Cuartopoder

El ‘caos’ educativo de Cifuentes augura un comienzo de curso escolar tenso

La Dirección General de Recursos Humanos de Santa Hortensia se ha llenado de colas estos días con las quejas de los usuarios. / CCOO

Parte de la comunidad educativa madrileña está, de nuevo, en pie de guerra contra la gestión de Cristina Cifuentes. En esta ocasión, los problemas han venido por una cascada de fallos en las listas de interinos y plazas en la Comunidad de Madrid que ha provocado el caos. La consejería de Educación sí reconoce “incidencias puntuales”, aunque asegura que “se han resuelto todos los errores detectados”.

“En los últimos años las plazas definitivas se asignaban en septiembre y este año las han dado en julio, pero las han dado mal. Hay errores a todos los niveles, desde fallos en las listas de inglés hasta baremos mal hechos en Secundaria o dejar sin vacante a personas a las que correspondía y dársela a quien estaba por debajo con menos puntuación”, explica Isabel Galvín, secretaria general de la Federación de Enseñanza de CC OO de Madrid. Desde que salieron las listas definitivas el 28 de julio, el sindicato asegura haber recibido varias reclamaciones de todo tipo. La relación provisional de plazas salió el 20 de julio, pero tras las primeras reclamaciones, lejos de arreglarse los fallos se han mantenido o han aparecido otros nuevos.

Almudena (nombre ficticio) aún no sabe en qué colegio tendrá que trabajar en septiembre por un error informático que hizo que su nombre no apareciese en la adjudicación final, aunque sí en la provisional: “Cuando fui a reclamar, me dijeron que la lista definitiva es inamovible. Así que a finales de agosto me darán el destino que quede. Hay gente muy por detrás de mí en las listas a los que les han dado centros que yo había pedido”, explica la afectada. Esta profesora de Primaria lo atribuye a un error informático, pero cuando fue a reclamarlo a la Administración, topó con la burocracia. “Esto es así”, le contestó la funcionaria cuando preguntó si podría recurrir la decisión.

El caso de Alba es más grave. Se ha quedado sin plaza por un error en el papeleo y tendrá que seguir siendo interina. Aunque puede parecer un trastorno menor, lo cierto es que condiciona decisiones tan transcendentales, como por ejemplo pedir una hipoteca, donde tener un trabajo fijo cuenta. “En mi caso, no han tenido en cuenta todos los méritos correspondientes. Yo entregué toda la documentación y me dieron un recibo sellado en la Administración de que había sido así. Cuando salieron las listas provisionales, me baremaron mal la experiencia, así que mandé toda la documentación de nuevo. Sin embargo, las definitivas volvieron a salir con el mismo fallo”, explica. Cuando fue a reclamar, le dieron el recurso de alzada, que tarda unos tres meses en resolverse, como única y última opción.

Desde la Comunidad de Madrid son tajantes: “Nadie que tenga derecho a su puesto de interino se va a quedar sin su plaza”, aseguran desde la Consejería de Educación, que afirman que sus funcionarios han hecho una “excepcional labor adjudicando casi 800 vacantes más que el curso anterior”. Sin embargo, desde CCOO y UGT no lo ven así. Este último sindicato también ha detectado “multitud de errores” en estos procesos.

Opositar para maestro en Madrid, una carrera de obstáculos.

El epicentro de todas las quejas ha sido la Dirección General de Recursos Humanos de la Comunidad de Madrid que se sitúa en la calle Santa Hortensia, donde se han vivido algunas situaciones de tensión. Esperando las colas de reclamaciones es donde muchos se dieron cuenta de que su caso no era aislado y de que había errores generalizados. Es el caso de Sandra (nombre ficticio) que asegura que ser interino en la Comunidad de Madrid es una verdadera carrera de obstáculos. Hace unos meses, tuvieron que pelear por las interinas que se habían acogido a la baja de maternidad. Al no cumplir los 9 meses de requisito para tener la paga en verano, no se les iban a retribuir las vacaciones como al resto de sus compañeros. Apenas unas semanas después, tienen que volver a batallar por los errores en las listas.

“Salió el primer listado y mi baremo estaba mal. No me habían contado unos cursos. Tenía que tener más de tres puntos y se me quedaron en 1,8”, explica Sandra. En su caso, estas décimas han hecho que en vez de asignarle alguno de los colegios que pidió cerca de su casa, tenga que ir cada día a un centro de educación especial en la periferia de Madrid. Cuando se pone rostro a las cifras, la perspectiva cambia: Sandra tiene un bebé y con este nuevo destino, el año se le complica un poco más. De nuevo, la única solución ha sido un recurso de alzada.

Lejos de ‘amilanarse’ , los profesores y maestros de toda España se han organizado en las redes mediante grupos de Facebook. Como prueba, uno que lleva por título ‘Opositores en marcha’. “Pretendíamos compartir nuestras inseguridades y nuestras quejas propias de la fase de oposición del proceso. Durante los primeros días llegamos a ser más de 2000 personas”, explica por mail uno de los integrantes, que recuerda los problemas que han sufrido en varios procesos: “Esperamos que en septiembre nadie se olvide de las injusticias que nos han hecho este año, llevándonos ante un proceso poco objetivo, lleno de errores y prisas, sin más explicaciones que las que la propia convocatoria pudiera darte”.

Un inicio de curso muy tenso

Las fuentes sindicales consultadas prevén un inicio de curso muy tenso. En los últimos meses, se han ido encadenando errores que han ido causando malestar en la comunidad educativa. Primero, con los insuficientes cupos de profesores, después con la devolución de la paga a los interinos (donde hubo nerviosismo hasta última hora) y, a finales de julio, con el caos en los baremos y las adjudicaciones de las plazas.

“Tras detectar todos estos errores, hemos pedido a la Comunidad que impugne las listas enteras, pero no quiere. Vemos que al final vamos a acabar en los juzgados con un montón de casos individuales”, explica Aída San Millán, responsable de Juventud en la Federación Regional de Enseñanza de CCOO de Madrid, que cree que estos recursos acabarán ganándose en los tribunales. Los sindicatos aseguran que la privatización que lleva a cabo la Comunidad de Madrid en la gestión educativa tiene parte de culpa en el caos que se ha provocado tras adjudicarle algunos servicios a una empresa privada: “Se busca la degradación de la educación pública. Esta empresa cobra más de dos millones de euros anuales y está gestionando esto de manera pésima”, explica la sindicalista.

Según fuentes sindicales, las prisas con las que se han llevado a cabo estos procesos, las privatizaciones poco eficientes y la falta de voluntad por subsanar los errores son las causas de este desorden, ¿será el responsable de que Cifuentes no se tome vacaciones?