2018, el año en el que Urdangarin, Rato y Bárcenas podrían entrar en prisión

Iñaki Urdangarin, entrando en los juzgados de Palma, en una foto de archivo. / EFE

Diez meses después de que la Audiencia de Palma le condenara a seis años y tres meses de cárcel, Iñaki Urdangarin, cuñado del rey Felipe VI, espera la sentencia del Tribunal Supremo que podría llevarle a prisión. Esa resolución llegará en el primer semestre de 2018 y, teniendo en cuenta que la Fiscalía pide que se incremente la pena hasta los diez años de cárcel, es muy posible que el año que comienza sea el del estreno como recluso del exduque de Palma.

Publicidad

Esa misma amenaza pende sobre el exvicepresidente del Gobierno Rodrigo Rato, al que el Supremo tiene que confirmar la pena de cuatro años y medio de cárcel que le impuso en febrero pasado la Audiencia Nacional. En el nuevo ejercicio también se sentará en el banquillo de los acusados con motivo del juicio por la fusión y salida a Bolsa de Bankia, del que se libró, por decisión de la Sala de lo Penal, Miguel Ángel Fernández Ordóñez y el resto de supervisores del Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Lee más: Iñaki Urdangarin acertó en el uso de los tiempos

El tercer gran personaje de los años de la burbuja que podría ir a prisión en los próximos meses es el extesorero del Partido Popular (PP) Luis Bárcenas, que está a la espera de que el tribunal de la Gürtel decida sobre la petición de 39 años y medio de cárcel que solicita para él la Fiscalía y la de 24 años y un mes que reclama para su esposa, Rosalía Iglesias, en su caso con la alternativa de que pueda ser considerada cooperadora necesaria en los delitos fiscales que se atribuyen al antiguo responsable de las finanzas de Génova.

El retorno de Bárcenas a la cárcel podría producirse antes de que el Supremo resuelva su recurso de casación, a tenor de las altas penas a las que podría ser condenado, el hecho de que tiene pendiente el juicio por la caja B del PP y los precedentes de Francisco Correa, Pablo Crespo y Álvaro Pérez, el Bigotes, que ya cumplen condena por amañar contratos con la Generalitat valenciana a pesar de que esa sentencia todavía no es firme. Además, por primera vez en la historia de la democracia española una formación política, el PP de Mariano Rajoy, será juzgada como acusada en una causa penal, en este caso por los delitos de daños informáticos y encubrimiento que se habrían cometido con la destrucción de los ordenadores de Bárcenas.

Lee más: En la salud, en la enfermedad… y en la ignorancia

El partido que sostiene al Gobierno también tendrá que observar con atención el desarrollo del juicio por la financiación irregular de su filial en Valencia, que comenzará este 15 de enero con Vicente Rambla y Ricardo Costa entre los acusados; los dos procedimientos contra el expresidente de Murcia Pedro Antonio Sánchez; el cierre de varias piezas del caso Púnica y las pesquisas que estrechan el cerco a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes; el desarrollo del caso Lezo, con las sospechas sobre la compra de Inassa que apuntan a Alberto Ruiz-Gallardón; y la sentencia sobre Emarsa, la empresa pública valenciana de depuración de aguas en la que se habría cometido un fraude de más de 23 millones de euros.

En 2018 continuará también la ofensiva judicial contra el independentismo catalán, con las incógnitas de si Carles Puigdemont volverá de su autoexilio en Bélgica y Oriol Junqueras saldrá de la cárcel. El juez Pablo Llarena también llamará a declarar a los seis nuevos imputados en la macrocausa sobre el procés, entre ellos Marta Rovira y Artur Mas, este último a la espera de que el Supremo decida sobre la condena de dos años de inhabilitación que le impuso el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña por organizar el referéndum del 9 de noviembre de 2014. También continuará la investigación sobre el origen de la fortuna de los Pujol, se celebrará el juicio contra uno de los miembros del clan, Oriol, por la concesión irregular de estaciones de la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) y se conocerá la sentencia contra Félix Millet y Jordi Montull, que podría suponer la condena para Convergència Democrática de Catalunya (CDC) como persona jurídica por haberse beneficiado, en más de 6 millones de euros, del saqueo del Palau de la Música.

Pero el gran juicio del año será el de los ERE presuntamente irregulares de la Junta de Andalucía, que se reanudará el 9 de enero en la Audiencia de Sevilla con la declaración de los acusados, entre los que se encuentran los expresidentes socialistas Manuel Chaves y José Antonio Griñán. En 2018 también pasarán por el banquillo los dirigentes de Ausbanc y Manos Limpias, acusados de montar un entramado concebido para el negocio de la extorsión; y los presuntos agresores de dos guardias civiles y sus parejas en la localidad navarra de Alsasua. Y se conocerán sentencias como la de Cristiano Ronaldo, el Madrid Arena o La Manada.