ENTREVISTA al secretario saliente del PC de Andalucía a las puertas del XII Congreso del partido

Mariscal: "No hay diferencias políticas para presentar varias candidaturas al Congreso"

MARÍA F. SÁNCHEZ | Publicado:

 

El secretario general del PCA, José Manuel Mariscal.
El secretario general del PCA, José Manuel Mariscal./ PCA

José Manuel Mariscal ha decidido dejar su cargo como secretario general del Partido Comunista de Andalucía (PCA) después de siete años. Su relevo quedará determinado en el XII Congreso del partido, que se celebra del 30 de junio al 2 de julio. Los militantes comunistas andaluces son alrededor de 4.000, cerca de la mitad del PCE, por lo que las conclusiones de este encuentro serán determinantes para la segunda parte del Congreso a nivel estatal que la organización celebra en noviembre. Hablamos con el secretario de la presentación de varias candidaturas para relevarle, algo sin precedentes en la formación; el papel del PCA en las confluencias y en IU, así como de los deberes de los comunistas en estos tiempos convulsos, entre otros asuntos.

— ¿Cuál es el balance que hace de los siete años que lleva siendo secretario general del PCA? ¿Se va con las expectativas cumplidas?

— Han sido siete años en los que la realidad política y social de este país y de Andalucía han cambiado notablemente. De alguna manera, se ha terminado de consumar la revolución neoliberal y eso en España se ha expresado en las políticas que se han ido desarrollando a lo largo de la llamada crisis. Los comunistas andaluces hemos sabido mantener viva la llama de la revolución en condiciones muy difíciles, con discursos como la necesidad de nacionalizar los sectores estratégicos, de defensa de los derechos laborales, del sector público, en una época en la que parecía que lo privado era más eficiente. Estoy orgulloso de que el PCA haya mantenida esta llama junto a la apuesta inequívoca de hombres y mujeres que provienen de nuevas luchas, jóvenes en su gran mayoría. Estoy orgulloso de haber tenido una visión colectiva de la organización y de haber sabido buscar la unidad en los planteamientos políticos del partido. No hemos pasado por momentos fáciles y se han consumado debates muy importantes como todos los que conllevaron en su momento entrar en el Gobierno con el PSOE en la Junta de Andalucía. Hemos tenido debates, en ocasiones duros, pero que se han expresado en síntesis unitarias que nos han permitido tener esta fortaleza organizativa.

¿Qué motivos le llevan a dejar su cargo al frente del PCA?

“Creo en la limitación de mandatos y que hay bases suficientes para que esa renovación se pueda producir sin dar saltos en el vacío”

— Creo que siete años son suficientes y que había que dar un reimpulso a las labores en las tareas de dirección. Creo en la limitación de mandatos y que hay bases suficientes para que esa renovación se pueda producir sin dar saltos en el vacío. No hay que perpetuarse en las responsabilidades y, en todo caso, uno mismo tiene que refrescarse cambiando de tareas. En el partido hay muchas cosas que hacer y refrescarme un poquito con la base me va a venir bien.

— Este XII Congreso se presenta como “una revolución organizativa” del PCA que otorgue los elementos estratégicos para la “ruptura democrática”. ¿Cómo se materializa esta idea?

— El bloque dominante está llevando a cabo unos cambios que, a nuestro entender, son lampedusianos: que todo cambie para que todo siga igual. El régimen está, desde hace bastante años, realizando una operación de la restauración el edificio del régimen el 78. Nuestro análisis es que es difícil reformar este régimen y que hay que romper. “Democracia real ya”, ese grito del 15M, se tiene que materializar. Al contrario que el siglo XVIII y XIX, donde las revoluciones democráticas fueron impulsados por la clase burguesa, ahora creemos que los derechos democráticos solo los puede poner en marcha la clase trabajadora. No podemos hablar de la clase trabajadora, si ésta no adquiere la conciencia de que es un sujeto político con capacidad de transformar la realidad. Queremos unir luchas: la del estibador, la trabajadora del McDonalds o las trabajadoras de las hoteles para que se sientan parte de un colectivo muy fragmentado.

— Ha dado su apoyo a Ernesto Alba, que finalmente alcanzado un acuerdo con Elena Cortés, para liderar una candidatura unitaria. ¿Por qué cree que es él, frente a Bustamante, quien puede encabezar mejor el proyecto del PCE a partir de ahora?

“Solo hubo una persona que me mostró su disposición de asumir la responsabilidad de la Secretaría General y fue Elena Cortés”

— Este proceso se anunció cuando dije que no quería continuar como secretario general. Establecí contactos con muchísimos dirigentes provinciales andaluces del partido de IU para conocer su opinión. Solo hubo una persona que me mostró su disposición de asumir la responsabilidad de la Secretaría General y fue Elena Cortés. De ahí que yo informase, no propusiese, de su disponibilidad a los compañeros de Andalucía. Posteriormente, se abrió un plazo y aparecieron otras dos personas: Ernesto Alba y Miguel Ángel Bustamante. A partir de ahí, el Comité Central aprobó la constitución de una Comisión de Candidaturas en la que estaban presentes los dirigentes provinciales y las tres personas que estaban dispuestas a asumir las responsabilidades de la Secretaria General. Hemos tenido una capacidad muy buena de hacer un debate de manera transparente, que no nos llevase a tensionar por abajo de manera artificial a la militancia, que lo que está demandando es un proceso de unidad.

La militancia entiende, lo mismo que yo, que no hay diferencias políticas internas que justifiquen la presentación de diversas candidaturas. Fruto de ese debate en la comisión, se demuestra que efectivamente es posible una síntesis política. Elena y Ernesto demostraron su disposición a alcanzar esa síntesis. No estamos hablando solo del secretario general, sino de las personas que forman parte del Comité Central, que es el máximo órgano de dirección en el Congreso. A mí me preocupa tanto quienes van a conformar el Comité Central como cual va a ser la persona que va a ser el secretario general. Ernesto recibe un encargo mío de alcanzar una síntesis y un acuerdo unitario en torno a su figura.

— ¿Sería un error que no se consiguiera una candidatura unitaria antes del Congreso del PCA?

“Tenemos que afrontar la constitución de un bloque social y político en Andalucía que consiga dar respuesta al peronismo rociero de Susana Díaz”

— No es tampoco ningún drama. No se ha producido ningún debate enconado de carácter personal, como si hemos visto en otras formaciones políticas. Hemos estado enviando los debates y las síntesis de esta comisión a los 4.000 militantes del partido en Andalucía, algo que ha sido celebrado por toda la militancia. La militancia está demandando fortaleza y unidad porque son muchos los retos que el PCA tiene que afrontar. Tenemos que afrontar la asamblea andaluza de IU, el Congreso del PCE, pero sobre todo la constitución de un bloque social y político en Andalucía que consiga dar respuesta al peronismo rociero de Susana Díaz. Esto no puede venir por la derecha, sino de la unidad de las fuerzas políticas, sociales y sindicales para construir una alternativa de izquierdas. Es un reto político de verdad el que los comunistas tenemos por delante y no nos podemos permitir jugar a las casitas en nuestro Congreso. Me quedo con que todas las partes en este caso han mostrado su posición inequívoca de trabajar de manera unitaria tras la celebración del Congreso. No hay que confundir unidad con unanimidad, como bien dicen los cubanos.

 José Manuel Mariscal.
José Manuel Mariscal. / PCA

— En la primera fase del XX Congreso del PCE se acordó superar a IU y que el partido fuera un autónomo para jugar un papel fundamental en las alianzas con otras fuerzas políticas como Podemos. ¿Qué papel debe jugar el PCA en las confluencias?

“El PCE no quiere participar en pactos por arriba y quiere articular la capacidad de alcanzar acuerdos por abajo que tienen que emanar del conflicto social”

— Nosotros en cada cita electoral queremos decidir con quién vamos y qué hacemos. En definitiva, queremos participar como sujeto político sin intermediarios en esos proyectos de unidad. Pero, sobre todo, estamos preocupados que en estos proyectos tengan que ver con la unidad popular y por abajo. El PCE no quiere participar en pactos por arriba y quiere articular la capacidad de alcanzar acuerdos por abajo que tienen que emanar del conflicto social. Vamos a tener una oportunidad preciosa que van a ser las municipales, pero creemos que para superar IU, y esa es la posición de los comunistas, debemos generar espacios donde la elaboración colectiva y la movilización se expresen y consigan complicidades sociales que vayan más allá de los militantes y de los aparatos burocráticos del PCE, de IU, de Equo y de Podemos. Para superar IU no se pueden dar saltos en el vacío y que lo primero que hay que hacer es y, en eso estamos todos de acuerdo, es demoler la forma de partido político que sí tiene IU.

— ¿Cómo ve la alianza que mantiene IU con Podemos a nivel estatal? ¿Coinciden los coinciden los comunistas en el análisis crítico de Alberto Garzón que pone de relieve las deficiencias de Unidos Podemos en el Congreso?

— Defendí la necesidad de alcanzar un acuerdo antes de las elecciones de diciembre y lo lamenté. Defendí la necesidad de un acuerdo para las elecciones de junio y lo celebré. Creo que esa alianza ha permitido ver trabajando juntos a militantes de distintos partidos políticos. Creo que fue un buen acuerdo, que los comunistas estamos muy contentos porque hay varios comunistas que proceden de varias partes de España y que nos representan. Fue la síntesis de un análisis que llevaba a identificar un enemigo común. Se defendió un desarrollo programático de mínimos y que tiene la virtualidad de poder seguir ganando complicidades y afinidades en la sociedad española. Hay una preocupación sana que los comunistas tenemos con la visibilidad de IU, que no tiene por qué coincidir con las fuerzas aliadas. Habría que darle más visibilidad a las propuestas que hacen los diputados comunistas, Eva García Sempere y Miguel Ángel Bustamante. Nos gustaría hacer ver, que IU existe, trabaja y es responsable con el desarrollo del programa en las instituciones.

— Susana Díaz intentó fichar a Diego Valderas, excoordinador general de IU en Andalucía y miembro del PCA, como comisionado de memoria histórica. El hecho de que éste se lo pensara abrió una herida en el seno del partido. ¿Cuál cree que ha sido el objetivo de Susana Díaz? ¿Cree que se ha sellado bien la polémica en el seno de IU y del PCA?

“Susana Díaz ha tratado de ponerse un disfraz rojo cuando su acuerdo con Ciudadanos en Andalucía se lo impide”

— Me llamó poderosamente la atención porque me di cuenta de que Susana Díaz no había aprendido nada de su derrota en las primarias del PSOE. No se ha enterado de nada. Sigue recurriendo a elementos de vieja política. Cree que vive en una Andalucía y en una España que ya hace mucho tiempo que ha desaparecido. Era un nuevo intento de desviar la atención la atención de su derrota en las primarias, de meter un dedo en el ojo de IU y al Partido Comunista en Andalucía con las viejas técnicas de los fichajes estrella, de los cuales hay una amplia historia en nuestro partido. A Rosa Aguilar me remito. Finalmente con Diego no le ha servido. Ha tratado de ponerse un disfraz rojo cuando su acuerdo con Ciudadanos en Andalucía se lo impide. Se saca de la manga la constitución de la ley Andaluza Memoria Democrática impulsada hace tres meses por el compañero Diego Valderas. Se saca de la manga la figura del comisionado, que no aparece por ninguna parte, en medio de una polémica bastante fuerte donde el movimiento memorialista andaluz está demandando que se dote financieramente a ley porque, si no, se convertirá en papel mojado.

— Volviendo al Congreso del PCA, ¿de qué manera cree que los comunistas andaluces influirán en el XX Congreso del PCE que se celebra en noviembre?

— De forma clara, no puede ser de otra manera. El motivo por el que hemos hecho el Congreso del PCA antes del Congreso del PCE, es que queríamos reunir a los comunistas andaluces antes de la celebración de la Asamblea de IU y antes de la celebración del vigésimo congreso comunista. Creo que en nuestro congreso, para empezar, vamos a dar muy buenas ideas al PCE de carácter del modelo organizativo que el partido necesita. No hemos querido separar el debate político del organizativo. Si estamos acertando en la estrategia de ruptura democrática con impulso de unidad de la clase trabajadora, tenemos que proyectarla en un modelo organizativo. El PCA, que es el 45% del PCE debe ser el 20% del PCE, no porque nosotros bajemos en afiliación, sino porque estamos subiendo en complicidades. Hagamos del PCE la organización que la clase trabajadora y la clase obrera de este país necesita. Estamos adelantando muchos debates y creo que lo vamos a resolver de manera suficientemente brillante como para que esto se traslade al PCE en forma de ideas audaces.

 José Manuel Mariscal
José Manuel Mariscal. / PCA

  • Joaquin Luque Perez

    Susana Diaz ha estado en medio de toda la corrupcion y como todos no sabe,no me const y no me acuerdo

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -

- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend