TERRORISMO / 28 de las 65 personas aún hospitalizadas son de nacionalidad francesa

Los fallos de los ‘yihadistas’ de Cambrils y el misterio del conductor asesinado

2
Audi A3 utilizado por los cinco terroristas de Cambrils para cometer su atentado y que acabó volcando al ser interceptado por la policía
En la fotografía, el Audi A3 utilizado por los cinco terroristas de Cambrils para cometer su atentado y que acabó volcando al ser interceptado por la policía. / Jaume Sellart (Efe)

Mientras los barceloneses se daban cita en la Plaza de Cataluña para expresar en silencio su repulsa por los atentados de Barcelona y Cambrils, su dolor por las víctimas, y su solidaridad y simpatía a los familiares y allegados de quienes han visto cercenada su vida o luchan por mantenerla, los expertos policiales continuaban sus investigaciones para tratar de localizar al conductor de la furgoneta que el jueves 17 sembró de muerte y dolor Las Ramblas barcelonesas.

Por el momento se mantiene la cifra de 14 fallecidos, 13 en Barcelona y uno en Cambrils, y la de 126 heridos, de los que 65 aún permanecen hospitalizados, 17 de ellos en estado crítico y 25 más con pronóstico grave. Se da la circunstancia de que 28 de las personas aún ingresadas son de nacionalidad francesa.

Publicidad

La primera sorpresa que está deparando esta investigación saltaba por la mañana, cuando los forenses descubrían que el conductor de un vehículo que en la tarde del jueves se saltó un control policial y que posteriormente fue hallado muerto dentro del habitáculo, no había sucumbido a los disparos de los agentes, como se había creído en un principio, sino que el automovilista había muerto apuñalado. Y lo que es aún más sorprendente, que el automovilista, un varón de 34 años y vecino de Vilafranca (Barcelona) había muerto antes de llegar a la barrera policial.

Esto y el hecho de que no consta que mantuviese ningún tipo de relación con el entorno yihadista lleva a los investigadores a manejar la hipótesis de que la persona que estaba al volante podría ser el conductor de la furgoneta del atentado de Las Ramblas... o no.

Los agentes ya habían comenzado a sospechar que el terrorista que conducía el vehículo comercial en su criminal cabalgada por la zona peatonal barcelonesa podría ser Moussa Oukabir, menor de edad y hermano de Driss Oukabir, detenido poco después del atentado, al descubrirse que la furgoneta había sido alquilada a su nombre y que el interesado había denunciado la sustracción de su documentación. Eso hizo suponer a los Mossos d'Esquadra que el arrendamiento pudo ser efectuado por el menor con los papeles de su hermano.

Esta hipótesis, sin embargo, empezó a perder peso y a última hora del viernes ya se daba casi por seguro que Moussa no era quien conducía la furgoneta blanca. Lo que sí se ha confirmado es que entre los cinco terroristas muertos por la policía en Cambrils (Tarragona) figuran Houssaine Abouyaaqoub, también marroquí, de 19 años de edad, que podría estar emparentado con otro de los sospechosos que aparece en la lista de la policía, Younes Abouyaaqoub, de 22 años y residente en Ripoll, que sigue en busca y captura. También fallecieron los hermanos Omar y Mohamed Hychami, de 21 y 24 años respectivamente. Este último también afincado en Ripoll. El quinto terrorista abatido es Said Aallaa, de 19 años, vecino de la misma localidad que el anterior y también nacido en Marruecos.

En cualquier caso, los Mossos anunciaban, a última hora de la tarde del viernes, a través de su cuenta de Twitter, que se ha procedido a la detención de cuatro personas, presuntamente relacionadas con el atentado y que, además, hay otras tres que ya han sido identificadas.

Otro hecho sorprendente, aparte de la juventud de los cinco fallecidos, entre 17 y 24 años, es que ninguno tuviese armas de fuego, sino cuchillos y un hacha, y que ninguno hiciese detonar su cinturón explosivo cuando fueron interceptados por la policía. Luego resultó que los artefactos eran falsos.

También resulta llamativo que en lugar de dispersarse tras topar con los agentes, al menos cuatro de los cinco terroristas permaneciesen juntos. Lo normal hubiese sido que se separasen, al menos en parejas, para multiplicar el terror y dificultar la tarea de persecución. Este hecho queda evidenciado por la circunstancia de que una sola agente abatió con su pistola, un arma de alcance limitado, a cuatro de los cinco terroristas.

El quinto, según relatan testigos presenciales y se puede ver en el vídeo sobre estas líneas, probablemente sabedor de la suerte que le aguardaba, se dirigió a los agentes haciendo gestos de burla y desprecio, desoyendo los gritos e incluso los disparos conminatorios de los policías. Al ver que desoía todas las advertencias le dispararon dos veces. El terrorista cayó herido al suelo, pero se reincorporó y se dirigió a los agentes haciendo amago de detonar el cinturón explosivo y desoyendo de nuevo las voces de alto, momento en el que fue finalmente abatido.

Resulta llamativo cómo el agente al frente del dispositivo ordena insistentemente a sus hombres que cesen el fuego en cuanto el terrorista cae la primera vez. Les ordena entonces parapetarse detrás de un coche, para protegerse de la previsible explosión del cinturón del terrorista. El mando policial no da la orden de disparar hasta que el supuesto yihadista cruza la mediana y llega junto a ellos. Suenan entonces tres disparos y el muchacho cae, aparentemente muerto.

No menos chocante es el hecho de que el vehículo utilizado en esta masacre frustrada, fuese un Audi A3, un turismo de sólo dos puertas y conocido por la dificultad de acceso a las plazas traseras. Una absoluta incongruencia, ya que en una acción de este tipo lo que prima es la rapidez para entrar y salir del vehículo, tanto para repeler a la policía, como para huir o para saltar del coche y sembrar el terror entre los civiles inermes. En otras palabras, el coche era una tumba, al menos para los ocupantes de las plazas traseras.

Es decir, que todo olía a improvisación, lo que no impidió que arrollasen o apuñalasen a siete personas, una de las cuales, una mujer, no lograba superar la gravedad de sus heridas y fallecía de madrugada, elevando a 14 el número de víctimas mortales del doble atentado.

Al final, lo que parece desprenderse de todos los datos anteriores es que los terroristas abatidos en Cambrils actuaron de forma precipitada, puede que tras perder a su responsable, tal vez en la explosión de Alcanar o porque huyó a Francia, como se cree que hizo uno de los terroristas. También cabe la posibilidad de que temiesen las posibles pruebas incriminatorias que los policías puedan hallar entre las ruinas del chalé de Alcanar destrozado por una explosión fortuita y parece que providencial.

2 Comments
  1. David Garcia Antoñanzas says

    todo huele a una operacion de falsa bandera con alguna victima, actores haciendose pasar por heridos, el Mossad, digamoslo alto https://www.youtube.com/user/11Mbanderafalsa
    chris pawley estuvo en el atentado de barcelona y de manchester tambien http://www.dailymail.co.uk/news/article-4800752/Manchester-bombing-survivor-caught-Barcelona-attack.html
    hoax in charlie hebdo attack
    https://www.youtube.com/watch?v=ApFDRlCmIwY

  2. David Garcia Antoñanzas says

    moussa oukabir fue elegido como chivo expiatorio por el Mossad, robaron el pasaporte del hermano y lo dejaron dentro de la furgoneta, el servicio secreto de la policia regional lo tenia todo preparado con mas chivos expiatorios con chalecos falsos con explosivos.

Leave A Reply

Your email address will not be published.