El futuro del PCE, marcado por la inaudita contienda de dos candidatos en Andalucía

PCEAndalucia
Imagen del congreso de debate celebrado el año pasado por el PC de Andalucía en el que aprobaron recuperar la autonomía electoral. / Facebook PCA

El Partido Comunista de Andalucía (PCA), la federación más importante el PCE, celebra entre el 30 de junio y el 2 de julio su XII Congreso, una cita que influirá en el proceso congresual que el partido vive a nivel estatal y que se sellará en noviembre. El partido andaluz mantiene la negociación abierta, pero todo apunta a que, por primera vez en su historia, el pacto no será posible y dos postulantes enfrentarán sus propuestas. Uno es el responsable de Acción Política y Relaciones Políticas de IU, Ernesto Alba, que ha llegado a un acuerdo con la hasta ahora candidata Elena Cortés para encabezar una candidatura unitaria. Otro es el diputado de IU por Sevilla Miguel Ángel Bustamante, que mantendrá su independencia y tratará de defender una propuesta alternativa, según ha confirmado a cuartopoder.es.

Publicidad

Alba y Bustamante acuden a una cita importante para el PCA, que pretende renovar la organización en la línea adoptada en la primera fase congresual del PCE, integrado en Izquierda Unida. El secretario general, José Manuel Mariscal, quien deja su cargo después de siete años al frente de la organización, apoya a Alba, ya que considera que es él quien puede reunir más apoyo entre más de 4.000 militante andaluces. El primer candidato ha abogado por buscar “la garantía de unidad” antes de la cita andaluza por “los tiempos convulsos que corren”, mientras que el diputado sevillano entiende el Congreso como “un marco donde hay que debatir” y prefiere buscar esa misma unidad una vez que se aprueben las tesis.

El principal escollo entre ambos candidatos es la manera de afrontar la recuperación de competencias y la superación de IU que el PCE acordó en su primera fase congresual. Ambos defienden las propuestas que se acordaron y entre las que destacan la salida de la UE y el abandono del Euro, la ruptura con el régimen del 78, la construcción de poder popular, la apuesta por el feminismo y el avance hacia un proceso constituyente.

Publicidad

Bustamante, que encabeza una candidatura más crítica con la alianza de IU con Podemos y las confluencias, quiere que su organización “interactúe como partido en el marco de la política de alianzas y de unidad popular” para que los comunistas tengan “voz propia”. “La primera fase del XX Congreso del PCE aprobó la recuperación de competencias y no se ha movido nada. Pensamos que se necesita una dirección que ejecute lo que se aprueba”, ha explicado. En esta línea, defiende que IU no tenga “estructura de dirección” sino órganos que coordinen a todas las formaciones que integran la coalición, al tiempo que busca atraer “a la gente joven” en un partido que considera que está envejeciendo. “Lanzamos una candidatura de ruptura y de transformación del modelo organizativo del partido que abra las puertas a un cambio en el Congreso del PCE”, ha indicado.

Alba, que trabaja junto a Alberto Garzón en la dirección de IU, ha señalado a este medio que seguirá buscando el consenso con Bustamante durante las dos semanas que quedan para que se celebre el Congreso. El responsable de Acción Política y Relaciones Políticas de IU, propone junto a Cortés, la creación de “un área feminista que sea capaz de hacer transversales sus distintas responsabilidades a toda la organización”. Asimismo, destaca la importancia de la intervención de la militancia comunista en los conflictos laborales, la construcción de un nuevo movimiento político y social, y “el elemento leninista” de recuperación del centralismo democrático –democracia interna en el partido– y la dirección colectiva.

Mariscal propuso en primer lugar a Cortés como candidata, que habría sido la primera mujer en la dirección en la historia del partido, pero la propuesta no alcanzó el consenso suficiente. Eso llevó a que aparecieran de manera paralela la candidatura de Alba, por un lado y, por otro, la de Bustamante, que recibió el impulso de la Secretaría de Sevilla de manera unánime. De cualquier manera, en el Congreso andaluz no se elige directamente al secretario general, sino que se determina un Comité Central que decidirá cual de sus miembros asume la Secretaría General. El coordinador de IULV-CA, Antonio Maíllo, se ha mostrado a favor de una candidatura de unidad para que se concrete el proceso de renovación del partido.