE CENSURA

Alberto Garzón: "Llegar a un acuerdo con Ciudadanos es una posibilidad muy remota"

MARÍA F. SÁNCHEZ | Publicado: - Actualizado: 05:12

Garzon-entrevista-mayo-1
El coordinador federal de Izquierda Unida, Albeto Garzón, responde a las preguntas de cuartopoder. / © Yayo Pino

Acaba de cumplir un año al frente de Izquierda Unida como coordinador federal, un tiempo que ha servido para disipar la sombra de la disolución que amenazaba a la histórica coalición. Aliarse con la formación que lidera Pablo Iglesias para concurrir a las elecciones dio comienzo a un episodio parlamentario sin precedentes que tuvo el último capítulo la semana pasada, con el debate de la tercera moción de censura contra un presidente del Gobierno en la historia de España. Pasados unos días de reflexión, analizamos con Alberto Garzón (Logroño, 1985) las repercusiones de la iniciativa y la ventana para el cambio político que se abre con el regreso de Pedro Sánchez a la Secretaría General del PSOE. También profundizamos en la situación de IU, sus logros, sus problemas de visibilidad y los motivos por los que su coalición electoral de Unidos Podemos no logra, de momento, canalizar el descontento de una clase trabajadora que se ha visto perjudicada por la crisis y que contempla impasible los graves problemas de los partidos clásicos.

— Ya han pasado unos días después de la votación de la moción de censura que no prosperó. ¿Quién cree que ha salido fortalecido con la iniciativa y qué cree que ha cambiado?

— Todos teníamos clara cuál era la correlación de fuerzas. Lo fundamental es que se ganó antes, en la calle, porque era un sentir de sectores muy importantes de la población que estaban a favor de actuar en el Parlamento. Había una motivación política, más que aritmética, algo que ya se había pensado antes. Sale fortalecida la imagen de que hay una parte del pueblo que quiere otra forma de hacer política y otro tipo de Gobierno que no es el PP.

— ¿Los tiempos a la hora de plantear la moción fueron los adecuados? ¿No habría que haber esperado a que el PSOE celebrara su Congreso Federal para que la iniciativa tuviera más posibilidades de éxito?

“El PSOE no iba a presentar moción ni con esta dirección ni con la anterior. Lo de los tiempos es una excusa”

— Cuando lo debatimos, tanto IU como el resto de fuerzas teníamos diferencias de opinión sobre cómo hacerlo. Nos pusimos de acuerdo en lo que ha sido finalmente. Yo creo que hay una síntesis muy buena. El PSOE acaba de decir esta misma mañana que no espera presentar ninguna moción de censura en el llamado corto plazo, que no se especifica. Esto significa que el PSOE no va a presentar moción de censura ni con esta dirección ni con la anterior, así que lo de los tiempos es una excusa.

— Entonces, ¿cabe la posibilidad de que Unidos Podemos presente otra moción de censura?

— Todas las opciones están abiertas. Lo importante es que se entienda que es una herramienta parlamentaria muy limitada, junto con otras herramientas como las jurídicas o la movilización social. Todo contribuye, y todo tiene que tener su momento y sus reflexiones. Sería absurdo estar presentando una moción de censura sistemáticamente, al menos en este momento, si no tiene opciones de salir. Sin embargo, una herramienta como la que hemos usado es absolutamente necesaria para dar un cambio de ciclo y, sobre todo, para mandar un mensaje: en el Parlamento también se hacen cosas aunque no funcionen inmediatamente.

En el debate se produjo un cierto acercamiento de posiciones entre Iglesias y el PSOE. Sánchez se ha mostrado dispuesto a abrir un diálogo con la oposición para desbancar cuanto antes al PP del Gobierno, aunque ha dicho que si se encuentra con “vetos” buscará “ganar en las urnas”. ¿Cuáles serían las líneas rojas de IU para un posible entendimiento?

