PULSIÓN SOBERANISTA / Puigdemont agradece a Iglesias las vías de diálogo frente al muro del PP, PSOE y C's

La campaña 'quincemayista' del 1-O

SATO DÍAZ | Publicado: - Actualizado: 18:47

Carles Puigdemont, presidente de la Generalidad de Cataluña, saluda a algunos de los asistentes del acto, celebrado anoche en Girona, a favor del 'sí' en el referéndum del 1-O.
Carles Puigdemont, presidente de la Generalidad de Cataluña, saluda bajo la lluvia a algunos de los asistentes del acto, celebrado anoche en Girona, a favor del ‘sí’ en el referéndum del 1-O. / Julio Diaz – Partit Demòcrata Català (Flickr)

BARCELONA.- Plazas llenas, debates políticos en la vía pública, identificaciones policiales durante los mismos y, en estos encuentros, un mensaje principal: “Defendemos la democracia”. ¿Mayo del 2011? No, septiembre del 2017, Catalunya, también Valencia, Euskadi, Madrid…  “Prohibición de actos y reuniones políticas, entrada en imprentas y medios de comunicación, secuestro de revistas y prohibición de campañas publicitarias”, esta descripción de lo que sucede en los últimos días por Catalunya la hizo ayer el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, durante su anuncio de la iniciativa de convocar una asamblea de alcaldes y parlamentarios para tratar de buscar una situación dialogada al conflicto que Cataluña mantiene con el Estado. Ante la incapacidad del Gobierno de hacer política, una alternativa, un puente para el diálogo que recoja las aspiraciones en debate en las calles y plazas catalanas, también teatros y polideportivos.

Según la propuesta del grupo confederal de Unidos Podemos, esta asamblea daría lugar a un manifiesto que exigirá al Gobierno de Mariano Rajoy a “dialogar con la Generalitat y buscar soluciones políticas democráticas al conflicto que permitan a los catalanes y catalanas convocar un referéndum acordado con el Estado para decidir su futuro”, a la vez que emplaza al Gobierno “a cesar con la política de excepcionalidad que amenaza las libertades fundamentales propias de la democracia”. Y es que el pulso que mantiene el Govern con el Ejecutivo central, centralista, es firme: habrá votación el 1-O. Enfrente, un muro, el de PP, PSOE y C’s que, a día de hoy, y amparándose en las instituciones y el ordenamiento jurídico español, asegura: no habrá referéndum. PP y C’s ni siquiera han sido invitados, no aceptarían. PSOE ha declinado la oferta.

El Govern se ha declarado insurrecto a la ley española, y se proclama obediente de la legalidad catalana. Unas leyes catalanas –la del Referéndum y la de Transitoriedad Jurídica– aprobadas en el Parlament hace casi dos semanas por la mayoría independentista en unas sesiones plenarias que los propios independentistas quieren olvidar, llevando al límite, cuando no sobrepasando, lo que marca el reglamento interno del Parlament. Un Parlament que sería el Legislativo de una nueva República Catalana, pero cuyas sesiones han quedado suspendidas hasta después del 1-O por voluntad independentista. Choque de legalidades, y los tribunales se están hartando de apercibimientos a más de 700 alcaldes, a la Mesa del Parlament, al Govern… Unas mil personas en total. El Constitucional declara ilegal la Sindicatura Electoral encargada de velar por el buen desarrollo del referéndum. Se persigue todo lo relacionado con el referéndum, hasta un gigante de un pasacalles de gigantes y cabezudos con un cartel.

Hoy, Madrenas, alcaldesa de Girona, empezaba el acto del PDeCat saludando a los asistentes: «Queridos ilegales»

“El pueblo declara ilegal a la Junta Electoral”, se coreaba en una repleta Puerta del Sol durante la jornada de reflexión de las elecciones autonómicas y municipales de mayo del 2011. Y es que frente a la legalidad que prohibía la manifestación en la jornada previa a los comicios, las plazas presumían de la legitimidad de “reflexionar conjuntamente”. En cada acto, los independentistas hacen burla de esto. Ayer, Marta Madrenas, alcaldesa de Girona, en la Plaza de la Independencia de esta ciudad, empezaba el acto del PDeCat en el que participaba Carles Puigdemont, saludando a los asistentes: “Queridos ilegales”.

