FINANCIACIÓN AUTONÓMICA / Los dineros del País Vasco

El 'cupo-nazo' agita a los barones 'populares' y socialistas

ESTHER JAÉN | Publicado:

el-ministro-de-hacienda-cristobal-montoro-y-el-portavoz-parlamentario-del-pnv-aitor-esteban-durante-una-sesion-de-control-al-ejecutivo-en-el-congreso.-efearchivo
Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda, conversa en los pasillos del Congreso de los Diputados con Aitor Esteban, portavoz del PNV. / Efe

La aprobación del “cupo-nazo”, como ha bautizado el líder de C’s, Albert Rivera, a la ley que establece el cómputo del dinero que el País Vasco tiene que devolver al Estado está poniendo a prueba la unidad y solidez de las cúpulas de los partidos tradicionales y que tradicionalmente han renovado ese privilegio (legalmente recogido, pero privilegio a fin de cuentas).

Hay mar de fondo en el PP, donde sus barones y baronesas no comulgan con las ruedas de molino que les despachó ayer el ministro Cristóbal Montoro. En público, encajan como pueden el golpe y recomponen la figura al ser preguntados por la “buena fortuna” del PNV, recuerdan que está recogido en la Carta Magna y olvidan, por ejemplo, que también está recogido en una disposición transitoria del Estatuto catalán, convenientemente “cepillado”, aprobado por una mayoría cualificada del Congreso de los Diputados y revisado posteriormente por el Tribunal Constitucional, que el porcentaje de la aportación de Cataluña a los ingresos del Estado tendrá un retorno equivalente en inversiones en infraestructuras en esa comunidad y que eso se vino incumpliendo sistemáticamente desde que vio la luz. Alguno de los que sufren en silencio la infrafinanciación autonómica se lo tragan en público, pero en privado explotan: “¡Es el precio a pagar por el apoyo de los Presupuestos del 2018 y punto!”, comenta airado un diputado popular después de dar su voto afirmativo a la Ley del Cupo. En la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, intenta hacer piruetas dialécticas frente a los ataques de su socio en la presente legislatura. C’s  le saca unos colores que ni el mejor de los maquillajes puede camuflar. ¡Qué tiempos aquellos en los que el propio Rajoy acusaba al gobierno, entonces del PSOE con José Luis Rodríguez Zapatero al frente, de haber perpetrado una “descomunal bajada de pantalones” al pactar asimismo el cupo vasco, entre otras cosas, a cambio del apoyo presupuestario del PNV.

En el PSOE, pese al voto favorable a esa ley,  también pintan bastos: Susana Díaz, Emiliano García-Page, Ximo Puig o Javier Fernández, cuatro barones que estuvieron claramente en la oposición a Pedro Sánchez y que le han ofrecido lealtad tras su derrota en las elecciones primarias a la Secretaría General del partido, también están que trinan. No quieren que el cupo vasco les prive de una mejor financiación para sus respectivos territorios y no creen que haya nuevo modelo de financiación que les satisfaga, como promete Sánchez, antes de finales de año. Pero no es momento de ponerse enfrente de su renovado y renacido líder, muy a su pesar…

Los únicos que salen triunfantes de la sesión de ayer son los nacionalistas vascos, antes en el monte y hoy del bracete del PP de Rajoy, otrora del de Zapatero y, cuando fue menester, de José María Aznar y de Felipe González. Y pese a su política de alianzas ¡sin un rasguño, electoralmente hablando, oiga!

Artículos Relacionados

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -

- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend