25 DE NOVIEMBRE / Día Internacional Contra la Violencia de Género

Las otras víctimas de la violencia machista: ocho niños asesinados por sus padres en 2017

SARA MONTERO | Publicado: - Actualizado: 07:52

violencia de género
Cartel de una de las últimas campañas contra la violencia de género del Ministerio de Sanidad. / Ministerio de Sanidad (Facebook)

Los niños no son víctimas colaterales de la violencia machista, son perjudicados directos. Crecen con una sensación de miedo permanente, escuchan insultos hacia las personas que más quieren y en ocasiones también reciben golpes. A veces, los maltratadores los usan como herramienta de chantaje. Otras los matan. Durante 2017 han muerto ocho menores por esta causa y 23 se han quedado huérfanos después de que fueran asesinadas 45 mujeres.

Menores asesinados por violencia machista
Gráfico de los menores asesinados por violencia machista de 2013 a noviembre de 2017, elaborado por el Ministerio de Sanidad. / Ministerio de Sanidad

Los asesinatos son la expresión más brutal y cruel de la violencia que se ejerce contra las mujeres y sus hijos. Los maltratadores los usan para hacer el máximo daño posible. Son el pico de una pirámide que tiene como base insultos, desprecios y palizas. La ONG Save The Children calcula que unos 900.000 menores pueden encontrarse en esta situación. Ningún niño que viva en una casa donde se produce maltrato crece libre de violencia. Ni siquiera cuando no la presencia físicamente. La figura del maltratador condiciona la vida diaria. “Ve cómo su madre evita hacer cosas para que su padre no se enfade y no la pegue”, explica Manuela Noguera, de la Asociación Miriadas.

El estudio ‘Las víctimas invisibles de la violencia de género’, publicado por el Ministerio de Sanidad, es claro en sus conclusiones: “El 99,4% de los menores presentan alguna alteración psicológica al menos leve y el 80,6% presentan al menos una alteración psicológica moderada o grave”. Este clima, donde reina el terror al progenitor, configura hasta las rutinas más básicas de los hijos, que se acostumbran a vivir a alerta. “Hemos tenido casos en los que el niño llega a clase y se duerme porque ha estado toda la noche pendiente de lo que le ocurría a su madre. No duermen tranquilos y cuando llegan al colegio están cansados”, argumenta Noguera. El citado informe ha estudiado la experiencia de 160 menores expuestos a la violencia machista.

Otras veces los hijos presencian las palizas de forma directa y reaccionan de maneras distintas. La mayoría de los menores entrevistados que cita el informe se alejaron del lugar del conflicto durante los episodios (51,6%) o se quedaron paralizados (42%). Otras veces corrieron a pedir ayuda (16,6%) o fueron agredidos por el maltratador durante los episodios (38,9%) intentando, quizá, proteger a su madre o hacer que su padre parara de golpearla.

Escuchar los golpes al otro lado de la pared y los continuos desprecios día tras día tiene consecuencias.  Es una violencia que cala hondo porque se produce en el entorno familiar, que se supone que tendría que ser el principal espacio de seguridad y protección. Los encuestados presentaban problemas de ansiedad y depresión ( 45,6%), problemas de conducta (35,6%), retraimiento (24,4%) o dificultades de adaptación (23,1%), entre otros muchos. “Cuando la madre consigue salir y esa figura de poder ya no está, a veces los hijos copian ese rol. Empiezan los enfados y los golpes en la mesa. Han visto a su madre sumisa ante el maltratador y han aprendido que ella no es fuerte, así que se imponen”, relata Noguera, que ha ayudado a muchas mujeres a susperar estas circunstancias en la asociación. Según esta experta, son los primogénitos los que suelen asumir este papel.

Una protección pensada en los menores

“A la hora de poner en marcha los mecanismos para proteger a las víctimas, se les aplica lo mismo a los niños que a sus madres. Se entiende que son como un complemento de la progenitora. Nosotros reclamamos que haya un enfoque dirigido específicamente a ellos”, explica Carmela del Moral, analista jurídica de derechos de infancia en Save the Children. Esta entidad ha pedido la creación de una Ley orgánica para la erradicación de la violencia hacia la infancia. Exigen que en caso de condena, se suspenda de forma automática la custodia compartida y el régimen de visitas.

Moral también recuerda que siempre debe primar el derecho del niño por encima de los de los progenitores y más cuando el padre es un maltratador y puede utilizar las custodias o las visitas para chantajear a la madre. En los últimos años ha habido avances considerables gracias a que en 2015 se reconoció a los menores como víctimas de violencia de género. El Pacto de Estado contra la Violencia de Género, que aún no se ha aplicado, también contempla medidas de protección.

Sin embargo, Noguera también ha detectado varias deficiencias que aún hay que solucionar y que dificultan mucho el día a día de las mujeres que salen adelante, que son, por fortuna, la inmensa mayoría. “En la asociación hemos tenido casos en los que la madre ha tenido que pedir la autorización del padre para que el niño acuda a terapia por los daños que le ha creado la violencia. Cuando el pediatra ha derivado al menor al área de Salud Mental del hospital han pedido también el consentimiento del padre”.

Las supervivientes tienen mucho que aportar a esta lucha gracias a su experiencia como víctimas, pero también como mujeres que ayudan a otras mujeres a salir. Noguera cree que las administraciones se han centrado mucho en la denuncia y han dejado en segundo plano la importancia del entorno. “Si el médico, el maestro o el de Asuntos Sociales hicieran un informe y dejasen constancia cada vez que detectan un posible caso, a ella le sería luego mucho más fácil cuando interpusiera la denuncia. Sin embargo, las víctimas lo tienen que hacer todo y lo hacen solas, como si fuéramos unas ‘superwoman’.

El primer paso del fin de la violencia no reside solo en que la víctima venza al miedo y se atreva a acudir a una comisaría. Empieza antes, en su entorno: “Hay gente que oye a su vecino maltratar a su mujer y como ya lo ha hecho varias veces y ella no denuncia, deja de llamar a la policía y mira para otro lado. Pero no, hay que coger a ese vecino y decirle ‘cada vez que te oiga insultar a tu mujer o pegarla vas a tener a la Policía en tu casa’”.

 

Artículos Relacionados

  • silencio semata

    Y los 100.000 nños aseinados cada año en españa por sus madres . ¿son victimas?

    • Peter Feinmann

      No las victimas de las mujeres nunca son victimas, las mujeres son seres de luz, que nunca cometen delitos.

      Como decía Hillary Clinton: “las mujeres son las que mas pierden en las guerras, pues sufren el dolor de perder a sus padres, a sus hermanos, esposos y a sus hijos”

      • silencio semata

        hi`pocresia al maximo

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -

- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend