Sergi Sabrià: “ERC no puede llegar a ningún tipo de acuerdo con el PSC”

sabria2
Sergi Sabrià, portavoz de ERC. / ERC

BARCELONA.- En plena campaña electoral hacia las catalanas del 21-D, las encuestas nos muestran un mapa polarizado en el que el bloque independentista (ERC, JxCat y CUP) rozarían la mayoría absoluta aunque no la conseguirían. El bloque que apoyó la aplicación del 155 (Ciudadanos, PSC y PP) tampoco conseguirían los 68 diputados. La llave de la gobernabilidad la tendría, por lo tanto, Catalunya En Comú. Ante esta situación, los partidos en campaña polarizan también contra listas del mismo bloque -independentista o no independentista. ERC ve cómo la candidatura de Carles Puigdemont le recorta en las encuestas y Ciudadanos cómo hace lo propio el PSC de Miquel Iceta. Por ello, los de Arrimadas cargan contra PSC y PP y ERC contra JxCat. Con su cabeza de lista en prisión, Oriol Junqueras, la cara más visible de los republicanos está siendo Marta Rovira, aunque otros nombres toman protagonismo en los actos que se desarrollan por toda Catalunya. Uno de los pesos pesados del partido es Sergi Sabrià (Palafrugell, Girona, 1975). Actual portavoz de ERC, fue alcalde de Palafrugell durante dos años (2009-2011) y diputado en el Parlament la pasada legislatura. Sabrià atiende a cuartopoder.es en la sede de los republicanos en la calle Calàbria de Barcelona.

Publicidad

Anuncio

— Dirigentes del PSOE, como Óscar Puente, advierten que, dependiendo del resultado de las elecciones del 21-D, se dejará o no de aplicar el 155…

«Dirigentes socialistas y el presidente del Senado han dicho que si gana el independentismo se volverán a convocar elecciones»

ticketea

— Esta es la respuesta que estamos recibiendo en todo momento. Decidimos participar en estas elecciones aunque para nosotros son ilegales. Esto puede resultar difícil de entender, pero el 155 no estaba escrito para convocar elecciones, por lo que son ilegales en cuanto se saltan la sacrosanta Constitución, esa que nunca se puede tocar. Decidimos participar y pedimos una sola cosa: aceptamos jugar el partido aunque el árbitro va con el rival, si perdemos aceptaremos el resultado, pero si ganamos, que lo acepten también. De momento, tenemos dirigentes socialistas que ya han dicho que no lo aceptarán y un presidente del Senado que ha dicho lo mismo, que si gana el independentismo se volverán a convocar elecciones hasta que ganen los buenos. A mí no me sorprende nada, pero democracia no se puede llamar. Estamos en unas elecciones en las que quitan carteles y pancartas donde sólo pone ‘democracia’ y ‘libertad’. Nosotros aceptaremos las mayorías que haya, lo garantizamos, tememos que por el otro lado no ocurra lo mismo.

— Según las encuestas, habrá un Parlament muy fragmentado y será difícil formar Govern. ¿Intentarán formar Govern hasta el final? ¿Intentarán hasta el final evitar otra convocatoria electoral?

— En el Parlament vamos a ser los mismos grupos que la última vez. Claro, haremos lo posible por formar Govern, la ciudadanía se merece un periodo de estabilidad, pero no va a haber renuncias al proyecto por nuestra parte. Las empresas y la gente nos piden estabilidad, además, es muy urgente sacar de nuestras instituciones a los hombres de negro, por ello intentaremos formar un Govern tan rápido como sea posible, con diálogo.

— El vicepresident del depuesto Govern, Oriol Junqueras, en el recurso que presenta para salir de la prisión preventiva, se muestra dispuesto a acatar el 155 y la bilateralidad…

— Esto es lo mismo que han dicho todos. Creo que de una persona que lo ha dado todo, hasta el punto de acabar en la cárcel, nada se puede decir. La CUP, PDeCat, nosotros, todos hemos decidido presentarnos a estas elecciones y salir a ganarlas. Creo que Junqueras está intentando que sus derechos a la participación política dejen de ser vulnerados, tenemos un candidato a president en la cárcel.

— Esta vuelta a la bilateralidad se asemeja algo al programa de los comunes: un Pacto de Claridad, un nuevo estatus para Catalunya, una mejora de la financiación para Catalunya…

«Pedimos algo muy concreto: dejar de vivir en una monarquía, vivir en una república y derecho a la autodeterminación»

— Nosotros no pedimos una mejora de la financiación, ya lo hemos pedido muchas veces. No pedimos un nuevo Estatut, nos suena a años 30 del siglo pasado. Nosotros pedimos algo muy concreto que viene pidiendo la gente: dejar de vivir en una monarquía, vivir en una república y ejercer el derecho a la autodeterminación, algo que la gente ya ha hecho. La bilateralidad es lo que siempre ha planteado ERC, una mesa de diálogo. Creo que hemos llegado hasta el final pidiéndolo y el Estado ha respondido encerrándonos en la cárcel. Creo que esto debe cerrarse con política, como debería haberse hecho, por ello, reclamaremos siempre una mesa de diálogo. Cuando vuelva a ganar las elecciones el independentismo el 21-D, no tengo ninguna duda de que lo haremos, saldremos a explicar a esta Europa que mira para otro lado que tiene un problema en una parte de su territorio que es que cada vez que se ponen urnas, ganan los mismos. Y estas personas, ciudadanos europeos, necesitamos una solución pactada con España y pactada con Europa. No se les puede pegar a estos ciudadanos, porque aunque les pegues aguantan, vuelven a votar y vuelven a ganar.

— En eso, entonces, están de acuerdo con los comunes que buscan un pacto con el Estado para ejercer ese derecho a la autodererminación… Las encuestas dan que el Parlament estará muy fragmentado.

— La diferencia básica con los comunes es lo que les preguntamos siempre: ¿cómo lo van a conseguir? Hacen un planteamiento imposible, las mayorías en el Estado para un referéndum pactado nunca se van a dar, las mayorías de PP y PSOE en este caso actúan como un único bloque. Nosotros no vamos a pedir permiso y ellos siguen pidiendo permiso, pedir permiso significa renunciar al derecho de autodeterminación, ya no es autodeterminación si es previa autorización.

— Ya, pero este proceso unilateral nos ha llevado a que la autonomía catalana esté intervenida y que la república que se proclamó no se haya materializado. ¿En todo este proceso, han infravalorado el poder, jurídico y represor, del Estado?

«La violencia del Estado contra la población es algo que no vamos a permitir ni ahora ni nunca. Esa es una línea que ERC no va a cruzar en ningún caso»

—Éramos conscientes de la capacidad que tiene el Estado, pero nos parecía increíble que fueran capaces de llevarlo al extremo que lo han llevado en la Europa del siglo XXI. Por lo tanto, hemos puesto nuestras propias líneas rojas que no vamos a permitir, la violencia del Estado contra la población es algo que no vamos a permitir ni ahora ni nunca. Esa es una línea que ERC no va a cruzar en ningún caso. Estábamos preparados para todo, pero la línea de la violencia no la vamos a cruzar, eso no nos avergüenza, le debería dar vergüenza al Estado. Creo que con el tiempo, ya van saliendo informaciones cada semana, se va a saber qué es lo que estaba preparado. Cada vez se sabrá más.

— ¿Muertos en las calles?

— Marta Rovira lo definió así. Esta era la información que nos hacían llegar a nosotros desde Presidencia.

sabria1
Sergi Sabrià. / ERC

— Volviendo a la posibilidad de un acuerdo entre las izquierdas. Se podrían dar mayorías progresistas, pero ahí entra el PSC. ¿Hay alguna posibilidad de pacto con el PSC? ¿Qué le pedirían a Iceta para poder llegar a algún acuerdo?

— No hay ninguna posibilidad. Los socialistas con los que ERC podía llegar a algún acuerdo están ya en las listas de ERC. Toni Comín, Ernest Maragall, Fabián Mohedano, Marta Casamitjana… Son toda la gente que ha ido saliendo del PSC y representaba ese partido comprometido con el país y no con el 155. Hoy ERC no puede llegar a ningún acuerdo con el PSC. Son quienes han permitido la represión. Veíamos al alcalde de Lleida, del PSC, desquiciado porque se llevaban las obras de Sijena. El PSC ha sido quien ha permitido que se lleven las obras de Sijena.

— Veamos otra posibiliad: que consigan una mayoría absoluta independentista en el próximo Parlament. En ese caso, ¿debe ser Puigdemont el president o no?

«La obsesión tiene que ser ganar, sacar el 155 de Catalunya y después ver quién está en disposición para ser president»

— Lo importante el 22-D es ser ágiles y rápidos para formar un Govern. Ver quién tiene capacidad de ser president y quién no, y sacar a los hombres de negro de nuestras instituciones. Nosotros tenemos nuestro candidato, Junqueras, que está en la cárcel. Este proceso no va ni de nombres ni de personas. Alguien nos quiso hacer ver que sin Artur Mas sería imposible este proceso, pero hemos visto cómo con otros liderazgos seguimos avanzando. A día de hoy, la obsesión tiene que ser ganar para sacar el 155 de Catalunya y después ver quién está en disposición para ser president.

— Hemos visto estos meses un fenómeno nuevo que son las manifestaciones masivas en favor de la unidad de España. En las encuestas vemos cómo Ciudadanos suma cada vez más apoyos. Una gran parte de estos votos vendrían del conocido como cinturón rojo de Barcelona. ¿Ha descuidado el independentismo a una gran parte de la sociedad catalana?

— No. Creo que aquí hay cosas buenas y cosas malas. De estas grandes movilizaciones, vemos cómo una gran parte del país está muy politizada. Esto no es malo, que la gente salga a la calle a manifestar su opinión es positivo. Algo no tan bueno es que estas manifestaciones han sido pacíficas, pero no tanto. Ver a gente con la bandera con el pollo nos tiene que preocupar bastante. Respecto al cinturón de Barcelona, hay que tener en cuenta que el principal incremento del independentismo viene también de estas zonas, por lo tanto, es gente que venía de la abstención, que se moviliza y está decantándose por un lado y por el otro. Por eso tenemos estos índices de participación tan altos.

— Más allá del debate de banderas, de este debate identitario y emocional… ¿Qué motivos da para que gente sin sentimiento independentista pudiera votar a ERC?

— Invertimos mucho tiempo en explicar que nuestra propuesta republicana es por el absoluto convencimiento de que en una república viviríamos mejor. Tenemos toda la voluntad de hacer un país para toda la gente que vive en Catalunya, hayan nacido donde hayan nacido y lleven el tiempo que lleven. Esos son nuestros valores republicanos. La independencia no tiene un valor por sí misma si no tiene la capacidad de mejorar la vida de la gente, tenga el proyecto político que tenga. Creo que dentro de una república esto es posible.

— Dos integrantes del Govern en la cárcel, dos dirigentes de la sociedad civil, también, hemos visto la violencia policial del 1-O contra la población… Europa ha callado, no ha criticado a Rajoy. ¿Le ha defraudado Europa? ¿La siguen considerando un actor que pueda ayudar a resolver este conflicto?

«Tras el 22-D retomaremos la misión internacional, que Europa entienda que este problema está aquí para quedarse»

— Tenemos el convencimiento que Europa sólo nos veía el 11-S de cada año hasta el 1-O de este año, cuando se gira y mira a Catalunya y ve que está pasando algo inusual, ve señoras mayores intentando aguantar una urna ante un guardia civil que se la arranca de las manos o violencia gratuita policial. También es cierto que nosotros esperábamos una mejor respuesta ante esta situación, pero somos profundamente europeístas y no vamos a dejar de creer. Es cierto que cuando aceptamos participar en 0las elecciones del 21-D a Europa le quitamos presión. Nuestra intención es, tras el 21-D, volver a meter presión a Europa y que acepte que aquí siempre ganan los mismos. Por lo tanto, no renunciamos a Europa, pero a partir del 22-D volveremos a estar en misión internacional permanente, que Europa entienda que este problema está aquí para quedarse y que no pueden mirar hacia otro lado. Ese es nuestro reto.

— En cuanto a alianzas en el resto del Estado. Vemos cómo Podemos y la izquierda española han tomado partido por un referéndum pactado y han tomado medidas como llevar la aplicación del 155 al Tribunal Constitucional, posturas que seguramente le restan apoyos en otros territorios. ¿Qué agradece y qué ha echado de menos durante estos últimos meses de la izquierda española?

— He echado de menos que se movilizara antes. Nos ha costado ver caras visibles de la izquierda española defendiendo un proyecto de autodeterminación. Desde ERC hemos visto con mucho orgullo las movilizaciones en España contra la represión y los presos políticos. Lo agradecemos profundamente. Siempre hemos dicho que la nuestra es una propuesta a favor de los catalanes y, en todo caso, contra el Estado, pero nunca contra las gentes de España con las cuales nos unen lazos familiares y tenemos muchas cosas en común, queremos que sean nuestros mejores socios y mejor vecino. Se nos ponen los pelos de punta cuando vemos muestras de solidaridad hacia Catalunya del resto de España.

— A las anteriores elecciones, con JxSí, se presentaban con una hoja de ruta y unos plazos hacia la independencia. En esta ocasión, después de todo lo que ha pasado, ¿qué propuesta, qué hoja de ruta ofrecen a los ciudadanos para materializar esa independencia?

«No nos ponemos calendarios, como el de los 18 meses que tanta presión nos impuso, pero tenemos claro qué hay que hacer»

— Tiene tres patas. La primera es ganar y volver a Europa para decirle que tiene un problema, que está aquí para quedarse y que no puede mirar a otro lado. La segunda es de gobierno y esta tiene dos partes. La primera parte es echar a los hombres de negro y recuperar nuestras instituciones, acabar con las amenazas contra los Mossos, las escuelas catalanas y las televisiones, los tres ejemplos más claros, pero no me olvido de la renta garantizada para la ciudadanía, de Sijena ni de otros muchos casos menos visibles pero también importantes. La segunda parte es ponernos a gobernar para la gente, con las posibilidades que tenemos queremos desplegar aquello que tantas veces nos ha prohibido el Tribunal Constitucional, intentar ayudar a la gente contra los desahucios, contra la pobreza energética, sin pedir permiso. Eso lo queremos hacer desde el Govern que formemos en enero del 2018. La tercera pata es recuperar el espíritu del 1-O, es decir, un diálogo nacional y empezar un proceso de empoderamiento ciudadano y la construcción del país entre todos. Por lo tanto, no nos ponemos calendarios, como el de los 18 meses que tanta presión nos impuso, pero tenemos claro qué hay que hacer.

— Estos días hemos visto cómo en Madrid han recogido miles de firmas a favor de que la lengua en la que se estudie en todos los colegios del Estado sea el castellano. Hablaba antes de las muestras de solidaridad que han recibido de parte de la sociedad española, pero en los últimos meses se ha acrecentado la catalanofobia también en el resto del Estado…

— Se recogieron firmas contra el Estatut y ya vemos dónde nos ha llevado. ERC es independentista de toda la vida, pero nunca habría subido tanto el independentismo si no fuera porque se recogieron aquellas firmas que dieron lugar a los recortes de aquel Estatut que Zapatero decía que iba a respetar. Se equivocan los que llevan a España ante esta situación, las personas nos entendemos, la voluntad es tirar puentes, querríamos hacerlo todo desde el diálogo y pactando. El diálogo está abierto, el problema es que hay organizaciones políticas que conducen a esta situación de confrontación. Nosotros no vamos, en ningún caso, contra los españoles. Catalunya siempre ha sido tierra de paso y tenemos lazos familiares en todas partes. No debería haber ningún problema de índole social más allá del debate político.

Publicidad