España es el país de la UE en el que más ha empeorado la percepción de corrupción

Mariano Rajoy, en el palacio de La Moncloa, junto a los miembros del gobierno de la XII legislatura
Mariano Rajoy, en el palacio de La Moncloa, junto a los miembros del gobierno de la XII legislatura. / Moncloa (Flickr)

La organización Transparencia Internacional ha hecho público, en su informe sobre la percepción que tienen de la corrupción en 180 países del mundo, una serie de datos y estudios que concluyen que España es el país de la Unión Europea (UE) donde más ha crecido la percepción sobre esa corrupción. De hecho, España está en el peor nivel que ha ocupado en este ránking desde 2000, que es cuando los índices se consolidaron metodológicamente.

Publicidad

En una escala que va de 0 (menos corrupción) a 100 (más corrupción) España ha pasado de ocupar el puesto 13 en Europa hasta desplomarse al puesto 18-20, con sólo ocho países de la UE por detrás. Si en 2000 España aventajaba en 27 puntos a la República Checa, 29 a Polonia e incluso en 3 puntos a Francia, hoy es Francia la que nos aventaja en 13 puntos, Portugal en seis y Polonia en tres, mientras que estamos empatados con la República Checa.

Publicidad

Desde Transparencia Internacional aseguran que “una economía como la española, que se sitúa entre las 15 primeras del mundo, no puede ni debe estar por debajo de los 70 puntos en el Índice de Percepción, si quiere mantener su imagen y su competitividad”. La realidad es que España, de acuerdo con los estudios realizados en 2017, obtiene 57 puntos, cuando en 2000 tenía 65.

«El informe subraya “el fracaso del Gobierno español y de la clase política en afrontar el problema de la corrupción y darle respuestas eficaces”

»En el ránking mundial, España ha caído desde el puesto 30, del año 2000, hasta el 42 que ocupa con los datos de 2017. Por todo ello, desde Transparencia Internacional subrayan “el fracaso del Gobierno español y de la clase política en afrontar el problema de la corrupción y darle respuestas eficaces”. Este organismo admite que “se han tomado numerosas medidas” para luchar contra la corrupción. Sin embargo concluye que “su implementación es deficiente en la mayoría de los casos; se avanza, donde se avanza, muy débilmente”. Por ello, el presidente de Transparencia Internacional en España, Jesús Lizcano, afirma que “la tarea más urgente que tienen los partidos y grupos parlamentarios es colaborar para mejorar en todo lo posible y aprobar cuanto antes el proyecto de Ley Ómnibus contra la corrupción”.