— Nosotros siempre entendemos la política en función de programas y de proyectos. Por lo tanto, las líneas rojas las marcan las cuestiones programáticas, en el marco de una negociación que depende a su vez del contexto. Creo que poner líneas rojas a priori es un error. Es evidente que no se puede llegar a acuerdos de cualquier naturaleza y eso es una línea roja que nosotros pondríamos en una hipotética negociación, como ya hemos hecho a lo largo de nuestra historia en numerosas ocasiones. No somos una fuerza que no haya llegado a acuerdos. Hemos llegado a acuerdos incluso con el PSOE, pero siempre se hace en función de un programa y yo tengo la sensación de que todavía el PSOE tiene que resolver su situación en el panorama político español. Parece que es evidente que la militancia socialista ha votado contra aquellos que querían gobernar con la derecha o dejar gobernar al PP, pero tampoco tenemos muy claro cuál va a ser la estrategia del PSOE respecto a su relación con la izquierda. Habrá que esperar a que la propia dirección lo vaya diciendo.

— El acuerdo programático con Ciudadanos es complicado. ¿Pactar con ellos sería una línea roja?

— Es difícil. Lo importante es el programa y es evidente que con una fuerza como Ciudadanos es más difícil llegar a un acuerdo programático que con cualquier otra fuerza de izquierdas. Esto no significa que sea imposible. Si Ciudadanos acepta políticas de izquierdas sería más fácil. Ocurre que en este momento y, dada la estrategia de los diferentes partidos, esta es una posibilidad muy remota.

— La imagen de renovación que ofrece Pedro Sánchez hace que parezca casi un recién llegado al panorama político. ¿Cuántas esperanzas deposita usted en él?

— Eso tiene que ver mucho con los códigos de la política comunicativa y de cómo funciona más por relatos con un corto plazo de duración en la memoria. Al final nosotros no podemos decir nada. Lo que vale son los hechos y no las palabras. Es muy difícil saber si el Pedro Sánchez que nos está hablando ahora es el Pedro Sánchez que habló con Jordi Évole y que dijo que las élites de este país le impidieron gobernar, o está hablando el Pedro Sánchez que le mandó hacer a Jordi Sevilla, según cuenta éste en un libro, un acuerdo con el PP por si llegaba el momento. Es todo especulación. Habrá que esperar a ver los hechos.

— ¿Confía en que se vaya a expulsar al PP del Gobierno antes de Navidad, que es el plazo del que habló Iglesias?

— Nosotros, evidentemente, vamos a trabajar en ello, como ya estamos haciendo y, de hecho, desde IU vamos un poco más allá. No solo estamos intentando desbancar al PP, sino que toda nuestra estrategia está enfocada a un cambio del sistema político y del sistema económico, pero eso, tiene sus contextos. El contexto actual, dada la aritmética, requiere un concurso de fuerzas políticas, entre ellas el PSOE, que de momento no están dispuestas. Vamos a seguir construyendo en ese sentido y empujando para que esa posibilidad pudiese ser, antes de Navidad o cuando sea.

— El PP está asolado por la corrupción, el PSOE ha atravesado el peor momento de su historia y UP sigue perdiendo en las encuestas. ¿Por qué no consiguen convencer a una clase trabajadora descontenta con la crisis?

A partir de ahora, el crecimiento que hagamos en UP no va a venir marcado por inputs mediáticos

– Son múltiples causas las que pueden explicar por qué el panorama político está más o menos estancado, a pesar de las cosas que están pasando. Es muy similar al pasado 26 de junio. Este año prácticamente no se ha movido nada, según las encuestas. Desde luego hay una causa y tiene que ver con que hay una parte de la población que está asumiendo el discurso de recuperación de la crisis. Es una parte de la población que, aunque siga sufriendo la crisis, percibe que se está saliendo y compran el discurso del PP. Eso hace a la gente más conservadora y que haya menos intención de votar a formaciones como la nuestra. Esto puede estar unido también a nuestra incapacidad de hacer una estrategia adecuada. A partir de este momento, todo crecimiento que hagamos desde UP no va a venir marcado por inputs mediáticos, sino que va a tener que ser un trabajo tranquilo, calmado, pero sin pausa, en la base de la sociedad, en los barrios, en los centros de trabajo etcétera. Esto es una estrategia de medio-largo plazo. Ahí es donde podemos seguir creciendo y convencer de que este es un proyecto que interesa a la mayoría de la clase trabajadora de nuestro país.

Garzon-entrevista-mayo-3
Garzón posa tras una entrevista con cuartopoder.es. / © Yayo Pino

Hace un año que está al frente de IU como coordinador federal. ¿Cuál cree que es el logro más importante del partido en este periodo y qué aspecto cambiaría?

– Ahí que entrar con perspectiva histórica, aunque sea desde hace pocos años. El mayor éxito que hemos conseguido y no ha sido solo de la dirección, sino de toda la organización, ha sido sobrevivir a estas turbulencias que hemos vivido en los últimos años. En el año 2015, en verano, las encuestas nos daban un 1%, 2%… En ese escenario todo el mundo daba por hecho que IU desaparecía. Desde la derecha hasta la gente de la izquierda. Eso supuso desde ataques beligerantes por parte de la derecha hasta traiciones políticas de gente que, con un oportunismo brutal, se fue a otra formación política. Partiendo de esa foto, hasta la actual, el mayor éxito es haber sobrevivido, haber recuperado el espacio político, haber construido una alianza en interés del país y, desde ese punto de vista, que es meramente político, creo que el salto es muy positivo. Eso no significa que no haya deficiencias. Como hemos dicho antes, nos hemos atascado en crecimiento electoral. Organizativamente seguimos convirtiendo nuestra organización en una organización más horizontal, más flexible, e introduciendo cosas que no habían existido en IU anteriormente, pero probablemente en ningún otro partido, como los revocatorios, la rendición de cuentas o los debates hechos en comisiones. Una serie de herramientas que hacen que IU sea un instrumento cada vez más útil para la gente.

Falta que me diga algo negativo…

– El problema es que tenemos muchas muchas dificultades económicas, que han limitado mucho los recursos de nuestra organización y también tenemos menos capacidad de hacer actividad política. A pesar de todo ello, creo que la gente apenas lo percibe. Tenemos otro problema. Antes había dos partidos muy grandes y nosotros estábamos aplastados mediaticamente. Ahora que hay cuatro partidos por encima de nosotros, el aplastamiento es mucho más importante. Izquierda Unida siempre ha tenido problemas de visibilidad y ahora los seguimos teniendo. Creo honestamente que nunca se ha visto tanto a un coordinador federal de IU en los medios de comunicación, pero es verdad que, como estamos dentro de una alianza, muchas de las cosas que hacemos en IU son confundidas por los medios y la población como indistintos de Podemos, cuando somos dos organizaciones que tenemos nuestras diferencias y no solo cosas en común.

El problema de que lo que hace IU se confunda con lo que hace Podemos, ¿no le dá algo de razón a aquellos dentro de su organización que temían que IU se disolviera en Podemos?

“Quienes usan palabras como absorción o liquidación de IU en Podemos lo hace con tan maldad que revela que su interés no es el país, sino las cuotas de poder interno. Nos resbala”

– No lo creo. Si nosotros no hubiésemos estado en una alianza como la que estamos, no tendríamos tampoco visibilidad. ¿Quién se cree que IU va a tener visibilidad debajo de cuatro partidos que en total representan el 90% del voto en este país? No es un problema nuevo, hay quien lo usa para atacar a la dirección federal de IU, pero no es así. Por ejemplo, en el debate de los Presupuestos Generales del Estado, que es el tercer debate más importante del país, tres de las cuatro personas que hablaron eran de IU. Esto no había pasado nunca. Al final somos una organización que sabe que lo importante es la revolución y no las siglas. En esa cultura entendemos las críticas, pero no las compartimos, porque creemos que en gran medida están motivadas por cierto oportunismo político. Lo importante es entender que IU está para transformar la sociedad, que nosotros estamos teniendo una presencia muy fuerte en términos políticos y mediáticos, aunque nos gustaría mucho más, y lo hacemos siempre con plena autonomía. En ningún caso se pueden utilizar palabras como absorción, liquidación… Quienes las usan lo están haciendo con tal maldad que revela perfectamente que su interés no es el interés del país, sino cuestiones vinculadas con las cuotas de poder interno. A nosotros eso nos resbala, literalmente.