Puigdemont hizo un repaso del ataque a las libertades y derechos que está coartando el Estado, fue fuertemente aplaudido por un público, de corte conservador en su mayoría, que permanecía impasible ante la lluvia como si de los indignados de otrora se tratara. Una clara diferencia, le aclamaban: “¡President!”. Un grito casi tan repetido como el “¡Votarem!”; en el 15-M el culto a la personalidad no se llevaba. El president agradeció la propuesta de Podemos, igual que simultáneamente hacía lo propio la dirigente de ERC, Marta Rovira, en otro acto en Mollet. Agradecieron a los demócratas españoles la condena al ataque a las libertades en Cataluña, aunque no despejaron si sus cargos participarán en la propuesta.

Cada vez más gente, según las encuestas, quiere votar el 1-O. Tres de cada cuatro catalanes rechazan «la represión del Estado».

Legalidad contra legitimidad. De eso presumen hoy también en Cataluña. Frente a la Constitución que se consagra en favor de la, valga la redundancia, sagrada unidad de España, le legitimidad de un pueblo que quiere ejercer su derecho a la autodeterminación, hoy también llamado derecho a decidir, a través de las urnas. En torno a un 80% de los catalanes apuestan por esto. Cada vez más gente, según las encuestas, quiere votar el 1-O, quizás por la independencia, quizás por el ‘no’, quizás por defender el derecho a decidir, quizás, únicamente, para censurar al PP… Tres de cada cuatro catalanes rechazan “la represión del Estado”.

Rajoy, en su visita el pasado viernes a Barcelona, en un acto de partido, alentaba el aplauso a la Guardia Civil por la incautación de carteles publicitarios del referéndum. Desde el Govern le responden, por cada cartel incautado pondrán más. “Lo llaman democracia y no lo es”, falta todavía por corear en los centenares de mítines que los partidos independentistas organizan estos días a lo largo y ancho de toda la geografía catalana. En vez de eso, el ya famoso “¡Votarem!”. También en los actos del PDeCat, partido sucesor de Convergència, cuyos consellers tuvieron que llegar en helicóptero al Parlament cuando los manifestantes del 15-M barcelonés rodearon el edificio situado en el Parque de la Ciudadela. Vaya lío. Cómo cambian las cosas. Ocho personas fueron condenadas a tres años de cárcel por esta acción en el Parlament, todavía no han entrado en prisión esperando recursos en el Constitucional y Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

castelldefels
El conseller de Salut, Toni Comín, el diputado Rufián y la diputada en el Parlament, Alba Verges, en un acto de ERC en Castelldefels el pasado domingo. / ERC (Twitter)

Cuando los Mossos, que hoy investigan por orden de la Fiscalía el referéndum, cargaron contra los concentrados en Plaza de Cataluña hace ya más de seis años, la solidaridad con Barcelona se multiplicó por múltiples plazas del Estado: “Barcelona, no estás sola”. El sábado miles de personas salieron a las calles de Bilbao para reclamar el derecho a la autodeterminación del pueblo catalán; el domingo, centenares coparon la calle Zurita de Madrid que se quedaron sin entrar en el acto que tuvo lugar en el Teatro del Barrio organizado por Madrileños por el derecho a decidir. La exigencia de democracia y la condena y deslegitimación a la gestión del conflicto por parte del Gobierno del PP se extiende más allá de Cataluña. Si en el 15-M se decía que “nuestros sueños no caben en vuestras urnas”, hoy el sueño es, precisamente, la urna. ¿Dónde están las urnas, por cierto? Joan Tardà decía en la puerta del Teatro del Barrio: “Me siento más madrileño que nunca”. Y apelaba a la fraternidad republicana entre pueblos.

No hay campaña por el ‘no’, Albert Bortran, de la CUP se quejaba de esto: “Algunos partidos han renunciado a dar sus argumentos”

El sábado en Sitges la Policía Municipal identificaba a los organizadores de un debate entre representantes de varios partidos de izquierdas soberanistas –no sólo independentistas– catalanes. El domingo hacían lo propio en Sant Joan Despí, ambos municipios en la provincia de Barcelona. El sábado, en Blanes, Girona, un abarrotado Teatro Municipal acogía un acto de la izquierda independentista de la campaña por el ‘sí’, no hay campaña por el ‘no’. El diputado de la CUP, Albert Bortran, se quejaba precisamente de esto: “Algunos partidos han renunciado a dar sus argumentos, queríamos confrontar argumentos”. No hay pros y contras de la independencia en los debates, la actitud del Gobierno del PP ha hecho que la campaña, como el 15-M en su momento, hable de democracia, derechos y libertades, en vez de independencia.

En el mismo acto, el exdiputado y miembro del Secretariado de la CUP, Quim Arrufat, se dejaba influenciar por Lluis Llach y lanzaba un mensaje a las izquierdas del Estado, agradeciendo previamente el apoyo recibido por Anticapitalistas y Podem Catalunya, entre otras organizaciones: “A Podemos y sus confluencias más allá de Cataluña, uníos a la fiesta, si vosotros estiráis fuerte por allí y nosotros por aquí haremos caer el Régimen del 78”. E invitaba a los movimientos sociales a “imprimir papeletas y carteles por todo el Estado y volver loca a la Guardia Civil”. Arrufat hablaba de romper el Régimen del 78, como en el 15-M, y antes también.

El domingo, en Castelldefels, en un acto de ERC, el conseller de Salut de la Generalitat, Toni Comín, advertía que el 1-O es también “un favor para la España abierta y progresista que necesita un proceso constituyente”. Y apelaba a la casta, como Podemos en sus inicios o, incluso, en algún momento del 15-M: “¡Saca tus sucias manos, casta española, de mis instituciones!”. También tuvo unas palabras para Pedro Sánchez, que horas antes en Gavà había asistido la Fiesta de la Rosa del PSC y había rememorado a Pasqual Maragall: “Sánchez, no vuelvas a poner el nombre de Maragall en tu boca, porque estamos aquí porque os cargasteis el proyecto de Pasqual”, refiriéndose al Estatut. La presión sobre el PSOE y el PSC es cada vez mayor, que se alinea, hasta el momento, con el PP y C’s, aunque en el PSC ya hay voces disonantes, como, por ejemplo la de los alcaldes socialistas del Baix Llobregat que firmaron un manifiesto a favor del 1-O. Además, 13 ayuntamientos con alcaldes socialistas se comprometieron a participar en el referéndum al formar sus consistorios parte de la Associació de Municipis per la Independència (AMI). Mientras tanto, la disputa entre ambos bloques continúa, los ediles de Lleida del PSC, C´s y PP denuncian un cartel de Arran, organización juvenil de la izquierda independentista, en el que llaman a señalarlos, porque no les facilitan votar en esta capital catalana.

«Franco no murió en noviembre de 1975 en la cama, Franco murió el 1-O en una urna en Cataluña», dijo Rufián (ERC)

En Castelldefels también habló el coportavoz en el Congreso de ERC, Gabriel Rufián. En su línea habitual se mostró duro con la izquierda española, Podemos, IU y confluencias. “La fraternidad no es decirle a un pueblo que espere a que tú ganes, es dejarle ganar para que ganemos todos”, dijo, asegurando que el 1-O es “la única amenaza al régimen del 78” y  “la única moción de censura victoriosa contra Rajoy”. “Franco no murió en noviembre de 1975 en la cama, Franco murió el 1-O en una urna en Cataluña”, prosiguió su discurso. El enemigo, el Régimen del 78.

Apelaciones a una “democracia real ya”, a acabar con el régimen del 78, a la república, a las libertades y derechos civiles, a la desobediencia civil, a la legitimidad frente a la legalidad… Frente a eso, los registros en imprentas, los apercibimientos a medios de comunicación, las incautaciones de carteles, fregonas y cubos… Las plazas de Cataluña, a pesar de los policías municipales, celebran actos políticos. Los apoyos se expanden por el resto del Estado. Y una propuesta, la de Unidos Podemos, que deslegitima al muro del PP y C’s para el diálogo. Y el “nuevo” PSOE que tiene que elegir, el “no es no” a Rajoy era la consigna hace unos meses de Sánchez. De momento, se mantiene junto al PP y C’s, parece que ha elegido muro. En el 15-M también se coreaba: “PSOE, PP, la misma mierda es”. Un otoño primaveral, a pesar de la lluvia sobre el acto de ayer de Puigdemont, tiene lugar en las calles y plazas de Cataluña. Puede que se convierta en invierno.

El presidente Carles Puigdemont en varios momentos de su intervención en el acto a favor de la celebración del referéndum, celebrado en la Plaza de la Independencia de Girona.
El presidente Carles Puigdemont en varios momentos de su intervención en el acto a favor de la celebración del referéndum, celebrado en la Plaza de la Independencia de Girona. / Julio Diaz – Partit Demócrata Català (Flickr)

  • illetrat

    Y mientras nadie se acuerda del espectaculo lamentable y antidemocrático que se dio en el Parlament catala el dia de Coscubiela

    • Mahleriano

      Lo de Coscubiela fue realmente lamentable, como le aplaudía el fascio español

      • illetrat

        eres muy na zi y siento decirlo

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -

- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend