Barones del PP y PSOE hacen piña contra la nueva financiación autonómica de Montoro

67
Cristóbal Montoro, el pasado 24 de enero, se prepara para intervenir en la Comisión de Presupuestos del Congreso de los Diputados.
Cristóbal Montoro, el pasado 24 de enero, se prepara para intervenir en la Comisión de Presupuestos del Congreso de los Diputados. / Grupo Parlamentario Popular (Flickr)

El último anuncio del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, quien mencionó la posibilidad de resolver la situación financiera de las comunidades autónomas y refinanciar su deuda ha desatado todo tipo de recelos en no pocos presidentes regionales. Tanto populares como socialistas temen que el ministro esté tratando de “colarnos una quita encubierta a Cataluña”, exclama un presidente autonómico del PP. También se teme que sea una medida destinada a beneficiar a otras autonomías.

Si antiguamente los barones del partido gobernante acostumbraban a cerrar filas con la posición del Ejecutivo, fuese la que fuese –con la sola excepción del extremeño Juan Carlos Rodríguez Ibarra— el próximo modelo de financiación autonómica y los primeros esbozos marcados por el propio Montoro han desatado un movimiento, por ahora soterrado, entre varios presidentes autonómicos socialistas y populares que se han conjurado contra lo que considerarían una “injusticia” (entendida como una quita de la deuda contraída por Cataluña con las arcas del Estado) y en alguna de sus conversaciones e incluso encuentros discretos han llegado a invocar la posibilidad de votar en contra de la propuesta del Gobierno en el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) si fuera menester.

Publicidad

Entre los barones populares, se encuentran el presidente de Galicia, Alberto Núñez Feijoo, o el de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, que son los más reacios a aceptar un «trágala» en el modelo de financiación que, en aras de buscar un gesto de buena voluntad hacia Cataluña, acabe perjudicando los intereses de sus regiones. El presidente de Asturias, Javier Fernández, es de los socialistas que ha contactado con sus homólogos del PP, preocupado y buscando una “organización” entre las posibles autonomías afectadas, para buscar una respuesta contundente y conjunta, por encima de las siglas. A ellos podría sumarse el de Castilla-La Mancha, Emiliano García Page, mientras que la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, o la de Andalucía, Susana Díaz, están a la expectativa, porque tienen la esperanza de que el futuro sistema de financiación, no les perjudique. De momento, escuchan y esperan; no creen que Montoro se atreva a dar un trato injusto a sus respectivas CCAA, aunque  no las tienen todas consigo. A la espera de saber cómo van a ser tratados sus territorios, ellas no van a desatar las hostilidades.

Por todo ello, quizás, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, supedita cualquier acuerdo de financiación autonómica a un acuerdo previo y una buena disposición del PSOE que pasaría, entre otras cosas, por que el líder socialista, Pedro Sánchez, le garantizase que los territorios gobernados por el PSOE no iban a declarar una guerra en el CPFF. Mientras Rajoy no lo vea claro, el acuerdo de financiación autonómica seguirá prorrogado y, en la previsión menos optimista del entorno del presidente, podría seguir sin renovarse hasta 2019.