Usted ha llamado a normalizar las diferencias dentro de UP. IU tiene una posición muy clara para proteger al sector español de la minería del carbón que no comparten sus compañeros de grupo parlamentario. ¿Han podido llegar a alguna clase de acuerdo?

— Nosotros tenemos diferencias con Equo, con Podemos y con nuestros aliados. Es normal. La alianza la justifican tipo de intereses mucho más importantes. Hay diferencias en el ámbito internacional, especialmente en cuestiones como la OTAN. Ya hemos votado de manera separada en el Congreso al respecto. Hay diferencias en cuanto a tratamientos concretos como puede ser la medalla en el Ayuntamiento de Cádiz y existen en cuestiones como la minería. A veces son cuestiones a debatir. Nosotros defendemos, como organización anticapitalista y ecologista que hay que ir a una transición energética radical de energías renovables y limpias. Eso no significa que el sacrificio de esa transición tenga que recaer en la clase trabajadora. En ese camino, quienes no pueden perder es la clase trabajadora, hay que encontrar mecanismos alternativos. Proponemos nacionalizar a aquellas empresas del carbón que son todavía privadas y que podrían ser un instrumento para salvar puestos de trabajo, regiones enteras y comarcas enteras, dentro de un plan de reindustrialización ecológica. Quienes planteas posiciones maximalistas de hay que cerrar todas las minas de carbón, dejan de lado que eso tiene un sacrificio muy grande que no recae sobre las élites de este país, sino que recae sobre la clase trabajadora, particularmente de las zonas donde hay minería: Aragón, Castilla y León, Castilla-La Mancha y Asturias.

Entonces, ¿podrán llegar a un acuerdo con Podemos para nacionalizar el sector del carbón?

– Lo hemos debatido en muchas ocasiones. Creo que son diferencias de matiz, pero no nos preocupa en absoluto que no se encuentre un consenso en este punto. Entendemos las diferencias y las respetamos, no queremos imponer nada a nadie, igual que no queremos imponer a nadie que dé medallas a las vírgenes. Nosotros manifestamos nuestra opinión, pero no pretendemos que Podemos actúe en base a ello, como ellos tampoco lo pretenden con nosotros.

Respecto a la cuestión catalana, dentro de UP hay diferencia de matices en las opiniones sobre el referéndum que el presidente de la Generalitat catalana, Carles Puigdemont, quiere convocar para el 1 de octubre. ¿Cuál es la posición de Izquierda Unida?

– Un referéndum unilateral no lo apoyamos en ningún caso. Comprendemos que hay un problema político que solo se puede resolver desde la negociación y el diálogo, y eso es un llamamiento al Gobierno de España que es absolutamente incapaz de gestionar esta situación y que, de hecho, es un pirómano del problema político del que estamos hablando. Sin embargo, entendemos que nuestra posición es democráta. Hay que permitir un referéndum, pero con garantías, con capacidad internacional, de reconocimiento internacional, que permita que el pueblo catalán se pueda expresar en torno al modelo de estado y a la relación que quiere tener en cuanto al resto del Estado. Eso es una ambición demócrata, pero desde luego nosotros no somos independentistas y no nos van a encontrar jamás enfrentando a las clases populares de España con el resto de las clases populares de Europa.

El coordinador general de EUiA, equivalente de Izquierda Unida en Cataluña, Joan Josep Nuet, comentaba en una entrevista concedida a cuartopoder que habría que esperar un poco más para realizar el referéndum. ¿Comparte la visión?

– Compartimos que no es el momento de ningún referéndum unilateral. Hace falta habilitar mecanismos de democracia, de diálogo y, entre esas medidas, puede y debe estar el referéndum con garantías y con ese reconocimiento internacional. En esas condiciones un referéndum tiene todo el sentido del mundo. Mientras en el Gobierno de España la parte más independentista, más nacionalista quiera transitar eso tenemos un problema porque son dos posiciones nacionalistas enfrentadas entre sí. No es menos nacionalista el Gobierno de Rajoy que los nacionalistas catalanes.

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -

- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend