JUSTICIA / Aún tenía causas pendientes y, al parecer, no le quedaba dinero y le aterraba la prisión

Miguel Blesa es encontrado muerto, en un pueblo de Córdoba, con un tiro en el pecho

0

El expresidente de Cajamadrid Miguel Blesa ha sido encontrado muerto a primera hora de hoy con un disparo de rifle en el pecho. El hecho tuvo lugar en una finca propiedad de unos conocidos, a la que había acudido para participar en una montería. La Guardia Civil, que se ha hecho cargo del caso, no descarta la tesis de un suicidio.

Publicidad

Al parecer, Blesa llegó anoche a la finca Puerta del Toro, en la localidad de Villanueva del Rey, ubicada en plena Sierra Morena, zona muy rica en especies cinegéticas. A primera hora de la mañana de hoy, el exfinanciero desayunaba con varios conocidos cuando se ausentó un momento para, según dijo, mover su automóvil. Poco después se oyó un disparo y un empleado de la finca encontró a Blesa con un disparo de rifle en el pecho, al parecer tendido en el suelo junto a su vehículo.

Publicidad

A las 7h50 el 112 fue alertado de los hechos mediante llamada telefónica, pero el equipo que se trasladó hasta la finca poco pudo hacer para salvar la vida del expresidente de Cajamadrid, dado el carácter de la herida y a las 8h40 se certificó su fallecimiento.

Blesa había sido condenado hace cinco meses por la Audiencia Nacional a seis años de cárcel por el uso presuntamente fraudulento que hizo de su tarjeta 'black'. Además el banquero tenía otra causa pendiente por los sobresueldos presuntamente irregulares que se otorgaron en la citada entidad. Sin embargo, el expresidente de la entidad financiera entre 1996 y 2010, que recibió la condena más alta de los 65 encausados por el uso de los citados sistemas de pago, solo pasó quince días en prisión, ya que en dos ocasiones logró reunir las fianzas que le exigían para eludir su encarcelamiento.

Al parecer, según comentaban ayer en diversos medios periodistas conocedores del caso, a Blesa le horrorizaba la cárcel, que hasta ahora había podido eludir mediante el pago de importantes cantidades de dinero, pero ahora la situación había cambiado sustancialmente. "No tengo un euro", había comentado él mismo a personas de su entorno.

Leave A Reply

Your email address will not be published.